www.elmundodelperro.net

Basset Hound

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Basset Hound
El término “Basset” proviene de la misma palabra francesa, que significa bajo o corto. Esto define a la perfección su altura, aunque quien lo conoce bien sabe que el Basset Hound es un perro de unas prestaciones enormes que encontró pronto su lugar en la venatoria del norte de Francia al permitir a los cazadores que le siguieran a pie por los bosques más densos, donde la caza a caballo resultaba imposible. Hoy, su voz se escucha menos en los campos, pero ha pasado a formar parte de muchos hogares, donde convive ofreciendo alegría y complicidad a toda la familia.
Libros Recomendados :
BASSET HOUND
¡ Visita nuestra Tienda !
Origen e historia
Club Español del Basset Hound
Al igual que sucede en la mayor parte de las razas caninas, los orígenes del Basset Hound se encuentran revestidos de un halo de leyenda y misticismo, si bien, la raza, tal y como la conocemos actualmente, se desarrolló en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX a partir de sabuesos de talla baja procedentes de Francia. A la hora de determinar el origen e historia del Basset Hound conviene tener en cuenta algunas de sus características más singulares, que no son otras que su propia funcionalidad como perro de rastro y, por otro lado, su reducida talla.
En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que se pueden observar a perros de talla baja con proporciones parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual tan sólo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas.
Posteriormente, en la época del Imperio Romano, se encuentra documentada la existencia de los llamados “Canis Sagaces”, que se caracterizaban por poseer un fino olfato y que eran utilizados en cacerías para la búsqueda de rastros. Más adelante, ya en plena edad media, el monje San Huberto, patrón de los cazadores, seleccionó durante muchos años un tipo de perro, conocido como Perro de San Huberto, que se caracterizaba por poseer un extraordinario olfato y que, debido a sus notables cualidades, tuvo una extraordinaria distribución por todo el continente europeo, y que a la larga acabó originando tres categorías de Perro de San Huberto en función de su tamaño:
  • Chiens d´Ordre: los más grandes, con una altura de más de 50 centímetros y de los que procedería el Bloodhound.
  • Chiens Briquets: de tamaño intermedio, con una altura comprendida entre 38 y 50 centímetros, y que acabarían dando origen a razas como el Sabueso Español, Sabueso Artesiano, el Ariégeois o el Briquet Grifón Vendeano.
  • Chiens Bassets: de tamaño pequeño, con una altura a la cruz inferior a 38 centímetros, y que se encuentra en el origen de todas las razas basset de sabuesos: Pequeño Basset Grifón Vendeano, Basset Artesiano de Normandia, Basset Azul de Gascuña o el mismo Basset Hound.

La primera referencia histórica moderna documentada de la palabra Basset para un determinado tipo de perro la encontramos en un tratado títulado La Venerie, escrito por Jaques du Fouilloux y publicado en 1562. Las razas Basset eran especialmente útiles porque, debido a su reducido tamaño, podían ser acompañados con facilidad a pie por los cazadores, que los utilizaban para la caza de conejos y liebres.
A la vista de las referencias bibliográficas más antiguas, se puede concluir que las razas tipo Basset se desarrollaron fundamentalmente en Francia, de forma que existía una amplia variedad de éstas adaptadas a las características del terreno sobre el que desarrollaban su actividad las diferentes razas tipo Basset, que se diferenciaban fundamentalmente en su tamaño, color y tipo de pelo y que acabaron dando origen a razas como el Basset Fauve de Bretagne, el Basset Bleu de Gascogne, el Basset Griffon-Vendeen, Basset Artesien-Normand, o razas que hoy no existen como el Basset de Normandie o el Basset d´Artois.
Mención aparte merece la posible referencia a perros de características similares en unos versos de Willian Shakesperare en su obra “El sueño de una noche de verano”, que reza lo siguiente: “Mis perros vienen de la raza de Esparta, con las mismas grandes quijadas, el mismo color arena; y de sus cabezas cuelgan orejas que barren el rocío de la mañana. De rodillas torcidas y un pellejo bajo, el cuello como toros de Tesalia, lentos en la persecución, pero emparejados en la voz como campanas”.
