28 de septiembre de 2020, 0:55:04
BLOG DE VETERINARIA


Cuidado con lo que comen


Un accidente bastante habitual es la ingestión de medicamentos que en un descuido dejamos en un lugar inadecuado. No hay medidas urgentes que vosotros podáis tomar, ya que en ocasiones provocar el vómito puede ser contraproducente. El mejor emético que tenemos a mano en casa es la sal (de una a tres cucharaditas), pero lo recomendable es que llamemos al veterinario y le comuniquemos el nombre del medicamento. Él podrá mirar en el vademécum los efectos secundarios que puede provocar y el antítodo (si es que lo hay) a utilizar.


De cualquier modo, en la mayoría de las ocasiones, el perro lo único que habrá hecho habrá sido destrozar el envase y jugar con el. A lo sumo habrá chupado alguna pastilla, pero poco más. Si no tenemos un veterinario cerca, lo aconsejable es efectuar una llamada al Centro Nacional de Toxicología, donde nos podrán informar acerca de lo que podemos hacer en cada caso concreto. Evidentemente, la mejor forma de evitar este tipo de accidente domésticos es tener a buen recaudo todos los medicamentos que utilicemos habitualmente en nuestros hogares.

Mucho cuidado con algunos productos que sé que algunos utilizan en el hogar contra las cucarachas o contra los ratones y que pueden llamar la atención de vuestros perros. Su ingestión puede causar la muerte, especialmente los que se utilizan para los roedores. El gran problema es que son productos que provocan la intoxicación días después de su ingestión, cuando ya nada se podrá hacer para tratarla. Si hemos detectado su ingestión, acudiremos con premura al veterinario. Unos minutos perdidos pueden ser letales.

Los juegos en el hogar también tienen sus riesgos. Si jugamos con nuestros perros con canicas, no será extraño que un día se las traguen y pasen a su aparato digestivo, provocando, como ocurre en muchas ocasiones, una obstrucción intestinal. Lo mismo ocurre cuando el perro adquiere la mala costumbre de jugar con piedras en la calle. Son muchas las veces que he tenido que sacarlas de su aparato digestivo. Otro cuerpo extraño que sacamos con demasiado frecuencia del estómago o del intestino de los perros son los chupetes y tetinas de bebés. Mucho cuidado con las agujas y alfileres enhebrados o sin enhebrar, que pueden acabar atravesados en las glotis y esófagos del perro.

Si somos aficionados a la pesca, cuidaremos vuestros anzuelos, que se pueden clavar en cualquier parte. Su extracción resulta sencilla, pero no lo debemos intentar por la zona en la que está la muerte del anzuelo, sino en sentido contrario. Aún así, lo aconsejable es acudir al veterinario.

ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net