www.elmundodelperro.net

Medidas sanitarias tras el verano

Medidas sanitarias tras el verano
Ampliar

Texto: José Enrique Zaldívar (Clínica Veterinaria Colores).

Después del verano debemos prestar especial atención a una serie de aspectos referentes a la salud de nuestros perros.

Medidas sanitarias tras el verano
Ampliar

Tanto si hemos hecho "los deberes" estos meses de calor o si no, a continuación detallamos los pasos que debemos dar para conseguir que nuestra mascota cuente con la mejor salud posible.

Estamos en septiembre y muchos habrán tenido la suerte de pasar unos días de vacaciones acompañados de nuestros perros en un lugar distinto al habitual. En otros casos, nuestras mascotas se habrán visto obligadas a separarse de nosotros y quedar hospedados en una residencia. En el peor de los casos, ni ellos ni nosotros habremos tenido la posibilidad de disfrutar de un cambio de aires, pero es seguro que él habrá tenido la oportunidad de pasear o de correr más de lo habitual, ya que hemos dispuesto de más tiempo para dedicarle.

Los últimos artículos de esta revista los he dedicado a tratar aspectos relevantes acerca de las enfermedades transmitidas por mosquitos (leishmania y gusano del corazón). En otro artículo hablamos de pulgas y garrapatas y de las enfermedades que pueden transmitir. En ellos propuse la tarea de plantar cara a estos parásitos mediante la utilización de diversas “armas químicas”, así como de las diversas maneras que tenemos en la actualidad de combatir la picadura de los mosquitos. Si hicisteis los deberes adecuadamente, “las tareas del verano”, es más que probable que vuestros perros hayan salido indemnes a los desafíos con que se encuentran todos los veranos. Estoy seguro, por tanto, que la mayoría habréis sacado un notable alto. Aún así, vamos a dedicar el artículo de este mes a dar una serie de consejos de cara al nuevo “curso escolar” que ahora comienza.

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS

Si nos ceñimos exclusivamente a las garrapatas, y a las enfermedades que estos parásitos pueden transmitir, tendremos que hablar de patógenos como bacterias, rickettsias, protozoos y virus. Entre las enfermedades víricas debo nombrar la encefalitis vírica, la encefalitis de Powassan y la Fiebre de Colorado. Entre las transmitidas por rickettsias, están la fiebre de las montañas rocosas, la Ehrlichiosis, y entre las bacterianas debemos hacer referencia a la Anaplasmosis, Enfermedad de Lyme, Bartonelosis (más frecuente en el gato) y Hemobartonelosis. En cuanto a las causadas por protozoos, nombraré la piroplasmosis (Babesia y Theileria) y el Hepatozoon. Todas ellas tienen un curso de presentación rápido en los perros, por lo que será la exposición de sintomatologías compatibles con su existencia las que nos lleven al diagnóstico.

LOS MOSQUITOS

No ocurre así con las enfermedades transmitidas por mosquitos y a las que he hecho referencia anteriormente, es decir, la leishmaniosis y la enfermedad del gusano del corazón. Y digo que no ocurre así porque éstas tienen habitualmente un periodo de incubación muy largo, y en el caso de la primera habrá perros que permanecerán asintomáticos y otros que se librarán de la enfermedad a través del trabajo de su sistema inmunológico. Resultará, por tanto, interesante realizar un test para poder saber si este verano pudieron contraer alguna de estas dos enfermedades, pero se deberá realizar en los tiempos adecuados. Deberá ser nuestro veterinario el que decida cuándo resulta adecuado realizar las pruebas de diagnóstico y que técnica deberá ser utilizada.

GUSANO DEL CORAZÓN

Cuando hablé en esta misma revista de la enfermedad del gusano del corazón propuse una serie de medidas para evitar que vuestro perro la contrajera. Decía que sería de suma utilidad suministrar al perro, antes de viajar a las zonas en que el mosquito vector y transmisor de las dirofilarias está presente, un antiparasitario adecuado, principalmente de la familia de las avermectinas (ivermectina, milbemicina oxima y selamactina) en forma de comprimidos o de pipetas. La pauta de aplicación de estos productos dije que era mensual, por lo que es imprescindible que nuestro perro reciba una nueva aplicación de alguno estos productos trascurrido un mes de la primera, que coincidirá, en la mayoría de los casos, con la vuelta a nuestro lugar de residencia.

DESPARASITAR

Del mismo modo, es de suma importancia que, a la vuelta de las vacaciones se suministre al perro alguno de los excelentes productos que existen en el canal veterinario, y que utilizamos con la regularidad que nuestro veterinario nos marca en cuanto al tratamiento y prevención de los parásitos intestinales. No es infrecuente que en las salidas al campo, durante el periodo de vacaciones, Nuestros perros ingieran hierbas contaminadas o heces de otras especies e incluso, en ocasiones, vísceras de animales. Es muy importante que ese medicamento contenga un principio activo que sirva para combatir tanto parásitos planos como redondos. Lo digo porque no es raro encontrarnos con perros que no han sido adecuadamente desparasitados y en los que se utilizó un producto que sólo cubría parásitos planos o que sólo cubría parásitos redondos. Podemos incluso utilizar alguno de los productos que también nos sirven para la prevención de la enfermedad del gusano del corazón, a la que he hecho referencia anteriormente, y que cubren perfectamente los parásitos intestinales. La consulta a nuestro veterinario a este respecto es indispensable.

REVISIONES PERTINENTES

En otro orden de cosas, todos sabemos que en los meses de calor los perros con enfermedades crónicas suelen acusar aún más su deterioro físico, por lo que es recomendable, aún sabiendo que estamos en una profunda crisis económica, someterlos a una profunda revisión veterinaria a la vuelta de las vacaciones. Lo más básico será una buena inspección clínica y la realización de una analítica completa, que nos va a permitir ajustar los tratamientos que ya habíamos prescrito y preparar a nuestros pacientes para que su calidad de vida sea la mejor posible de cara al otoño e invierno. Además, estos análisis nos van a permitir hacer una comparativa de valores hemáticos y bioquímicos, para poder realizar un nuevo pronóstico de las enfermedades que les aquejan. En algunos casos, además de estas pruebas básicas, se hará necesaria la realización de un electro, un estudio radiológico e incluso estudios por imagen más sofisticados.

Los perros que estaban incluidos en algún programa de pérdida de peso debido a su obesidad deberán ser pasados por la báscula por si se hace necesaria una nueva dosificación del alimento o un cambio de formulación. Si bien es cierto que en verano los tiempos de salida y, por tanto, el ejercicio que hacen nuestros perros, se ven incrementados, lo que es ideal en el caso de la obesidad, también es cierto que en la época estival algunos reciben una alimentación “extra” que no ayuda mucho a su patología de exceso de kilos. No cuesta mucho pasar por la clínica veterinaria, pesar al perro y comparar con respecto a la última vez que el veterinario anotó su peso.

Durante las vacaciones fuera de las ciudades en que vivimos es posible que el perro haya necesitado atención veterinaria por algún motivo. En la mayoría de las ocasiones se habrá tratado de problemas puntuales que no tienen una gran relevancia clínica, pero también pueden haberse presentado los primeros síntomas de alguna enfermedad que tenga carácter crónico. Por ejemplo, si empezó a toser y el veterinario que le atendió sugirió una posible cardiopatía, o si bebe y orina más de la cuenta y se pensó en un problema renal, o come más de lo normal y se pensó en un problema endocrino… Las variantes son muchas, pero no está de más que si se dieron alguna o algunas de las circunstancias mencionadas el veterinario habitual sea informado de ello a la menor brevedad. Un informe clínico de las atenciones recibidas será de gran valor.

PROBLEMAS DERMATOLÓGICOS

Los problemas dermatológicos en periodo vacacional son muy frecuentes y se manifiestan fundamentalmente por picor. Las causas son muy variadas, pero lo más frecuente es que sean provocadas por alergias alimentarias, ambientales o por picaduras de parásitos (pulgas). Si el perro ha sufrido un cuadro clínico de este tipo y fue tratado del mismo, estad atentos a vuestro regreso, y si se vuelve a presentar o no remitió adecuadamente, hacédselo saber al veterinario. Un diagnóstico precoz y el establecimiento de un tratamiento adecuado evitará muchos e incómodos problemas en un futuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8