www.elmundodelperro.net

Perro-Hombre, amor a primera vista

Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Es un hecho: el flechazo, el amor a primera vista entre el perro y el hombre existe; es incluso un fenómeno frecuente. De repente, sin saber por qué, nace un intenso sentimiento de amistad y un lazo instantáneo de crea. ¿Por qué?

EL FLECHAZO CANINO

El perro es un campeón de la comunicación; al observarnos sigue atentamente todos nuestros gestos, escucha las entonaciones de nuestra voz, olfatea nuestros olores. Si en nuestro ser y comportamiento nada le disgusta, si no hay desconfianza ni miedo, enseguida se sentirá atraído por nosotros y nos demostrara que está preparado para querernos y sernos fiel. El flechazo es, pues, ante todo un sentimiento canino explicable.

Una de las facultades naturales de nuestros amigos consiste en podernos juzgar para saber si representamos un peligro. Antes de dejarnos acercar o entrar en los límites de su terreno el animal pondrá en marcha casa uno de sus privilegiados instintos. En la mitología griega está perfectamente representado aquel instinto de guardián. <>, monstruo canino con múltiples cabezas, vigilaba incansablemente las puertas de Hades, que llevaban al infierno, donde los vivos no debían entrar ni los muertos salir. Solo Hércules, encantando al guardián con los sonidos de si lira, logro penetrar en el prohibido infierno. Nuestros <> actualmente no necesitan notas suaves para acercársenos. En el primer tiempo es el perro el que decide de nuestra mutua relación. Mientras nos impiden entrar en su territorio nos observan; sólo después comunicaran con nosotros. Las demostraciones alegres de cariño, los gemidos, los saltitos con la cola latiendo rítmicamente son señales amistosas. Los gruñidos, los dorsos con el pelo erizado, los dientes descubiertos, los ronquidos, nos indican muy bien que no somos bien venidos.

Muchos factores pueden hacer que el animal desconfíe de nosotros. La mayoría de nuestros sentimientos y de nuestras emociones tienen olores particulares. Así el perro es capaz de detectar el miedo, el estrés, la agresividad, la indiferencia. Es capaz de analizarnos profundamente al percibir nuestro sudor, al ver nuestros gestos, nuestro comportamiento, al oír nuestros sonidos.

En los Estados Unidos los jefes de personal de empresas buscando trabajadores no dudan en recurrir a las reacciones de los perros para hacerse con una opinión del carácter de los que se presentan. Los individuos desequilibrados, miedosos, fatigados o enfermos se ven rápidamente detectados por los animales, los cuales, claro está, están bien entrenados para no acercarse demasiado a las personas y para no mostrarse nunca agresivos.

EL FLECHAZO HUMANO
Hemos hablado del flechazo que nace entre el perro y el hombre gracias a un primer reflejo amistoso del primero. Pero el inverso también existe. Muchas personas afirman haber escogido deliberadamente a un compañero en particular porque le atraía más que otros. Y eso no solamente porque su aspecto físico, su talla, su color, su salud les convencían más, sino por que sí. De hecho, en el hombre lo que primero miramos, en general, es la mirada. La tristeza, el dolor, el cansancio, la soledad canina nos llega en seguida al corazón; pero también nos atraen la alegría, las ganas de vivir y de jugar. Según sea nuestro carácter –maternal, deportivo, solitario– nos llama más la expresión de los ojos de un perro que la de otro de formas parecidas. Otras razones pueden ser decisivas: el tacto, por ejemplo, pues en el adulto siempre perdura una parte de niño que fuimos y nos encanta, nos complace, recorrer con las manos el pelaje suave de nuestro amigo. El recuerdo de otro perro querido y desaparecido y en algo parecido al que tenemos enfrente puede influir en nuestra decisión.

Sin embargo, es evidente que ningún flechazo es unilateral; el verdadero amor a primera vista se basa sobre unos sentimientos recíprocos, una compenetración, una confianza, una atracción mutua. Así nacen las más profundas amistades, las que equilibran, sensibilizan, llenan de felicidad la vida de dos seres que en un principio no estaban hechos para vivir juntos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8