www.elmundodelperro.net

ESPECIAL RAZAS DE TALLA PEQUEÑA

RAZAS DE TALLA PEQUEÑA
RAZAS DE TALLA PEQUEÑA
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
En el siempre importante mes de diciembre nos vestimos de gala para acoger a cinco pequeños colosos de la cinefilia mundial. Porque el tamaño importa, nos hemos servido de esta manera de clasificar al perro para congregar al más pequeño de todos, el chihuahua, a un Terrier, al Shih Tzu y al Carlino como representantes del lejano Oriente y al más pequeño de todos, el Chihuahua, a un terrier encantador, el West Highland White Terrier, al Shih Tzu y al Carlino como representantes del lejano Oriente y al más pequeño de los lebreles, el Piccolo Levriero Italiano, en una ambiciosa apuesta, al más puro estilo de las grandes superproducciones cinematográficas, donde todos se disputan el papel protagonista.

Libros Recomendados :
RAZAS PEQUEÑAS
¡ Visita nuestra Tienda !
Chihuahueño
Apuntes sobre sus orígenes
Laura Hernández (El Beso del Dragón & Mr. Ed)
Siempre hemos oído que el Chihuahua es una raza originaria de México; dicen los historiadores que desciende del Techichi y que allá por el año 1850 este pequeño can cautivó el corazón de Montezuma. Como casi todas las razas, el Chihuahua a sufrido una evolución que hoy en día está plasmada en los estándares de la raza de todo el mundo y recogido por la FCI.
El Chihuahua ha dejado de ser ese perrito de morrito largo y afilado, con cabeza plana estilo cervato y cuerpo estilizado cual gacela, para pasar a ser un perro fuerte y compacto, de morro corto y gran cabeza redonda en forma de manzana debido a su estancia en los hogares ingleses y al trabajo realizado por los criadores británicos a finales del siglo XIX.
Hacia 1890 llegaron a Inglaterra los primeros Chihuahuas antecesores de la raza. Fueron ellos los que promovieron la popularidad del Chihuahua en Europa y donde el Chihuahua pasó de ser un perrito “ratonero” mejicano a ser el perro de compañía por excelencia de inmensidad de hogares europeos.
El Chihuahua, tal y como lo conocemos hoy, poco o nada tiene ya que ver con su antecesor mejicano. Tanto ha cambiado la raza en estos pocos años que podrían resultar incluso dos razas distintas.
Como consecuencia de esto, se oyen descripciones como “Chihuahua inglés” y “Chihuahua mejicano”, cuando realmente estas líneas o tipos no existen a ojos de la Real Sociedad Canina Española ni de la FCI.
Carácter y sociabilidad
Isabel Parrilla y Ángeles Narváez (The Levinson Chihuahuas)
Y le llaman pequeño, sí, el que más de todas las razas, pero con gran carácter, sabiendo lo que quiere en cada momento, cariñoso, tierno, sagaz, engreído y listo. Esa mezcla de azúcar, limón, vinagre y sal, nunca mejor dicho. El Chihuahua se adapta a casi todo, puede vivir en ese apartamento o en una mansión, con poquito espacio será feliz, y, si además lo acurrucas, todavía más.
El comportamiento hace del Chihuahua ese animal especial y estudiadamente comprobado para ayudar a personas con disminuciones psíquicas, auditivas, de visión reducida y de movimiento. Tienen una sensibilidad que todo lo movido y revuelto que se presenta en algún momento con esas personas se amansan y parece que se dan cuenta de lo que les pasa, pues se vuelven relajados, suaves y tiernos. Les admirarán, serán sus reyes, serán lo más.