No obstante todo lo anterior, el origen del Basset Hound moderno, tal y como lo conocemos actualmente, se remonta a tiempos más cercanos, concretamente a la segunda mitad del siglo XIX, momento en el cual en Inglaterra se realizaron cruces de perros Basset, a partir de ejemplares tipo Basset Artesiano Normando con bastante sustancia, largos y muy bajos, con ejemplares de Bloodhound, y que acabó originando una raza con elevada sustancia, una expresión característica, heredada en gran medida del Bloodhound, y unas características únicas como perro de rastro.
En 1866, Lord Galway adquiere una pareja de Basset Artesien-Normand al Conde de Tournon, y una camada de esta pareja es vendida a Lord Onslow, que realizó cruces con razas inglesas, fundamentalmente Beagles y Bloodhounds. Por otro lado, en 1874, Sir Everett Millais, después de ver los Bassets franceses en la exposición canina de París, adquirió un perro de nombre “Modelo” como semental, exhibiéndolo públicamente en 1875.
Por otro lado, en 1881, George Krehl y Louis Clement, importaron de Francia grandes partidas de perros franceses y en 1882 Kerhl adquiere a “Blanchette” y “Oriflamme”, del criadero de Louis Lane de Chateau de Frangueville, que junto al del Conde de le Couteulx de Canteleu se dedicaban a la cría del Basset Artesien-Normand. De esta época son “Jupiter”, “Pallas” y “Fino de París”, que se hicieron famosos en Inglaterra por la publicación de un grabado en el que aparecían.
Toda esta actividad conduce a la fundación en 1883 del Basset Hound Club por parte de todos los protagonistas anteriormente mencionados, y que condujo a que la Exposición Canina celebrada en 1886 en el Aquarium de Londres contase con la participación de 120 ejemplares. Un año más tarde, George Krehel redacta el primer estándar, que se mantuvo en vigor durante sesenta años en algunos aspectos como la cabeza y su piel suelta.
La Primera Guerra Mundial condujo a la desaparición del Basset Hound Club, mientras que la Segunda Guerra Mundial logró reducir aún más la cría de esta raza. Sin embargo, en 1954 se crea un nuevo Basset Hound Club, que supuso un nuevo impulso para la raza, al pasar de doce inscripciones registradas en el Kennel Club en 1950, a 1.687 inscripciones en 1965.
SITUACIÓN DE LA RAZA EN ESPAÑA
En España, no comienzan a verse ejemplares de Basset Hound hasta la década de los 70 con la importación de algunos ejemplares de Inglaterra, y a finales de esa década y comienzos de los 80 comienzan a aparecer los primeros criadores nacionales dedicados a la raza, con afijos como “Los Madroñales” o “La Fragata”.
La década de los 90 se convierte en la edad dorada del Basset Hound en España, puesto que aparece un buen número de criadores, que constituyen el germen de la creación del Club Español del Basset Hound en 1995, además de que se importa un buen número de ejemplares de gran calidad y diferentes procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España.
Entre todos estos criadores, cabe destacar al afijo “Dos Sete Moinhos”, que, aunque afincado en Portugal, participa activamente en la mayor parte de exposiciones españolas, además de pertenecer al CEBH. La importancia de este afijo en el panorama del Basset Hound en España es tal que en los últimos años hasta 15 ejemplares de dicho afijo han logrado el título de Campeón de España de belleza de la RSCE, a los que habría que sumar otros ejemplares de su propiedad y procedentes de otros afijos que también han logrado el preciado título, como “Bricar´s Uther Pendragon”.
Acompañando a este afijo, merece la pena destacar otros como “Quinta Tamanaco”, “Sibatin”, “La Gallarda”, “Sweet Creoles”, “Sweet Snooze”, “Las Merindades”, etcétera, algunos de los cuales ya se han retirado de la cría del Basset Hound, dando paso a un nuevo conjunto de afijos que se están esforzando por desarrollar sus propias líneas de cría y que en los próximos años esperamos que comiencen a adquirir una importante presencia en el panorama canino, junto a los criadores que llevan más tiempo dedicados a la cría del Basset Hound.
La convivencia con un Basset Hound
Bassetmania.es
Todos aquéllos que hemos tenido la oportunidad de convivir con uno o varios Basset Hound coincidimos en que es una experiencia irrepetible, difícil de lograr con otras razas debido a las singularidades del carácter del Basset Hound, que aúna una extremada afabilidad y buen carácter junto a una entrañable testarudez y cabezonería, mezcla que quizás sólo se da también en el Bulldog Inglés, raza con la que comparte ciertas similitudes en cuanto a comportamiento, no así en morfología, como resulta evidente.
En consecuencia, la tranquilidad y buen carácter del Basset Hound hace que sea muy fácil convivir con uno o varios de ellos, puesto que se llevará bien con todos los miembros de la familia, vecinos, mascotas y en general cualquier ser vivo. Por otro lado, el Basset Hound es un perro “todoterreno”, por lo que se adaptará muy bien a vivir en la ciudad y dar paseos por calles, parques y zonas verdes cuidadas, y también a vivir en el campo, disfrutando de paseos por zonas boscosas repletas de vegetación.
No obstante, siempre que llega a Bassetmanía.es cualquier consulta relacionada con la compra de un Basset Hound, preferimos contar aquellos aspectos negativos vinculados a la raza, muchos de ellos comunes a otras, pero que conviene tener en cuenta antes de decidirse a incorporar a la familia a un Basset Hound:
• Un Basset Hound adulto de forma habitual supera los 30 kilos de peso en el caso de los machos y los 25 kilos en el caso de las hembras, por lo que no resulta sencillo cogerlo entre los brazos, aspecto a tener en cuenta si alguna vez está enfermo y vivimos en un piso sin ascensor o si lo va a sacar a pasear un niño o una persona débil. •Los belfos caídos del Basset Hound hace que babee bastante, más en el caso de los machos que de las hembras, por lo que todas las paredes de nuestra casa, tarde o temprano, tendrán manchas de babas hasta una altura aproximada de metro y medio.
•La gruesa piel del Basset Hound produce mayor cantidad de grasa que otras razas caninas, por lo que la descomposición de dicha grasa por las bacterias presentes en la piel de forma natural va a generar un olor más penetrante que otros perros. En ese sentido, conviene destacar que el hecho de lavar con mucha frecuencia a un perro para eliminar su olor, acaba ocasionando el efecto contrario, puesto que el organismo tiende a recuperar el equilibrio en la piel produciendo más grasa, que es lo que acaba ocasionando el característico olor “a perro”.
•Los Basset Hound soportan muy mal la soledad y necesitan compañía, por lo que no es la raza ideal para hogares en los que pasarán la mayor parte del día solos. Dicho inconveniente se puede superar adquiriendo otra mascota, o incluso otro Basset Hound.
•Es una raza testaruda y cabezota, por lo que si queremos un perro extremadamente obediente, no es la raza ideal. Tampoco es buena elección si pretendemos que nos acompañe mientras hacemos footing o vamos en bicicleta, puesto que aunque aguanta perfectamente grandes caminatas, tiene tendencia a seguir el primer rastro que encuentre y al final seríamos nosotros los que iríamos detrás de él.
•Le suele costar aprender a hacer sus necesidades fuera de casa más que a otras razas caninas aunque, una vez han aprendido el hábito, incluso nos avisarán con gimoteos cuando necesitan salir.
•Al igual que otras razas de pelo corto, el Basset Hound suelta bastante pelo a lo largo de todo el año, aunque con mayor intensidad en primavera y otoño, cuando se produce la muda de pelo, pero con un cepillado diario se logra minimizar el problema en gran medida.
A pesar de estos inconvenientes, la convivencia con un Basset Hound reporta innumerables ventajas y beneficios para aquéllos que tenemos la suerte de compartir nuestra vida con uno de ellos, entre las que cabe destacar las siguientes:
•Es una raza que, a pesar de su aspecto triste, transmite una gran alegría.
•Carecen de agresividad, salvo que tenga algún problema de conducta.
•Aceptan sin problemas a los niños.
•Son muy sociables.
•Poseen una inteligencia muy acentuada.
•Son muy buenos compañeros
•Son muy divertidos.
•Poseen un importante carisma.
RAZA MUY ALEGRE
A pesar de lo que pueda parecer a la vista de su rostro melancólico y triste, los Basset Hound son muy joviales y transmiten esta alegría a sus propietarios y a los que les rodean. Así, por ejemplo, los Basset son extremadamente alegres y optimistas, con lo que transmiten esta forma de ver la vida a las personas que conviven con ellos, haciéndolas también felices. Por otro lado, los Basset suelen proporcionar bienvenidas apoteósicas cada vez que alguien entra por la puerta de casa, por lo que al llegar a casa tras un duro día de trabajo, un recibimiento tipo Basset Hound alegra a cualquiera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios