www.elmundodelperro.net

Núcleos zoológicos

Texto: Susana Alfageme y Elena Cuervo

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Núcleos zoológicos
Núcleos zoológicos
En la gran mayoría de las normas autonómicas que regulan la protección de los animales aparece este concepto, su definición, requisitos y regulación de su funcionamiento. En otras, no se recoge con este nombre, pero sí existe una parte de la ley que se dedica a desarrollar lo que en esencia son los núcleos zoológicos. Si nuestra normativa autonómica se preocupa del bienestar de los animales y condensa el conjunto primordial de las obligaciones que recaen sobre propietarios y poseedores, es lógico que también ocupe una parte importante de su contenido las condiciones que han de tener aquellos centros en los cuales se produce una concentración de animales.

Libros Recomendados :
PERROS
¡ Visita nuestra Tienda !
Los establecimientos cuya actividad comercial o profesional se centra en los animales domésticos están sometidos en la actualidad, en todas las comunidades autónomas, a fuertes controles administrativos que pretenden alcanzar un doble objetivo. En primer lugar, conseguir la protección y el mantenimiento de un cierto nivel en las atenciones y cuidado de los animales que circunstancialmente se encuentren en dicho lugar. En segundo lugar, controlar la trasmisión de enfermedades, las desparasitaciones y la calidad en la entrega, intercambio o simple estancia de un animal en estos centros.
La fórmula legal para hacer realidad estos objetivos se proyecta en la exigencia de requisitos que deben cumplirse tanto en el momento de la apertura de uno de estos negocios, sujeta a la consecución de una autorización administrativa, como a lo largo de toda su trayectoria, en la que es preciso mantener un nivel mínimo de calidad en el trato a los animales, estado y características de las instalaciones, preparación del personal que los atiende diariamente, etcétera.
Aunque cada autonomía cuenta con su propia ley y, como indicábamos al principio, en algunas ocasiones ni tan siquiera se mantiene la nomenclatura de núcleo zoológico, sí es cierto que el concepto, los requisitos y las normas de funcionamiento básicas son similares en todas ellas, con lo que, con independencia del lugar donde nos encontremos, los aspectos elementales que determinan qué es y en qué consiste un núcleo zoológico son esencialmente los mismos.
La calificación de núcleo zoológico se otorga por la administración autonómica correspondiente en aplicación de su propia legislación de protección de los animales. Esta calificación, por lo que respecta a los animales domésticos, deben obtenerla los establecimientos cuyo objeto de trabajo sean precisamente este tipo de animales.
Una de las definiciones más completas la ofrece la ley aragonesa que indica que debe obtener esta autorización administrativa “todo centro o establecimiento fijo o móvil dedicado al fomento, cría, venta, cuidado, mantenimiento temporal, guardería, residencia y recogida de animales de todo tipo, recuperación de fauna silvestre, agrupaciones zoológicas de animales de fauna silvestre en cautividad (zoosafaris, parques zoológicos, reservas zoológicas y otros establecimientos), centros donde se celebren actuaciones lúdicas, de exhibición o educativas con animales”.
La ley andaluza hace también una alusión expresa a los centros veterinarios, albergues, hospitales veterinarios, centros de adiestramiento, refugios para animales perdidos y abandonados, centros de estética, etcétera. En definitiva, se incluyen todos los establecimientos o centros en los que exista o pueda existir una cierta concentración de animales. Sin la obtención de la correspondiente autorización y calificación no se podría ejercer ningún negocio de los comentados o, de otro modo, se estaría cometiendo una infracción administrativa castigada con sanciones económicas normalmente de cuantía a tener en cuenta.
¿Y si es un particular, que no se dedique a ninguna de estas actividades comerciales o profesionales, el que mantiene en su hogar un determinado grupo de animales? ¿Debe constituirse como núcleo zoológico? La respuesta a esta pregunta depende no sólo de la comunidad autónoma, sino también en ocasiones de las ordenanzas municipales que dicte cada ayuntamiento. Alguna de estas normas exige que, aunque el propietario o el poseedor sea un particular, si el número de animales supera un determinado número (por ejemplo, cinco animales, tres perros...) está obligado a obtener una autorización administrativa especial que, en ocasiones, se asimila a la que se consigue para montar un núcleo zoológico. La razón de la existencia de estas regulaciones no es diferente a la que comentamos respectos a los establecimientos. Se busca asegurar que el mantenimiento de los animales cuente con un mínimo de calidad, de higiene y de control de enfermedades.
Dado que en este aspecto no existe una norma general, es importante que, si somos propietarios o poseedores de varios animales, consultemos en nuestro ayuntamiento y comunidad autónoma la legislación sobre esta materia para evitar posteriores sorpresas y la posible imposición de una sanción por incumplir la normativa administrativa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios