www.elmundodelperro.net

La castración y sus efectos sobre la conducta

La castración y sus efectos sobre la conducta
Ampliar

Texto: Nacho Sierra (terapeuta de conducta del Hospital Veterinario Mediterráneo de Madrid) www.nachosierra.es

La castración es a veces una medida recurrente y habitual para la solución de los problemas prematuros derivados de la dominancia, como los combates, la micción por marcaje, las fugas o la territorialidad, y en ocasiones para aquellos problemas que no ha sido posible resolver por métodos educativos.

Existen numerosos autores que aportan conclusiones diferentes al tema de la castración y su repercusión en la conducta del animal. En cualquier caso es importante conocer algunos conceptos y detalles:

CUÁNDO DEBE REALIZARSE
La castración, para que tenga efectos totales sobre la conducta, se debe realizar antes de la pubertad del animal. En este momento el animal produce su mayor desarrollo hormonal y determinadas conductas tienden a aparecer con más fuerza instintiva. Alguno de los indicadores superfluos de que los niveles hormonales ya están en desarrollo son el acto de levantar la extremidad en el macho para orinar y el primer celo en la hembra (entre los nueve meses y el año de edad, aunque a veces hay individuos o razas más tardías o precoces). Experimentos realizados demuestran que cachorros machos a los que se les administró testosterona levantaron la extremidad para orinar en edades muy precoces.

Si la castración se produce en edades adultas, las conductas aprendidas en principio no suelen modificarse notoriamente y tan sólo eliminamos la posibilidad de reproducción y reducimos el impulso sexual. En muchas ocasiones disminuiremos el temperamento y en otros casos, la conflictividad por dominación.

En cualquier caso, el perro castrado “peleón” podrá seguir intentándolo, a pesar de la castración si la conducta ha sido claramente instaurada por aprendizaje o educación.

¿ES LA SOLUCIÓN?
La castración en el macho elimina la producción de la hormona testosterona (hormona masculina), pero deja en circulación los niveles de estrógenos (hormonas femeninas) que todo macho posee, y en muchos casos puede “endulzarse” su comportamiento.

La castración no está indicada en los individuos miedosos, inseguros o con timidez agresiva, ya que ésta podría agravar el problema, al poderse ver mermados sus niveles de seguridad y convertirlo en perros aún más miedosos.

Por esto es muy importante no confundir agresividad defensiva con agresividad por dominancia. En cualquier caso existe un periodo de eliminación total de la hormona de dos a tres meses a partir de la castración quirúrgica

¿FUNCIONA CON PERROS ADULTOS?
Dispongo de varios ejemplos de perros agresivos dominantes con sus dueños que tras la castración en edades adultas disminuyeron y debilitaron de forma notoria sus conductas agresivas tanto en frecuencia como en intensidad. Pero también, en ocasiones, la castración en estas edades puede no ser suficiente, ya que las conductas aprendidas pueden estar fuertemente arraigadas y es necesario actuar realizando una terapia de conducta. En caso de duda, ante la posibilidad de un cambio de comportamiento por una castración quirúrgica, podemos someter al animal a una castración químicay así probar los efectos con implantes de Suprelorin. En todo caso, será necesaria una terapia de conducta complementaria. Los efectos de la castración química empezarán a notarse a partir del mes y medio y tiene una duración de seis meses. Recomendamos llevarla a cabo siempre bajo prescripción veterinaria.
CASOS REALES
-Un boxer entrenado en trabajo deportivo RCI nivel 1, en la disciplina de Defensa y Protección marcaba un instinto medio-alto y una buena motivación. Por un problema de tumores testiculares tuvo que ser castrado a los dos años de edad. El ejemplar, tras un periodo de recuperación, dejó de mostrar interés hacia la disciplina de defensa. Sus ataques eran débiles y ya no sujetaba la manga con firmeza, su temperamento disminuyó y su actitud hacia los machos perdió en su deseo de liderar. Tuvo que ser retirado del trabajo deportivo.

-Un cruce de Pit Bull con Dogo Alemán de cuatro años tenía atemorizada a la familia y había mordido a varias personas y perros, iba destinado al sacrificio. Vino a la consulta y probé su dominación con un bozal y el perro se mostró seguro y muy agresivo conmigo. El tratamiento con Suprelorin y unas determinadas pautas de control de la conducta hicieron que sus niveles de dominancia descendieran bastante a los tres meses. Posteriormente se le sometió a la castración quirúrgica, salvándole la vida de esta forma.

LA CASTRACIÓN EN LA HEMBRA
En este caso se elimina la producción de hormonas femeninas o estrógenos, pero deja en circulación los niveles de testosterona que toda hembra posee en menor o mayor medida. Como la testosterona es excretada por la hipófisis cerebral, la ligadura de trompas no afecta al sistema endocrino y evita las posibles alteraciones de conducta como consecuencia del desequilibrio hormonal. En algunos casos la castración en la hembra puede producir una masculinización (hembras “machorras”) con desarrollo de conductas dominantes, combatividad hacia machos y hembras, micción por marcaje, etcétera.

En tales casos se podría pensar en la administración de progesterona (hormona sexual femenina), pero esto puede contraer otro tipo de problemas, como tumores mamarios, diabetes, etcétera. La posibilidad de administrar inhibidores de la testosterona en hembras, como el Suprelorin, no ha sido experimentado en hembras en la ciencia veterinaria y se desconocen sus resultados sobre la conducta y la salud.

Se dan casos de hembras donde la castración puede verse obligada por la presencia de tumores o quistes ováricos, que a veces ocasionan un carácter irritable o más agresivo. En tal caso, una vez castradas el problema puede permanecer o intensificarse, ya que los quistes desaparecen pero los niveles de testosterona pueden alterarse.

Algunos rasgos superfluos de la conducta de una hembra “machorra” son levantar ligeramente la extremidad para orinar, celos irregulares, el rechazo hacia el macho, una conducta dominante hacia otros perros de ambos sexos...

Como norma general en psicología animal no se debe indicar la castración de una hembra masculinizada, y menos aún si presenta problemas de dominancia de tipo hormonal. En cualquier caso la castración siempre es una decisión que debe tomarse preferentemente antes de la pubertad sexual del ejemplar, como sucede con los perros guías o perros de ayuda social.

Es cierto que la castración es un procedimiento actualmente muy recomendado por muchos veterinarios en perras no reproductoras, ya que reduce hasta en un 70 por 100 la aparición de tumores mamarios, pero yo me pregunto: ¿Cuántas perras no operadas desarrollarían tumores mamarios a lo largo de su vida? El porcentaje no sería tan alto como para tener que utilizar esta técnica como norma, ya que la considero una forma drástica de prevención. Quizás en la esterilización encontramos la solución al problema de las camadas no deseadas sin existir la posibilidad de modificar su comportamiento. Eso sí, es una intervención más compleja y costosa económicamente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • La castración y sus efectos sobre la conducta

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    2684 | Angie - 06/04/2017 @ 01:54:46 (GMT+1)
    Mi perrito es un salchicha. No deseo cruzarlo; ¿si no lo castro no tendrá repercusiones en el futuro?, ¿qué me recomiendan?
    2683 | Elena unibaso gonzales - 05/04/2017 @ 22:33:54 (GMT+1)
    Me alegro mucho que se hablé seriamente de la castración, con sus pros y contras, ya que hoy en dispares que los que no castrados indiscriminadamente somos unos irresponsables

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
    www.elmundodelperro.net
    Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8