7 de julio de 2020, 18:38:36
BLOG DE EDUCACIÓN


Estrés y neurosis

Por Nacho Sierra

El estrés es la respuesta psicofisiológica natural de un organismo cuando se siente amenazado, inquieto, frustrado o atemorizado pero también surge en situaciones de tensión, activación y altos niveles de concentración.


La hipófisis activa la hormona adenocorticotropa que se libera en las cápsulas suprarrenales (riñones) y pone en funcionamiento a la adrenalina y la noradrenalina en función de cada situación para que el organismo reaccione de forma pertinente dando la respuesta acertada y necesaria, recuperando así el equilibrio interno. Cuando un animal no logra recuperar su equilibrio, cuando vive en una amenaza continua, o no es posible que aprenda a escapar de las situaciones conflictivas se pueden desarrollar casos de neurosis.

Un ejemplo bien conocido es el famoso experimento de Pavlov del dibujo del círculo y la elipse:

Pavlov observó que los animales pueden discriminar entre elementos sensoriales. Asoció el alimento a un círculo luminoso y un shock eléctrico a una elipse luminosa. El perro podía hacer la distinción, pero cuando la elipse se hacía cada vez más circular la distinción resultaba difícil. A veces, el perro en la agonía por decidir, desarrollaba lo que se podía llamar una crisis nerviosa.Esta situación continuada les llevo a adquirir una neurosis de forma experimental. Los animales desarrollaron un estrés crónico con respuestas de tipo compulsivo, desórdenes de conductas, etc.…

Esta situación de stress crónico la tienen muchos perros cuyos dueños no son congruentes, es decir les premian y castigan ante estímulos similares y con incapacidad de discriminación por parte del animal. El resultado son perros que dan respuestas anómalas ante conductas similares y mantienen altos niveles de ansiedad, conducta hiperactiva y stress.

¿Pero existe un estrés bueno?

Dentro del estrés, encontramos dos formas distintas de expresión: una positiva: denominada eustrés, que produce actividad, energía, vigor y eficacia de ejecución. Y otra negativa o distrés que puede desembocar en ansiedad, neurosis y desequilibrio.

El eustrés es necesario y resulta saludable si se encuentra en unos níveles óptimos. Este eustrés es el que realiza un perro de deporte que es entrenado por procedimientos positivos a favor de su instinto, un perro de habilidades concentrado o un perro de caza cuando huele el olor de la presa. Por el contrario el distrés o estrés negativo continuado es el que ocasiona numerosas respuestas alteradas y provoca alteraciones dañinas para el organismo. Es el que experimenta un perro al ser maltratado, entrenado a base de métodos forzados o presiones negativas etc.

ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net