13 de julio de 2020, 4:26:02
Canicultura


Los juguetes nunca son suficientes


¿Alguna vez has contado cuántos juguetes tiene tu perro? Yo nunca me puedo resistir ante la tentación de un juguete divertido o novedoso, por lo que creo que solo con los juguetes que ya tenemos, podría llenar una bolsa enorme.


Nuestra colección incluye pelotas de peluche, un cerdo que gruñe, una bola de neón blanca, pelotas que botan mucho y brillan de manera intensa, y juguetes de imitaciónde piel sintética hechos en casa. En general, el último suele ser el más emocionante, pero siempre existen los favoritos de siempre, especialmente para mi Golden Retriever. Realmente aprecia sus juguetes de peluche, nunca los rompe, y prefiere usarlos como almohada. O más bien, solía hacerlo, hasta que un Beauceron irrumpió en nuestras vidas, queriendo robarle todo, por lo que los juguetes de peluche que quedan desatendidos, generalmente terminan en pedazos.

¿Qué juguetes usar a qué edad?

Para los cachorros, es recomendable comenzar con juguetes blandos, como peluches alargados o un calcetín atado con un nudo, para que podamos empezar a jugar con el cachorro sin dañar sus dientes de leche. Durante la dentición, debemos prestar especial atención para no tirar demasiado fuerte del perro cuando juega, porque incluso podría negarse a jugar contigo durante este período. Lo que recomiendo evitar con los cachorros son los juguetes suaves y silbantes hechos de goma, porque el perro puede perforarlos fácilmente con sus colmillos afilados. Normalmente, no suelen paran en ese punto, sino que lo mastican y terminan tragándose partes, en cuyo caso deberás verificar si todos esos pedazos han traspasado su sistema digestivo.

Los juguetes que mantienen al perro ocupado durante un período de tiempo más largo, pueden ser especialmente útiles para los cachorros cuando los estamos acostumbrando a quedarse solos. Normalmente, están hechos de caucho más resistente y deben rellenarse con golosinas o paté de hígado. El perro obviamente intentará lamer hasta la el último bocado.

¡Ten cuidado al elegir el tipo de bola que compras!

Probablemente no tienes un cachorro al que no le hayas comprado alguna pelota, al menos una vez. Hay algunos cachorros que desde el principio se vuelven locos por cualquier cosa que sea redonda, mientras que otros necesitan un poco más de tiempo para comprender lo divertidos que pueden ser estos juguetes. Sin embargo, debes tener cuidado porque jugar demasiado con una pelota, puede hacer que un perro se vuelva prácticamente adicto a ella.

Al elegir la pelota adecuada, debes considerar su material, porque una pelota de tenis, por ejemplo, erosiona demasiado los dientes. El tamaño de la pelota también es importante, ya que, si es demasiado pequeña, el perro podría tragársela accidentalmente, en cuyo caso la única solución es extraerla quirúrgicamente. Si es demasiado grande, para el perro cogerla con la boca no será agradable.

Para perros jóvenes y adultos, podemos usar juguetes que estén hechos de un material más resistente ya que deben sujetarse con mayor fuerza, como por ejemplo los equipamientos utilizados durante los entrenamientos de guardia y protección, también llamados mordedores o almohadillas para morder. Puede morderlos sin que tengas que preocuparte de que se rompan, al contrario que con los juguetes de peluche.

¿Cómo jugar con tu perro?
¡Nunca jamás obligue al perro a sostener un juguete en su boca! En cambio, intente actuar como si tuviera algo muy interesante y juegue con este frente al perro, para que parezca una presa con el fin de aumentar su interés.

Si tu perro es cauteloso, ¡no se acerque para tocarle solo porque lo desees! En cambio, agáchate a su nivel, moviendo lentamente el juguete frente a él para llamar su atención. Si a tu perro le gusta y lo coge, no lo persigas, quédate dónde estás, porque puede que te lo vaya a devolver. Si es así, no le quite el juguete inmediatamente, felicítelo. También puede intentar tirar y dejar que gane. Jugar contigo siempre debe ser una experiencia positiva para tu perro. Si el perro realmente se aferra al juguete y no quiere soltarlo, simplemente tenga un segundo juguete igual al primero, probablemente tu perro cambiará el primero por el segundo.

Si su perro es un poco más agresivo y le gusta pelear por el juguete, poniendo toda su energía en conseguirlo, no tenga miedo de jugar de manera más intensa con él (es posible que desee probar el entrenamiento de guardia y protección). Si a su perro no solo le gusta conseguirlo, sino que también le gusta aferrarse al juguete, también puede intentar cambiarlo por otro.

De vez en cuando, intente jugar con su perro sin juguetes. Jugar juntos genera un vínculo mejor y también puede ser muy útil. Por ejemplo, si te encuentras en una situación en la que tu perro se pone tenso, puedes relajarlo jugando un poco.

No tengas miedo de usar un juguete durante su entrenamiento
Si tienes diferentes tipos de juguetes, después de un tiempo notarás que hay algunos favoritos, que a tu perro le gustan más que otros. Durante el entrenamiento, incluso podría estar más motivado con un juguete que con las golosinas. Por lo tanto, guarda estos juguetes favoritos más queridos para situaciones de entrenamiento y dáselos a tu perro solamente cuando haya hecho algo extremadamente bien. Esto hará que aprender, sea mucho más emocionante para él, y también hará que el juguete sea más valioso.

Sin embargo, es importante no dejarle los juguetes al perro todo el tiempo, porque serán realmente valiosos para él, si solo puede jugar con los juguetes en ocasiones especiales y únicamente con nosotros. De esta manera, también puedes evitar que cuando tu perro este aburrido haya «explosiones de juguetes».

Texto: Varga-Molnár Orsolya

ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net