www.elmundodelperro.net

Perros, mushers y trineos contra la difteria

La gran carrera de Nome

La gran carrera de Nome
Texto y fotografías: Jordi Canal-Soler. Para saber más: http://www.iditarod.com


En 1925, en lo más crudo del peor invierno en veinte años, el pueblo de Nome, en Alaska, se quedó aislado del mundo con un brote de difteria. El pueblo había sido fundado en 1898 a raíz del descubrimiento de oro en un río cercano. La fiebre del oro atrajo a miles de personas, y aunque muchas de ellas se fueron posteriormente, en 1925 todavía residía ahí una gran comunidad de cerca de 10.000 personas, incluyendo a los nativos Iñupiaq que, junto a los niños, eran los más propensos a infectarse.
El doctor Curtis Welch, la autoridad médica de Nome, no tenía suficientes dosis de antitoxina para todos. Se decidió pedirlas a Anchorage, la ciudad más grande de Alaska, que está a más de 1.600 kilómetros de distancia. El frío de ese invierno fue tan duro que ni los aviones podían sobrevolar ni los barcos podían navegar por el mar helado. La única manera de poder transportar las vacunas era por tierra.

20 MUSHERS Y MUCHA URGENCIA
En Anchorage se consiguieron 300.000 dosis de antitoxina contra la difteria, lo que ocupaba el espacio de una caja mediana. Desde Anchorage a Nenana, al norte, las enviaron en tren. A partir de ahí ya no había ni carreteras ni vías, solamente el bosque y la tundra helados de Alaska se extendían hasta Nome.

El primero de los trineos salió de Nenana el 27 de enero. Lo conducía Wild Bill Shannon, un experimentado musher. A las vacunas les quedaban 1.062 km (660 millas) para llegar a su destino final. Sería un viaje muy duro. El viento, la noche polar, el hielo, la nieve y temperaturas de -52ºC acompañaron a los mushers y a sus perros durante el trayecto. Wild Bill recorrió 84 kilómetros, pero con esas condiciones fue suficiente como para que llegara a Minto con hipotermia y la cara medio congelada. Siguiendo la ruta a través de las montañas y valles nevados del interior de Alaska, los sucesivos relevos recorrieron el margen del río Tanana y luego el Yukon hasta Kaltag. El relevo de trineos había tardado 127,5 horas para recorrer el trayecto de Nenana hasta Nome.

HÉROES CANINOS
“Casen” y “Balto”, los protagonistas de la llegada a Nome, se hicieron famosos. De la noche a la mañana los periódicos y la radio hicieron sus nombres conocidos en todo el país. Hasta el mismo presidente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge, les felicitó por la heroicidad mostrada. Sólo diez meses después de la carrera hasta Nome, en medio del Central Park de Nueva York se erigió una estatua en honor a “Balto” esculpida por Frederick Roth, en cuya inauguración estuvieron presentes tanto él como “Casen”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

Noticias relacionadas


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8