web analytics
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/03/2009 | Salir de la hemeroteca

Alano Español

Alano Español
Alano Español, perro de toro, Villano de las Encartaciones…, tenemos ante nosotros una oportunidad sin igual de adentrarnos en la historia más enriquecedora de la cinofilia española. De la mano de nuestro Alano, vamos a repasar siglos de historia y funcionalidad de una raza que comparte protagonismo con perros con los que ha compartido mucho desde sus orígenes. También descubriremos el lado más humano de unos canes que se están convirtiendo en grandes compañeros del ser humano en todos los sentidos que puede adquirir esa palabra.

Libros Recomendados :
GUÍA VISUAL DE LAS RAZAS CANINAS
PERROS DE COMPAÑIA

¡ Visita nuestra Tienda !
Historia de la raza
La hipótesis más aceptada actualmente sobre el origen del Alano Español es la que asegura que se remonta al siglo IV de nuestra era, coincidiendo con la entrada en la Península Ibérica de tribus bárbaras, nos referimos a los Suevos, Vándalos y Alanos.
La primera referencia escrita sobre la raza data del año 1347 en el “Libro de la Montería”, de Alfonso XI “El Justiciero” donde habla en un capítulo “del talle que han los Alanos he otrosi las Alanas et cuales son los mas lindos colores", lo que hace pensar que mucho antes de esa fecha la raza estaba ya totalmente extendida por toda la Península. Aparecen también referencias sobre la raza en obras de Gonzalo de Berceo, Miguel de Cervantes, Fernández de Oviedo, Alonso Martínez del Espinar, Covarsí, Cossío, etcétera. En el ámbito de la pintura cabe mencionar la obra de Francisco de Goya, en la que el Alano aparece con frecuencia en sus obras sobre la Tauromaquia.
Los usos en los que tradicionalmente se ha utilizado el Alano han sido, por un lado, la caza mayor, para el agarre de las presas hasta la llegada del montero y su remate a cuchillo, en lo que se denominaba “raza en ronda”; y para el manejo del ganado vacuno tanto en las ganaderías, para su marcado y vacunación, como en los mataderos. Además, los alanos protagonizaban una de las partes preferidas por el público en los espectáculos taurinos, la suerte de “perros al toro”. Constituía por sí sola uno de los principales alicientes de las antiguas corridas de toros. Cossío, en su “Tauromaquia”, decía así: “Nada suscita más vivamente la sospecha del origen venatorio del toreo que el uso hasta época bien reciente de alanos o perros de presa para sujetar y rendir a los toros”.
Desde la antigüedad, queda constancia de que no existía un tipo único de Alano, sino que, dependiendo de la función que realizaran, eran de una u otra forma. Los empleados para la caza mayor eran más ligeros y longilíneos, y con los hocicos más largos, mientras que los que se empleaban para el manejo de ganado eran más pesados y brevilíneos, con los hocicos más chatos. Es importante señalar que en las camadas coexistían ambas tipologías. Sin embargo, su homogeneidad en el carácter, noble y dócil con las personas y los animales con los que convivía, y de firmeza y valentía sin igual en el agarre de vacas o jabalíes, les hacía ser considerados una “raza” claramente diferente del resto.
En el año 1880, con la prohibición de la suerte de “perros al toro”, las plazas dejaron de mantener los perros que destinaban a ese fin. Además, los cambios en la modalidad de caza, dejándose de practicar la “caza en ronda”, que dieron paso a las monterías que hoy se realizan, en las que no interesa que las reses caigan agarradas por los perros, sino que lleguen a los puestos donde está apostado el montero, hizo que las rehalas se deshicieran de los Alanos que tenían. Además, la entrada en desuso de la ganadería extensiva en muchas zonas de nuestra geografía y la selección de razas de ganado vacuno más dóciles, así como la modernización del trabajo en las ganaderías y mataderos con mangas y apartaderos, hicieron que el trabajo de los Alanos ya no fuera tan útil. Antiguamente, los perros se mantenían por el trabajo que realizaban, y en el momento en el que “dejó de tener trabajo”, el Alano retrocedió en número a una velocidad vertiginosa y se dió por extinguido, sin verificarlo realmente, pero la realidad era otra bien distinta.
La apariencia general es la de un perro de tipo molosoide, de perfil recto, longilíneo, armónico y rústico. Es un animal eminentemente funcional, de estructura corredora, dotado de una gran agilidad, velocidad y resistencia, de elásticos movimientos que recuerdan a los de un felino.
En el desarrollo de sus funciones, siempre ha trabajado en equipo con otros perros adultos de su mismo sexo y raza o de otras (Villanos, Podencos, perros de rastro o Mastines), por lo que se trata de un moloso gregario y sociable capaz de hermanarse fácilmente con otros perros con los que convive. Tiene gran capacidad de aprendizaje y excelentes aptitudes como perro de trabajo, combinando su funcionalidad, belleza y firmeza en el trabajo con un innato afecto hacia los seres humanos. Como perro de familia, es fácil de educar, muy cariñoso y paciente con los niños. Toda la seriedad de su aspecto externo se traduce internamente en un carácter noble y equilibrado.
Aunque el Alano Español es un perro que ha sido seleccionado tradicionalmente para el manejo de ganado bravo y la caza del jabalí, se integra sin ningún problema en la sociedad actual y es un excelente perro de familia. Al ser un moloso, tiene un carácter tranquilo en casa y parece que “no hay perro”, mientras que en las excursiones por el campo parece no cansarse jamás. Tiene un carácter muy cariñoso con la familia, que en ocasiones puede llegar a ser hasta “empalagoso”, muy paciente con los niños, desconfiado con los extraños pero respetuoso con las visitas, de las que aceptará las caricias aunque no las buscará. Es un perro muy equilibrado que distingue perfectamente a una visita deseada de una que no lo es. Dada la ocasión, defenderá a su familia con total determinación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (33)   No(4)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.