www.elmundodelperro.net
Agility: la complicidad entre perro y guía

Agility: la complicidad entre perro y guía

Texto: Susana Alfageme y Elena Cuervo (www.cuervoalfageme.com)

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
En algunas otras ocasiones hemos comentado que un perro puede llegar a ser mucho más que un animal de compañía. Cuando pensamos en los perros policía o de rescate, en los perros de asistencia, cuando los vemos trabajar en una catástrofe o en un aeropuerto localizando drogas, cuando comprobamos hasta qué punto pueden ayudar en tareas como el pastoreo o la guarda, nos damos cuenta de que un perro no es sólo el mejor amigo del hombre sino que puede ser un perfecto compañero en infinidad de labores. Hoy analizamos el Agility.
La importancia de estos animales en este tipo de trabajos es esencial pero la educación, el adiestramiento y la agilidad de los perros pueden también apreciarse y disfrutarse de muchas otras maneras.

Son habituales, desde hace algún tiempo, los programas de televisión que han puesto en contacto al público en general con la labor de los educadores caninos y hasta qué punto una orientación adecuada del animal puede cambiar malos hábitos o problemas de convivencia. Sin duda alguna, un perro correctamente educado no sólo evita dificultades en la vida diaria con su dueño, sino con el entorno con el que necesariamente entra en contacto ya que son animales con un alto grado de sociabilidad a diferencia de otros más caseros como pueden ser los gatos.

¿Qué es el agility?
¿Actividad lúdica o deporte? ¿Ocio o competición? Realmente el agility es o puede ser ambas cosas porque puede verse y practicarse desde ambos puntos de vista.

En general, puede decirse que es una actividad que puede practicar cualquier persona que sea propietaria de un perro. No son necesarios más requisitos. El objetivo es conseguir que el animal recorra un circuito con un grupo de obstáculos determinado de una manera correcta y con contabilización del tiempo que tarda en realizarlo, aunque no es esencialmente una prueba de velocidad.

El perro demuestra agilidad, concentración, educación, adiestramiento, compenetración con su dueño, atención a las órdenes, obediencia, habilidad, sociabilidad y, por supuesto, realiza ejercicio físico.

¿Quién organiza una competición de agility?
En muchas provincias existen clubes de agility que reúnen a personas que realizan esta actividad bien, como decíamos antes, desde un punto de vista de ocio, bien desde un punto de vista competitivo. Son los que organizan habitualmente competiciones homologadas o no para mostrar la habilidad de propietarios y perros inscritos en su club.

Tipos de prueba, categorías, obstáculos…
Tipos de prueba.

Las pruebas que son homologadas se organizan a su vez en diversos grados. Por ejemplo, la Real Sociedad Canina de España establece tres grados. El grado I está reservada a los perros que todavía no han obtenido la licencia de agility de la Sociedad, es decir, aquellos que están comenzando en esta actividad y que aún no han superado cierto nivel para acceder a esta licencia. El grado II está abierta a los perros que ya cuentan con la licencia de la Sociedad Canina. Y, por último, en el grado III participan los perros que ya cuentan con un determinado nivel y resultados previos y optan a la selección para el campeonato del mundo de la Federación Canina Internacional. Por su parte, la Federación Española de Agility establece en su reglamento varios niveles con similares características.

Categorías de perros.

Los perros que participan en este tipo de pruebas se organizan por su tamaño, nunca, como hemos visto, por su raza o la existencia o no de pedigrí que es lo que sí se toma en consideración para las exhibiciones. Aquí cada organización establece unas pautas distintas de clasificación.

Trazado del recorrido, obstáculos y valoraciones.

Los diferentes reglamentos que regulan estas pruebas especifican y describen claramente, desde un punto de vista técnico, el tipo de obstáculos, sus dimensiones, la longitud del recorrido… y las combinaciones posibles en función del grado de agility y categoría del perro. Pero lo que determinan son los elementos, las bases de lo que debe ser el recorrido pero no la exactitud de éste.

En cada competición es el juez quien fija el circuito valiéndose de estos datos y elementos al inicio de la prueba y procurando que el perro pueda evolucionar por el circuito con soltura y sin tropiezos.

¿Y si quiero empezar esta actividad?
Para iniciar esta actividad se puede acudir a cualquiera de los clubes más cercanos y solicitar la información necesaria para dar los primeros pasos. Sin duda, es una actividad que recomendamos a todos aquellos que tengan un perro y que les guste realizar deporte y pasar tiempo con su animal, con independencia de que, tras el inicio de la actividad, después la agilidad del animal y la compenetración nos lleven a plantearnos comenzar a participar en alguna competición
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8