www.elmundodelperro.net

Vacaciones con nuestra mascota

Buen tiempo, paseos y reglamentación

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Vacaciones con nuestra mascota
Texto: Susana Alfageme y Elena Cuervo (www.cuervoalfageme.com)

Agosto se identifica, para muchos de nosotros, con el mes en el que disfrutamos nuestras vacaciones de verano, es decir, con el momento en que disponemos de más tiempo libre y de más posibilidades de salir y realizar actividades que durante el invierno y cumpliendo con los horarios de trabajo se hacen más difíciles, si no imposibles. Y, entre esas actividades, están también las relacionadas con nuestros animales de compañía.
Salir con nuestro perro nos pone en contacto con varias normas que en numerosas ocasiones nos pasan inadvertidas. No obstante, conocerlas es importante porque, de este modo, evitamos incumplir cualquiera de ellas y las consecuencias negativas que esto puede acarrear, normalmente en forma de sanción.

LA IDENTIFICACIÓN Y EL CENSO DE LOS PERROS
Desde el momento en que adquirimos un animal doméstico es esencial dar cumplimiento a una exigencia que viene recogida en todas las normas, autonómicas y municipales, la identificación y la inscripción en el registro o censo creado a tal efecto en la administración de la respectiva comunidad autónoma o ayuntamiento.

EL BUEN ESTADO FÍSICO, HIGIÉNICO Y SANITARIO
También es doble el beneficio que acarrea mantener a nuestro animal en buenas condiciones físicas, higiénicas y sanitarias. Además de tratarse de una obligación legal, su contacto con los miembros de nuestra familia y con otros animales y personas en la calle hace que resulte imprescindible ser especialmente cuidadosos en su cuidado higiénico-sanitario.

EL BOZAL, LA CORREA Y LA DOCUMENTACIÓN
Por la propia seguridad del animal y por la seguridad del resto de personas y animales con los que nos vamos a encontrar en nuestro paseo, no se nos deben olvidar dos elementos de sujeción y control de nuestro perro antes de salir de casa: el bozal y la correa. Como regla general, podemos decir que es necesario poder controlar en todo momento y ante cualquier situación a nuestro perro, incluso ante posibles circunstancias que no son habituales pero sí fáciles de prever. En el caso de los perros de razas consideradas potencialmente peligrosas, la norma exige que debemos conducir a estos perros con una cadena no extensible de menos de dos metros y un bozal adecuado a las características de su raza.

CUANDO VIAJAMOS EN NUESTRO COCHE
El Reglamento General de Circulación establece que los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos o animales. Además, el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, de tal forma que se garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía.

DISFRUTAR DE ESPACIOS PÚBLICOS Y PRIVADOS
La mayor parte de las leyes autonómicas ofrecen a los ayuntamientos la posibilidad de delimitar zonas específicamente destinadas a los animales en parques, jardines, playas y otros lugares públicos que deben encontrarse debidamente señalizados. Conocer estos espacios en nuestra ciudad resulta de gran interés, pues podemos aprovecharlos sin ningún problema con nuestro perro durante los períodos establecidos por nuestro Ayuntamiento.

LA RECOGIDA DE EXCREMENTOS
Todas las normas autonómicas y municipales que regulan la protección de animales domésticos son unánimes al exigir que el propietario debe recoger los excrementos del animal que lleve consigo. No es necesario decir que el incumplimiento de esta obligación es una conducta antisocial, pero sí es preciso recordar que, además, se trata de una infracción administrativa que puede conllevar la imposición de la correspondiente sanción.

DE VACACIONES CON LA FAMILIA Y OTRAS ALTERNATIVAS
Si vamos a disfrutar de nuestras vacaciones de verano fuera de nuestra ciudad, debemos decidir si nuestra mascota viaja o no con nosotros. Cualquiera de estas decisiones tiene ventajas e inconvenientes que debemos valorar antes de iniciar cualquier viaje.

Si decidimos viajar con nuestra mascota, hay varios aspectos que debemos preparar con antelación.
El medio de transporte. La regulación y los aspectos a tomar en consideración varían en función del medio que elijamos. Si el viaje lo vamos a realizar en avión, la mascota debe ir en una jaula debidamente acondicionada y homologada.

Si vamos a viajar en tren, RENFE exige el cumplimiento de ciertos requisitos que varían dependiendo de la línea que vamos a utilizar.

El lugar de estancia. El primer consejo en este punto es que comentemos, antes de efectuar la reserva nuestra intención de acudir acompañados de nuestra mascota, tanto si es un hotel, un camping o hemos alquilado un apartamento.
Otros aspectos a tener en cuenta. Del mismo modo que nosotros portamos en todo momento nuestra documentación, antes de viajar debemos preparar y llevar con nosotros la relativa al animal.

NUESTRA MASCOTA SE QUEDA EN CASA
Si optamos por viajar sin nuestra mascota, tenemos que pensar en su bienestar y cuidado mientras estemos fuera. Eso significa que, al menos, debemos procurar que el lugar o la persona que dejemos como cuidador ofrezca a nuestra mascota las condiciones que exigen la práctica totalidad de nuestras leyes autonómicas. Las opciones con las que contamos son varias:
Contar con un familiar o un amigo. Si vamos a pedirle a un familiar o a un amigo que cuide de nuestro animal durante nuestra ausencia, es preciso no olvidarse de varios aspectos: dejarle la cartilla sanitaria del animal e informarle de los problemas de salud, medicación, etcétera, que pueda tener, explicarle los detalles importantes sobre alimentación y el resto de cuidados que precise el animal, comentar la forma y momentos de esparcimiento a los que le tenemos acostumbrado y comprobar que el lugar donde va a estar es idóneo y cómodo para nuestra mascota.
Las residencias temporales. Una alternativa si no contamos con nadie que pueda hacerse cargo de nuestro animal es llevarlo a una residencia temporal. Hoy en día en casi todas las localidades existe alguna, con lo que vamos a poder contar con sus servicios cerca de nuestro domicilio.

Al igual que ocurría cuando la persona encargada del cuidado iba a ser un familiar o un amigo, es preciso indicar a la residencia los hábitos y cuidados del animal para su estancia allí resulte no sólo lo más cómoda posible sino también saludable.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios