www.elmundodelperro.net

La muda

Foto: Rosa Rebull i Vila.
Ampliar
Foto: Rosa Rebull i Vila.

El pelo, que es característico de los mamíferos, es importante para el aislamiento térmico y la percepción sensitiva, además de una barrera que protege a la piel. En definitiva, es fotoprotector con capacidad para regular la temperatura corporal. La actividad cíclica de los folículos pilosos y las mudas periódicas han creado un mecanismo mediante el cual el pelaje puede adaptarse a las modificaciones estacionales de temperatura.

Este mecanismo está influido por cambios en el fotoperíodo, lo que modifica los niveles de diversas hormonas.

Los pelos no crecen de forma continua, sino en ciclos. En dichos ciclos hay un período de crecimiento, uno de reposo (el pelo es retenido en el folículo como pelo muerto, que luego se pierde) y entre ambos está el período de transición. Se ha comentado que ciertas razas, por ejemplo, el Caniche y los Schnauzers, tienen pelajes de crecimiento continuo, lo que explicaría que en éstos la caída del pelo es menor que en otras razas, pero no hay nada científicamente demostrado que nos permita asegurar que esto es así.

El ciclo vital del pelaje está controlado por el fotoperíodo, la temperatura ambiente, la alimentación, las hormonas, el estado de salud, la genética y otros factores todavía desconocidos.

Foto: Alicia Maria Nogacka.

La muda se realiza según un patrón en mosaico, debido a que los folículos pilosos se encuentran en diferentes momentos del ciclo del pelo en un determinado momento. La velocidad de crecimiento del pelo es máxima en verano y mínima en invierno. A este respecto, se puede afirmar que en invierno hasta un 90 por ciento de los folículos están en reposo y un 50 por ciento lo están en verano. En condiciones ideales de luz y temperatura la mayor caída de pelo se da en primavera y otoño. Esto explica que muchos perros expuestos a varias horas de luz artificial (por ejemplo, los que viven dentro de un piso) pierden el pelo, a veces de manera profusa, durante todo el año.

Debido a que el pelo es predominantemente una proteína, la alimentación tiene un efecto profundo sobre su cantidad y calidad, por lo que existen en dermatología algunas patologías de las que es responsable una mala nutrición.

Los detalles de la regulación del ciclo y desarrollo del folículo piloso son extraordinariamente complejos y muy poco conocidos; por ello, el crecimiento del pelo es un tema confuso que requiere mucha investigación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8