www.elmundodelperro.net

Actividades con cachorros en la ciudad

Actividades con cachorros en la ciudad
Texto: Cristina Muro – AEPA Euskadi, www.aepa-euskadi.org

El cachorro, a partir de los tres meses y si ya ha acabado su programa de vacunación, debería tener la posibilidad de oler e investigar cada metro cuadrado de los alrededores de nuestra casa. No tendríamos que imponer ninguna prisa, dejándole detenerse el tiempo necesario en cada hoja, olor a pis, farola, rueda de coche o puerta de garaje que se abre o se cierra delante de él. Él no se detiene porque sea terco o cabezota o porque intente dominarnos, sino porque necesita examinar y asimilar todas esas cosas que descubre.
Todo es nuevo para él y todo debe ser procesado por su joven cerebro, así que debemos comprender que tanto los tiempos de observación como los de procesamiento y de parada son necesarios. Más aún, si está cansado y el paseo supera los diez minutos. Aprendamos a pararnos siempre que el cachorro se pare. Usemos también alguna palabra junto con un premio para desviar la atención del cachorro en caso de que haya cosas que prefiramos que evite, pero usemos esa palabra con mucha moderación.

La palabra “toma” funciona muy bien porque casi todo el mundo la usa para darle algo agradable y el cachorro la aprende enseguida. Si la vamos a usar le tendremos que dar un premio como le hemos anunciado, ¡no le engañemos!

DESCUBRIR EL MUNDO
Además del paseo, propongo una serie de actividades para la ciudad, adecuadas a la edad del perro y sencillas de realizar. Como veremos, no hace falta vivir en el campo ni planear actividades complicadas para encontrar cosas estimulantes que pueden agradar y beneficiar a nuestro cachorro.

Las actividades que propongo se pueden enlazar unas con otras (pasear-observar-pasear o texturas-buscar premios-pasear) pero el tiempo total de las actividades no debería ser superior a los 20 minutos.

PASEAR A SU RITMO
Cuando el cachorro alcanza una edad de entre 3 y 5 meses, podemos hacer algún paseo por nuestro barrio algo más largo que dar la vuelta a la manzana. Se pueden hacer alrededor de tres o cuatro paseos al día y cada paseo puede durar unos 15 minutos.

OBSERVAR EL BARRIO DESDE UN BANCO
Podemos elegir un banco de nuestro barrio que esté en un lugar tranquilo pero desde donde se puedan escuchar ruidos de tráfico, de gente, o donde lleguen olores interesantes (restaurante, pastelería, carnicería…). Seguramente también habrá cosas que llamen la atención del cachorro, como niños o gente paseando con bolsas.

PASEO CON OTROS PERROS Y PERSONAS “EDUCADOS”
Nuestro cachorro aprenderá mucho de otros perros adultos, en especial a saludar de forma adecuada. Es muy importante que sus primeros encuentros sean agradables y por eso es muy necesario conocer perros “educados” (los perros “educados” en el sentido canino son aquéllos que en los encuentros con otros perros se giran, se aproximan haciendo una curva, se cambian de lado si es necesario, etcétera). Podemos quedar con perros adultos educados conocidos o, en su defecto, con perros que lleven arneses y correas largas.

BUSCAR PREMIOS
Buscamos una zona tranquila y limpia (cerca de las iglesias siempre suele haber algún sitio así), luego ponemos un nombre a este juego y se lo decimos al cachorro antes de comenzar, por ejemplo: “¿quieres buscar premios?”. En ese momento le enseñamos dos trocitos de comida y los dejamos caer al suelo justo debajo de su nariz, el cachorrito los conseguirá fácilmente y nos volverá a mirar. Cogemos entonces cinco trocitos, se los enseñamos y volvemos a dejarlos caer. Esta vez es posible que el cachorro tarde un poco más en encontrarlos y puede que se canse (ellos tienen tiempos de concentración muy cortos), así que después de esta segunda vez le ofrecemos otro premio para detener la actividad y nos vamos.

PROBAR NUEVAS TEXTURAS
Pasar de la carretera a la acera, acercarse a una rejilla que esté en el suelo, caminar sobre felpudos, alfombras o superficies rugosas, pisar un suelo de madera, la hierba o la arena del parque…, en la ciudad podemos encontrar texturas de suelo distintas que el cachorro aprenderá a reconocer.

CONOCER ELEMENTOS ARQUITECTÓNICOS
Subir y bajar una rampa, dar la vuelta a una fuente que salpica, pasar por un puente, subir o bajar algunas escaleras bajas…, todas estas experiencias pueden resultar muy novedosas, pero tenemos que recordar que no debemos forzar nada, ni guiar con señuelos ni premiar por hacerlo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8