No son perros que tengan una necesidad imperiosa de correr y de estar por la calle, casi prefieren que los cojamos en brazos y los estemos acariciando infinitamente. Realmente mucha gente cree que es ladrador y poco sociable, pero a eso hay que decir que ese pequeño gran perro lo que más detesta son esos movimientos bruscos al acercarse a él, tampoco soportan el manoseo constante de desconocidos, lo cual les hace ladrar, tienen esa debilidad ante los niños pequeños, ladran y ladran, pues el movimiento de los niños es rápido y desmesurado por la ilusión que les producen estos animalillos pequeñines. El niño no tiene consciencia en el movimiento y el Chihuahua se asusta. No es que sea poco aconsejable tener un Chihuahua con un niño pequeño, si se le enseña al animal desde cachorro y al niño se le hace ver que no es un juguete, que es un ser vivo, que se mueve, que respira, que siente y que puede ser su mejor amigo, no existe problema.
Cuando el Chihuahua es adulto y lo queremos adaptar a vivir fuera de su hábitat al que está acostumbrado, es un poquito más difícil, necesita ir progresivamente reconociendo a la gente que le va a rodear, el sitio en el que va a vivir y la posición que va a tener él. Como siempre, el Chihuahua querrá ser el rey.
West Highland White Terrier
El curioso nacimiento de la raza
Tenemos que trasladarnos a las famosas highlands escocesas para enmarcar el nacimiento del West Highland White Terrier. Su nombre lo localiza más aún, en la parte más occidental de éstas. Sus orígenes se pierden en documentos datados en el siglo XVI, pero no es hasta trescientos años después que podemos hablar del Westie como raza, siendo reconocida un poco después, a principios del siglo XX.
Es llamativo que los primeros ejemplares que se convirtieron en el caldo de cultivo de la raza fueran perros que surgían de las camadas de Cairn Terrier, los de color más claro y, por tanto, indeseables por los criadores de esta raza. Según los investigadores de la historia del Westie, estos extraños perros de capa más clara pueden ser producto del cruce de perros que viajaban en los buques de guerra de la conocida Armada Invencible que, a finales del siglo XVI y tras derrotar a la flota española, arribaron a costas escocesas, posibilitando el cruce de sus perros con los canes locales, que se conocían como terriers escoceses, una casta canina que, con el tiempo, derivaría en una rica lista de razas autóctonas escocesas, como el Cairn Terrier, el Scottish, el Skye, el Dandie Dinmont y nuestro West Highland White Terrier. Estos perros eran destinados a acabar con los roedores de las granjas y para acompañar y asistir al cazador de alimañas como el zorro o de piezas como el conejo.
Pero volvamos a la entonces extraña situación que se encontraban los criadores de la época al ver cómo sus perras concebían cachorros blancos o muy claros de padres oscuros. La creencia primera de que estos perros nacían debilitados y lejos de lo que se pretendía obtener llevó al sacrificio de muchos de estos perros. Sin embargo, hubo quien acogió esta situación como algo que se debía potenciar y se fue especializando en la cría de los ejemplares de terriers blancos. Así lo podemos atestiguar en un escrito del coronel Edward Donald Malcom, considerado por muchos como el fundador de la raza, aunque él mismo se encargó de investigar y dejar constancia de la existencia de terriers blancos mucho antes de que él se dedicara a criarlos, como su propio abuelo, muy aficionado a ellos. Por ejemplo, asegura que ya en el año 1600, el rey Jaime I encargó media docena de terriers blancos a un criador para enviárselos como presente diplomático al rey de Francia.
Un accidente que fue decisivo
Pero, ¿qué le hizo a Malcom decantarse por un perro blanco que era utilizado principalmente para la caza? El coronel era asiduo de la caza del zorro con terriers. Inicialmente, se hacía acompañar de un grupo de Cairn Terrier, unos perros de color oscuro. Durante una de sus jornadas venatorias, en el año 1860, los perros siguieron al raposo hasta su madriguera y uno de ellos entró en ella, algo muy común en los terriers de pata corta, seleccionados para entrar y desalojar a las alimañas en su propio territorio bajo tierra. En una imprudencia inexcusable, el coronel confundió a su perro, que salía de la boca de la madriguera, con el zorro, y lo mató de un tiro.
Consternado, decidió decantarse por los perros blancos que ya conocía y a los que sería imposible confundir con cualquier animal salvaje del bosque. Acudió a los Cairn Terrier blancos y focalizó la cría sólo en éstos. Pocas generaciones después comenzó a aumentar el porcentaje de perros blancos por camada hasta conseguir que el color blanco se convirtiera en el predominante.
Pero no fue hasta 1905 cuando se creó el West Highland White Terrier Club de Escocia, que nacía para unificar las variedades que habían proliferado en diferentes zonas escocesas. Se oficializó el nombre y la morfología para comenzar con las inscripciones de ejemplares en 1907 y su participación en exposiciones, entre ellas Crufts.
Piccolo Levriero Italiano
El Pequeño Galgo Italiano
Ana María Gaig (Silvergrey)
Llamado también Piccolo Levriero Italiano, Italian Greyhound (IG), en Alemania recibió el nombre de “Windspiel”, que significa juguete del viento. El Galgo Italiano es un perro muy fino y delgado, pesa entre tres y cinco kilos, siendo el más pequeño de los galgos. Sus movimientos son muy elegantes y graciosos, con posturas muy simpáticas y divertidas. Tienen muchísima agilidad y resistencia y son perfectamente capaces de alcanzar velocidades de casi 60 kilómetros por hora, además de destacar también por sus excelentes aptitudes para el salto.
Un poco de historia
En épocas pasadas fueron utilizados para la caza en combinación con halcones. Su instinto es cazador, y detectan a la pieza a través de la vista, son buenos cazadores de aves y buenos perseguidores de sus presas.
Esta raza es muy antigua, se cree que comenzó su andadura hace más de 4.000 años atrás en Egipto, Grecia y Turquía. Esto se basa en las representaciones en las primeras artes decorativas de estos países y en descubrimientos arqueológicos de pequeños esqueletos de Galgos.
En la Edad Media se extendieron por todo el sur de Europa y luego pasó a ser uno de los favoritos de los italianos en el Siglo XVI. Más tarde entran en Inglaterra en el Siglo XVII.
La media de vida de un Galgo Italiano es de 13 a 15 años. Por su agilidad y resistencia es muy apropiado para gente que le guste hacer senderismo, bicicleta y footing, pues pueden seguir nuestro ritmo sin ningún problema ni cansancio. La gente que ha podido disfrutar de la presencia de un Piccolo, normalmente vuelve a tener otro.
En la actualidad, se está probando su colaboración en terapias con personas con problemas de carácter y depresivos, ya que, gracias a su inteligencia, son capaces de llamar la atención en el momento oportuno. Aunque su apariencia pueda ser de fragilidad, es sólo la apariencia, es fuerte y fibroso cuando hace mucho ejercicio.
Carácter juguetón
Es de espíritu juguetón, pero también sabe estar tranquilo y cariñoso. Tienen expresión de alerta, dulce, y con entera lealtad a su dueño. Son muy inteligentes y por este motivo es muy fácil enseñarles cualquier cosa. Es un animal muy amable y extrovertido, aunque si se le mima demasiado pueden inclinarse a la timidez, por eso es conveniente hacer una socialización temprana.
Pueden convertirse en grandes amigos de los niños, siempre y cuando éstos no sean bruscos con él, y también se llevan muy bien con otras mascotas.
Cuidados
Su pelo es muy corto, suave y brillante. Sus colores pueden ser muy variados, blanco, crema, beige, isabela, azul, negro, también con machas blancas. Su pelaje no acarrea casi cuidados, únicamente debemos pasarle un paño húmedo para mantenerlo en óptimas condiciones, y tampoco suelta pelo.
Es una raza con mucha sensibilidad a según qué medicamentos y productos químicos, también muy sensibles al frío debido a su piel tan fina. Por este motivo, siempre buscan sitios cómodos y calientes para descansar y, si es posible, tapados con mantas.
