7 de julio de 2020, 18:11:33
BLOG DE EDUCACIÓN


¿Cómo aprenden? ¿Aprenden por imitación?


Hay muchos tipos de inteligencia y por eso hay muchas formas de aprender. Desde los animales más simples como un gusano hasta el complejo ser humano, la capacidad de aprender está mediatizada por el tipo de inteligencia que cada especie puede desarrollar.


Desde la inteligencia sensorial basada en la asociación y el condicionamiento clásico más simple, los animales evolucionan pasando por la inteligencia asociativa compleja, la inteligencia por intuición o pre-abstracta, hasta llegar la inteligencia abstracta del humano.


LA MEMORIA

Los gusanos, peces, reptiles, aves o mamíferos aprenden gracias a la existencia de la memoria. La memoria es el almacén donde están todas las vivencias de un organismo. Si no tuvieran memoria no se podría aprender, porque no recordarían el contenido ni la forma de responder. Por eso la base molecular de la memoria es simple y bioquímica, está en el ARN (ácido ribonucleico). Se ha demostrado que todos los animales tienen memoria, desde un milimétrico gusano hasta un complejo ser humano.

La diferencia en la capacidad de aprender la marca el tipo de inteligencia que cada especie puede desarrollar. Hasta el nivel de los grandes antropoides (bonobo, chimpancé, gorila, orangután), el resto de los animales aprenden por ensayo y error (asociación). Es a partir de los grandes primates cuando la inteligencia da un paso más hacia el llamado “insight” o inteligencia por intuición. Por mucho que la divulgación en Internet y los medios de comunicación traten de humanizar la conducta de los perros, éstos sólo pueden aprender utilizando la inteligencia asociativa a través del condicionamiento clásico y operante.

Por lo tanto, hablar de psicología cognitiva cuando hablamos de perros no deja de ser una forma comercial y equivocada de intentar vender su inteligencia como algo que la propia ciencia ha descartado. En algunos casos se trata de generalizar en el perro los estudios realizados en animales superiores, como chimpancés o delfines, lo que no deja de ser un error sustancial.

Jerome Bruner, creador del cognitivismo, deja muy claro que la psicología cognitiva parte del estudio de los procesos mentales y, como tal, debe estar volcado al estudio del acto deL significado del hombre. Posteriormente, algunos autores como Wolfgang Köhler y otros intentaron profundizar en el cognitivismo animal y se vieron limitados a especies como chimpancés y delfines. Epstein trató de engañar a la ciencia con experimentos manipulados en palomas, a las cuales les quiso atribuir la capacidad del insight o inteligencia por intuición cuando se trataba de procesos de aprendizaje ocultos basados en el ensayo y error, el denominado “moldeling” .


¿CÓMO APRENDEN LOS PERROS?

En definitiva, la ciencia actual sitúa la inteligencia canina como una inteligencia asociativa basando su aprendizaje en el ensayo y error. De esta forma, los perros aprenden a través de la experiencia, no son capaces de analizar, deducir, inferir, imaginar o razonar, en definitiva, no son capaces de pensar.

Los perros aprenden a asociar estímulos entre sí y son capaces de anticipar una respuesta a través de procesos de condicionamiento. Un perro aprenderá que el sonido de la correa anticipa el suceso «calle», que un gesto o voz de su dueño implica recompensa o castigo, o puede entender cuándo le pedimos que se siente y cumpla determinadas órdenes, pero todo ello lo aprenderá por asociación de estímulos y nunca por deducción o reflexión, como hacemos los humanos.

El perro no es capaz de crear, sino que asocia lo que ya conoce. Muchas veces decimos de un perro: «¡Qué listo es!, ¡sabe que ha hecho algo malo!», cuando lo que ha hecho en realidad es dar una respuesta condicionada por el miedo a una serie de estímulos previos al castigo, los cuales se produjeron antes de ser castigado. A veces, una simple mirada al descubrir el indebido excremento en el pasillo es suficiente para que el perro dé muestras de miedo o huya a esconderse. Créanme que el perro no sabía que estaba mal hecho, aunque parezca lo contrario, y esto es, sencillamente, porque los perros no pueden pensar.

En ocasiones, un perro puede aprender a evitar el castigo o escapar de él y, en otras, a obtener una recompensa. En todo caso, los perros aprenderán a evitar las situaciones negativas y provocar o buscar las positivas.


¿SON CAPACES DE APRENDER POR IMITACIÓN?

Los perros no pueden aprender por imitación como lo hacemos los humanos y también los grandes primates, aunque estos últimos, en menor grado. La imitación implica un cierto razonamiento abstracto y espacial, es decir, algo que se aleja de la inteligencia canina. Los perros aprenden por moldeado (moldeling) y no modelado (imitar modelos). El moldeling o moldeado consiste en aproximarse poco a poco a la respuesta correcta, a base de recibir el refuerzo correspondiente en un determinado momento. De esta forma, el perro podrá aprender a abrir una puerta o a escapar de una valla para recibir un premio o evitar un castigo.


CONTAGIO

Existe un fenómeno que en ocasiones se confunde con la imitación y se denomina contagio de comportamientos. Por ejemplo, un perro se puede poner a ladrar por contagio del comportamiento de otro que ladra. Lo mismo puede ocurrir con la conducta agresiva, la conducta de huida, etc. Pero en ningún caso un perro aprenderá a resolver un juguete observando cómo lo resuelve otro perro.

En la divulgación por Internet circula el video «Do as I do» donde una adiestradora italiana se da a conocer «vendiendo» la idea de que un perro aprende imitando lo que ella hace. La realidad es que cualquiera que entienda de psicología canina se dará cuenta de que el perro lo que hace es realizar unos ejercicios a través de un proceso de refuerzo de demora. La orden es activada de forma no verbal por la propia entrenadora en el momento que la misma ejecuta el ejercicio.

En este video la adiestradora quiere hacer entender que el perro es capaz de interpretar su postura y ejecutar un proceso de imitación intentando representar dicha postura. Quede claro que el animal, en cualquier caso, no imita su conducta, sino que reproduce lo aprendido por condicionamiento instrumental. Ya nos gustaría a los adiestradores poder educar a nuestros perros «poniéndoles a la vista perros educados para que así los puedan imitar».

ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net