27 de noviembre de 2020, 0:39:31
Noticias


La incidencia de la Leishmaniosis en la zona norte se acentúa por el aumento de las temperaturas


En La Cordillera Cantábrica y los Pirineos, zonas que se consideraban no endémicas hasta hace poco, se han comenzado a detectar casos autóctonos de Leishmaniosis en perros.


MSD Animal Health continúa con su labor de concienciación desde una visión “One Health durante la Semana de la lucha frente a la leishmaniosis” que promueve por segundo año consecutivo. Este año y tras recientes trabajos publicados en 2020, MSD Animal Health quiere hacer hincapié en la prevención de esta enfermedad en zonas de España que hasta ahora se consideraban no endémicas como es el caso de la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. En los últimos años, debido a este aumento progresivo de las temperaturas, la temporada de riesgo del flebotomo se ha ampliado1. No solo hay un claro aumento de su tiempo de actividad, sino que este incremento de la temperatura les permite colonizar zonas en las que antes no se encontraban. Esta situación hace necesario que los perros estén protegidos durante todo el año, no solo en primavera y verano como se venía haciendo hasta ahora.

Ante el rápido avance del proceso de expansión de la leishmaniosis en el norte de España, un estudio realizado entre otros por Álvaro Oleaga, veterinario especialista en fauna silvestre, trató de determinar la prevalencia de esta enfermedad en el lobo ibérico y otras especies de carnívoros en Asturias. Hasta un tercio de los lobos analizados fueron positivos a leishmaniosis y la prevalencia media para todos los carnívoros analizados fue del 40%, concluyendo que existe una amplia presencia de este parásito en la región4. “La prevalencia de la enfermedad en lobos se ha casi duplicado desde el 2008. Da la impresión de que el cambio climático y los cambios a nivel de epidemiología de la enfermedad van más rápidos de lo que cambia nuestra percepción del riesgo que tenemos en estas zonas”, afirma Oleaga. Javier Lucientes, Catedrático del departamento de patología animal afirma que “estos datos nos avisan de que el vector, el flebotomo, está más presente de lo que pensamos, por lo que debemos trabajar en ver cómo podemos prevenir la difusión de la enfermedad”, la leishmaniosis.

Tal como se ha informado anteriormente, la prevalencia de la leishmaniosis en perros en España oscila entre el 2% y el 57,1% dependiendo de la región geográfica2 en la que nos encontremos, siendo Ourense, Lleida, Girona, Cáceres, Valencia, Alicante, Murcia y casi toda Andalucía las zonas de mayor seroprevalencia llegando a superar en muchos casos el 17% de perros positivos. En Asturias y Cantabria hasta hace muy poco no se habían detectado casos.

Los últimos estudios revelan la existencia de casos autóctonos. En el caso de Galicia, los datos de seroprevalencia de Leishmaniosis canina determinan una tasa de perros positivos entre el 1,6% hasta el 24,3%. En Asturias y Cantabria, se han mostrado datos del 3,6% y el 2% respectivamente, teniendo en cuenta que hasta ahora se consideraban zonas libres de leishmaniosis canina3.

Por ello, es importante que el sector veterinario recomiende la protección de las mascotas en todas las zonas de España, incluso en aquellas que se consideraban no endémicas. Además, la protección ha de hacerse todo el año, no solo en primavera y verano, como antes se recomendaba. La única medida preventiva que ha demostrado una adecuada eficacia para mitigar el contagio de esta infección es el uso tópico regular de antiparasitarios repelentes, a base de piretroides, en forma de collares y spot-on. Su eficacia en perros, mostrada en diferentes estudios, es cercana al 100% en términos de protección, y esto conlleva a la protección indirecta de las personas u otros perros que viven en contacto con los perros protegidos con antiparasitarios indicados para repeler la picadura de los flebotomos transmisores.

Otra herramienta para mitigar los graves efectos de esta enfermedad, son las vacunas: para lograr la máxima protección, ya que las vacunas disponibles no evitan la infección, éstas deben usarse siempre en combinación con el uso de repelentes, en el que debemos destacar, Scalibor®, el único collar con el máximo efecto repelente (hasta el 98%) durante 12 meses frente al flebotomo transmisor de la leishmaniosis.

1Alten B, Maia C, Afonso MO, Campino L, Jiménez M, González E, et al. (2016) Seasonal Dynamics of Phlebotomine Sand Fly Species Proven Vectors of Mediterranean Leishmaniasis Caused by Leishmania infantum. PLoS Negl Trop Dis 10(2):e0004458.
doi:10.1371/journal.pntd.0004458.
2 Javier Lucientes. Leishmaniosis y el cambio climático en España. Cambio del paradigma en la Prevención. Revista ARGOS, Marzo 2019.
3R. Gálvez et al Latest trends in Leishmania infantum infection in dogs in Spain, Part I: mapped seroprevalence and sand fly distributions. Parasites Vectors (2020) 13:204
4. Oleaga, A., Zanet, S., Espí, A., de Macedo, M. R. P., Gortázar, C., & Ferroglio, E. (2018). Leishmania in wolves in northern Spain: A spreading zoonosis evidenced by wildlife sanitary surveillance. Veterinary parasitology, 255, 26-31.
ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net