Las principales características físicas las observamos en su hocico, que es largo, así como en sus piernas, que destacan por ser delgadas y largas. Generalmente no ladran nunca, sólo cuando quieren alguna cosa o alertan de algo anormal que perciban, por lo que se les considera como unos buenos guardianes.
Shih Tzu
Historia
Perro león es la traducción literal de Shih Tzu. Es el resultado del antecesor del Lhasa Apso y del Pekinés. Los primeros se expandieron por los monasterios tibetanos, mientras que los segundos se hicieron comunes como acompañantes de los miembros de la corte china. Como resultado de los mutuos regalos entre los monjes del Dalai Lama y los emperadores del gigante asiático, comenzaron los primeros cruces, con el resultado de esos primeros Pekineses lanudos o esos Lhasas Apsos de cara chata. Estábamos en el siglo XVII. Se comenzó a formar el que fue llamado “perro león Lhasa” para distinguirlo del que hasta ese entonces ostentaba el nombre de “perro león”, que era el Pekinés. Sin embargo, la cría se regularizó y no pasó mucho tiempo antes de que se construyeran los cimientos de la nueva raza.
Diferencias y parecidos con el Lhasa Apso
Desde esas fechas y hasta el siglo XX estos perros permanecieron aislados para occidente, cuando comenzaron a enamorar a los criadores y a los aficionados de la cinofilia del resto del mundo. 1934 fue la fecha en la que se oficializó la creación del Kennel Club de Pekín, año en el que también se organizó la primera exposición canina internacional en el país asiático. El Shih Tzu, aún llamado perro león Lhasa, compartió categoría con el Lhasa Apso. La descripción que regía la cría por aquel entonces exponía un perro con cabeza de león, rostro redondo de lechuza, ojos brillantes de dragón, lengua oval que recuerda a un pétalo de peonía, boca de rana, dientes como granos de arroz, orejas como hojas de palmera, pecho de oso, dorso ancho de tigre, cola de ave fénix, patas de elefante, pelo amarillo como el de un camello y movimientos de una carpa dorada.
Cuando estos perros llegaron a occidente se establecieron las diferencias fundamentales entre ellos y el Lhasa Apso, con el cráneo más estrecho y el hocico más largo. El Shih Tzu cuenta con un cráneo más redondeado y un hocico más corto.
El Club del Shih Tzu Inglés se fundó en el año 1934, y pocos años después, durante la década de 1940, fue reconocido por el Kennel Club Inglés.
Carácter y educación
Texto: La Costa San Vaz
El carácter del Shih Tzu su estándar lo describe como un perro inteligente, activo, alerta, amistoso, sociable, afectuoso, independiente, pero haremos una especial mención a su inteligencia, pues es una raza que aprende con gran facilidad, siendo muy sencillo adiestrarle, excepto en ocasiones en las que se les ve una gran “pillería”, intentando salirse con la suya.
Son muy vivos, van a curiosear cualquier cosa que les llame la atención. Cuando desobedecen una orden por su gran curiosidad o hacer alguna travesura, inmediatamente se dan cuenta y acuden al dueño, como pidiendo perdón, cosa que contribuye a que descubramos el gran encanto de los Shih Tzu, pero tenemos que decir que, dependiendo de la vida que lleve cada ejemplar, esto puede variar. Nosotros decimos siempre que cada raza tiene un carácter determinado, pero luego cada uno desarrolla su personalidad. El ambiente en que se cría, la socialización, la educación…, todo esto es fundamental para un buen desarrollo mental.
Por lo general, un Shih Tzu es un perro extrovertido, alegre, juguetón, sociable y cariñoso, pero todo esto se puede perder si ese ejemplar no es tratado debidamente. Si un cachorro de Shih Tzu, recalcamos lo de “cachorro”, pues es la edad de los primeros meses de vida, en la cual absorben cualquier información, aprenden como esponjas y donde aun están formando su carácter, si no lleva una infancia adecuada, como por ejemplo, si es apartado de su madre y hermanos prematuramente, el no darle el cariño y la atención necesaria, si no se socializa y educa, de adulto será un perro intratable, pero esto ocurrirá con esta raza y con cualquier otra, pero con una buena infancia, con el trato adecuado tendremos un Shih Tzu con el carácter que describe la raza, sin duda un perro entrañable.
Carlino
¿De dónde viene el Carlino?
En los países anglosajones se ha extendido el nombre de Pug, mientras que en Francia se le conoce como Carlin. En Italia se le llama Carlino, como en España, pero en Alemania el nombre es Mops Hound, algo parecido al nombre finlandés: Mopsi. Doguillo es la denominación más extendida en Sudamérica. En su país de origen se le conoce como Lo-sze, pero en chino antiguo se le llamó Ha ba gou. En esta zona del mundo se han desarrollado dos teorías sobre su origen. Una asegura que el año 1.000 a. C. fue aproximadamente el de su nacimiento en el cantón antiguo, como atestiguan pinturas, esculturas, porcelanas y demás manifestaciones artísticas de la época. Se convirtieron en los perfectos acompañantes de los miembros más destacados de las dinastías que ostentaron el poder del país asiático durante mucho tiempo.
Existen diversas teorías que se sumergen en los posibles orígenes de esta raza, pero el misterio en torno a de dónde salió el Carlino sigue siendo denso y abierto a aclaraciones fundadas. Se ha desechado la que expresó que el Carlino es una versión reducida del Bulldog Inglés, por razones evidentes, como que la comparación de cráneos no soporta ni un segundo esta aseveración, o que el Carlino cuenta con referencias más antiguas que las del Bulldog. También se le ha relacionado con el Pekinés, creyendo que se trata de una variedad de pelo corto y pata larga de éste, o incluso su antecesor, aunque éstas no dejan de ser conjeturas sin un fundamento mínimo.
El Carlino, compañero perfecto
Rafael Fresmel Fernández Muñoz (Carlinos de GLEN NEVIS)
El Carlino es una raza de perro cuya función zootécnica es dar amor y hacer compañía. De hecho, la Federación Cinológica Internacional (FCI) lo tiene enmarcado dentro del grupo 9, “Perros de Compañía”. Asímismo, el American Kennel Club (AKC), el Canadian Kennel Club (CKC) y el Kennel Club Ingles (KC) lo enmarcan dentro del grupo de “Perros Toy”.
Según su estándar racial de la FCI, su carácter se describe de la siguiente manera: “gran encanto, dignidad e inteligencia. Equilibrado, alegre y vivaz”. Esta descripción del estándar es acertada, pero es muy escueta, ya que nuestro gran amigo significa mucho y es mucho más en nuestras vidas. Por eso, en este breve escrito trataré de describir cómo es y cómo se comporta nuestro chato en el día a día.
El Carlino es una raza canina de temperamento templado, alegre y vivaz, que se muestra con mucha dignidad y cuya meta es dar y recibir cariño. Ésta, sin ninguna duda, es su especialidad.
Suelen ser perros muy aptos para las personas mayores, ya que con ellos se comportan de manera pausada y son muy calmados; es como si supieran que con los abuelos hay que tener cuidado. El hecho de hacerse compañía mutuamente les ocupará todo el tiempo a ambos. Con los niños se muestran muy pacientes y suelen tener mucha complicidad con ellos, mostrándose muy alegres.
Les encanta jugar, exhibiendo en todo momento muy buen humor, no suelen ser tensos ni nerviosos, sin embargo, en ocasiones pueden llegar a ser tercos, voluntariosos, seguros de si mismos, debemos apuntar que la timidez y la agresividad con personas u otros perros es inusual e inaceptable.
Por su tamaño, morfología y carácter, son ideales para la convivencia en viviendas que no sean muy grandes, ya que al ser perros muy compactos y como sus exigencias de actividad física no son elevadas, sólo debemos tener en cuenta proporcionarle los paseos diarios a horas en las que el sol no esté en lo más alto y procurar disfrutar al máximo de nuestro pequeño gran compañero.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios