www.elmundodelperro.net

Intoxicaciones en el perro

Entre el mito y la realidad

Intoxicaciones en el perro
Texto: José Enrique Zaldívar (Clínica Veterinaria Colores)

Son muchos los productos que año sí y año también pasan a engrosar las listas de los que son potencialmente tóxicos para nuestros perros, aunque lo cierto es que la exposición a casi todos ellos no supone un peligro para la vida. Podemos decir que todas las sustancias pueden ser consideradas potencialmente tóxicas, pero la aparición de toxicidad clínica depende simplemente de la dosis que alcanzan en los receptores biológicos más sensibles.
Internet es un estupendo medio de información, pero puedo decir que en muchas de sus páginas se habla de las intoxicaciones de las mascotas de forma inadecuada. Se vierten auténticas falsedades sobre determinados productos a los que se achacó la muerte de perros. Una vez que estas incongruencias y exageraciones arraigan, pasan a formar parte de las “leyendas urbanas”.

El problema más frecuente con el que nos encontramos los que trabajamos como clínicos, es que en el momento en que recibimos al perro supuestamente intoxicado, no vamos a tener la información más importante, la del tóxico que ingirió, ni su cantidad, ni el instante en que entró en contacto con el producto.

Las exposiciones en los pequeños animales a sustancias potencialmente tóxicas, pueden ser superficiales o cutáneas, oculares, de la vía respiratoria y, lo más frecuente, por la vía oral.

TOXICIDAD POR RODENTICIDAS
Los pesticidas representan alrededor del 25 por cien de las exposiciones a toxinas de las mascotas. Los rodenticidas que nos encontramos con más frecuencia en los perros son los anticoagulantes, la estricnina, el fosfuro de zinc y la brometalina.

La presencia de perros con disnea e intolerancia al ejercicio relacionado con hemorragias intrapulmonares o intratorácicas debe hacernos pensar en una intoxicación por rodenticidas anticoagulantes.

La brometalina es el compuesto activo de algunos rodenticidas. Provoca temblores musculares, convulsiones, hiperreflexia de patas traseras, y muerte. Si no se produce un desenlace fatal, los síntomas pueden durar hasta doce días.

La estricnina provocará en los animales que la han ingerido cierta intranquilidad y tensión para acusar una importante rigidez minutos u horas después de la exposición. La temperatura rectal puede encontrarse elevada debido a la hiperactividad muscular.

El fosfuro de zinc ha sustituido a la estricnina en aquellos lugares en que ha sido prohibida para el control de roedores y topos. Los animales intoxicados por este rodenticida presentan signos que evolucionan con rapidez. Habrá letargo, anorexia, disnea, vómitos (ocasionalmente con sangre), ataxia, agitación, temblores musculares, debilidad, postración y muerte.

Los animales intoxicados podrán presentar los síntomas entre unos pocos minutos y algunas horas después según la vía de entrada, la dosis, y el producto químico. Los perros suelen presentar sialorrea, anorexia, vómitos, diarrea, epifora, miosis, midriasis, disnea, diuresis excesiva y bradicardia o taquicardia. También podremos observar ataxia, debilidad y fasciculaciones musculares.

Entre los insecticidas que usamos con más frecuencia y que pueden causar toxicidad, siempre y cuando no se usen adecuadamente, encontramos:
Las piretrinas y los piretroides están presentes en numerosos productos de uso veterinario que usamos para evitar que vuestros perros sean parasitados por pulgas y garrapatas. Su toxicidad es muy baja en los mamíferos y cuando se emplean siguiendo las instrucciones del fabricante, no deberían inducir efectos nocivos.

El amitraz es un pesticida que se encuentra presente en algunos collares antigarrapatas para perros. La toxicosis puede presentarse en los perros que ingieren todo el collar o una parte importante del mismo, aunque es evidente que cuanto más tiempo haya pasado desde que se le colocó al perro hasta que lo tragó, los efectos de toxicidad serán mucho menores.

AMITRAZ
Otra vía de intoxicación por amitraz es cuando se usa por vía tópica para el tratamiento de la sarna demodecica. Este producto, una vez diluido en agua, presenta un aspecto similar a la leche.

Los signos clínicos de toxicosis suelen comenzar una hora después de la ingestión, en ocasiones a los treinta minutos. Los síntomas suelen ser graves, pero a menudo son transitorios y raramente mortales.

ACEITES BOTÁNICOS
La intoxicación por aceites botánicos se produce porque algunos productos los han incorporado dadas sus propiedades antiparasitarias. La intoxicación debida a ellos se produce cuando se usan en concentraciones excesivamente altas. Los síntomas que se van a presentar son: salivación, vómitos, diarrea y depresión del sistema nervioso central. Otros signos observados en exposiciones graves son los temblores musculares, la hipotermia, la hipotensión, la ataxia y la midriasis. Las convulsiones y la muerte, aunque raramente, se pueden presentar.

El aceite de poleo ha sido utilizado desde hace mucho tiempo como repelente de pulgas, y su componente activo, da lugar a un metabolito tóxico, que es hepatotóxico. En los perros se ha descrito necrosis hepática masiva tras la aplicación tópica del aceite.

Otro aceite potencialmente tóxico es el que se obtiene de las hojas del árbol del té australiano.

Otros insecticidas también tienen potenciales efectos tóxicos sobre nuestros perros.

Muchos de ellos se utilizan por vía tópica. Las reacciones adversas notificadas, como la salivación o la irritación cutánea secundarias a exposiciones orales o dérmicas pueden deberse a los excipientes presentes en las formulaciones. Los signos que pueden provocar son leves y autolimitados, y carecen de importancia, por lo que no creo conveniente extenderme sobre ellos. Poseen un amplio margen de seguridad, y sólo, si se usan de manera irracional pueden provocar problemas dignos de consideración. Ya lo apunté en un artículo anterior: la mejor y única manera de que no haya un mal uso de estos productos es que sea vuestro veterinario el que los prescriba, con la ventaja añadida de que sabrá explicarnos cómo y cuándo utilizarlos.

En un próximo artículo os hablaré de otras sustancias que pueden provocar intoxicaciones en vuestros perros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios