8 de julio de 2020, 13:54:27
Convivir en armonía


Mi perro se “come las paredes"

Por El Mundo del Perro

Mi perro tiene la fastidiosa costumbre de rascar las paredes e incluso comérselas. Lo hace también de noche, algo que es muy molesto. ¿A qué se debe? ¿Podría quitarle esta mala práctica?.
Esta consula llegó a la redacción de la revista hace poco. Por lo interesante del tema, vamos a explicar de manera detallada las razones que llevan al perro a comportarse de esta manera y cómo podemos solucionarlo.


Todos nos hacemos cargo de que realmente la “costumbre” de este perro resulta peligrosa, fastidiosa e imaginamos que costosa. Tampoco extraña demasiado que lo haga de noche, es más, si no se hubiese especificado en el texto de la consulta habría pensado que es uno de los momentos en que lo hace con más intensidad. Al fin y al cabo nuestros perros son animales crepusculares y ofrecen sus mayores picos de actividad a primeras horas de la mañana y de la noche, pudiendo pasar la mayor parte del tiempo restante, si les dejamos, entre sueños y siestas. Imagino que el perro lo hará siempre que tiene oportunidad, cuando está sólo o no hay nadie en las proximidades que se lo impida.

Este comportamiento resulta algo “normal” en los perros -aunque igualmente inaceptable para nosotros- si se presenta durante un corto período de tiempo en la etapa de cachorro. Los cachorros acostumbran a probar con sus dientes la textura de todos los objetos de la casa que se encuentran a su alcance (madera, metal, cristal, etcétera) para centrarse luego en los más apetecibles o los que han logrado despertar un mayor interés (“mi amo me presta más atención si muerdo…”).

En caso de que el comportamiento lo realice de forma continuada un animal adulto se denomina “pica”, cuya definición podríamos enunciarla de la siguiente manera: “apetito por sustancias no comestibles que se presenta durante un periodo prolongado de tiempo”. Se produce tanto en animales como en el hombre (mujeres embarazas que comen harina o almidón, niños que comen tiza o tierra, vacas que comen tierra o lamen hierros, entre otros curiosos casos). La voz latina “pica” da nombre a la urraca, por aquello de que las urracas comen cualquier cosa y todo les interesa.

Algunas fuentes hablan de perversión del sentido del gusto, que induce a ingestión de sustancias no comestibles e incluso repugnantes. Lo que queda claro es que se trata de un comportamiento que realiza el animal para completar una dieta deficiente en minerales u oligoelementos, si bien no hay nada concluyente o demostrado que explique estos comportamientos estereotipados.

Según el tipo de sustancia que ingieran, este comportamiento recibe nombres específicos, los más comunes en nuestros perros son:
  • Coprofagia: ingestión de heces. -Litofagia: ingestión de piedras. -Geofagia: ingestión de tierra.

Foto: El Mundo del Perro - Alberto Nevado


En todo caso, se trata de un comportamiento inaceptable y potencialmente peligroso para nuestros perros. Lo primero que tenemos que hacer es consultar al veterinario para descartar un déficit alimentario y para asegurarnos de que la ingestión realizada no le ha causado daños.

En el caso que nos ocupa, el veterinario analizará la dieta que ofrecemos al perro, el tipo de pienso y la cantidad para descartar posibles deficiencias nutricionales. Algunas hipótesis plantean que el perro realiza este comportamiento para completar su dieta al faltarle en ella minerales esenciales para el organismo, si bien no ha sido demostrado.

Sería conveniente repasar la historia del perro, su procedencia o la edad a la que lo adquirimos por si en su pasado se han producido episodios de hambre o mal nutrición que le hubiesen llevado a intentar todo tipo de comportamientos para aplacarla y, finalmente, se haya convertido en un hábito que no puede controlar porque le causa alivio y, de algún modo, placer. Además, saber desde cuándo presenta este comportamiento nos puede dar una idea del tiempo que necesitaremos y de las posibilidades de éxito con que contaremos para lograr la modificación del mismo.

ElMundodelPerro.net.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundodelperro.net