www.elmundodelperro.net
«Elizabeth Taylor D'Aslaya». Prop.: D'Aslaya.
Ampliar
«Elizabeth Taylor D'Aslaya». Prop.: D'Aslaya.

Bullmastiff: Equilibrado y seguro de sí mismo

El esfuerzo valió la pena. El Bullmastiff, además de poseer un aspecto imponente y disuasorio, destaca por su característica forma de apreciada ya que mide muy bien su fuerza y nunca ataca para hacer daño. Sin usar su potente boca, empujaba a los ladrones y, con el peso de su cuerpo, se les echaba encima para inmovilizarles y mantenerles así hasta que llegaba ayuda.

  • Cachorro del criadero Tianiko Bullmastiffs.


  • «Bullmeredith the Godfather». Prop.: D'Aslaya y Kendrakan.


  • «Essentia Diva Divine Del Gorg Negre». Prop.: Del Gorg Negre. Foto Alberto Nevado.


  • «Eddie Murphy». Criador Alejandro Ortega (Tianiko Bullmastiffs) Prop.: Alberto José Torres Moreno.

La raza fue evolucionando hasta llegar a convertirse en el Bullmastiff que hoy conocemos y en el que tuvo una gran influencia el trabajo de Sam E. Moseley que lo definía como un perro «fiel e intrépido pero no feroz», aunque desde su reconocimiento en 1924 por el Kennel Club su estándar ha sufrido muy pocas variaciones. Con un 40 por 100 de Bulldog, un 60 por 100 de Mastiff y un tamaño a medio camino entre los dos, el Bullmastiff parece un Mastiff con cabeza de Bulldog. Tal era la popularidad que alcanzó que no tardaría en extenderse no sólo por el resto de Europa y Norteamérica sino también por Asia y América del Sur. Tampoco se ha quedado atrás en las exposiciones caninas que provocaron un cambio en su pelaje: han desaparecido las listas oscuras que le proporcionaban un enigmático aspecto muy adecuado para su trabajo nocturno, por una tonalidad leonada si bien conserva su antifaz negro. Desde que la raza fuera oficialmente reconocida ya no se han llevado a cabo más cruces entre Bulldog y Mastiff sino que el Bullmastiff ha sido criado como raza pura.

Pero si su aspecto ha cambiado desde los antiguos ejemplares no lo ha hecho su carácter. Es un guardián muy apreciado por su inteligencia, discreción y eficacia. Además, es poco ladrador, muy casero y moderadamente activo, por lo que se adapta perfectamente a la vida familiar. No es un perro de un solo amo, acepta órdenes de todos los miembros de la casa y es especialmente paciente y cuidadoso con los niños. Parece que es consciente de su propia fuerza y en muy raras ocasiones hace uso de ella: sabe que su presencia es lo suficientemente intimidante como para disuadir a cualquiera que se presente con malas intenciones. Esto se debe a que no fue creado para ser agresivo sino para mostrarse equilibrado en su labor de guardián y defensor de los suyos aunque nunca debemos olvidar que, a pesar de este autocontrol, en situaciones de verdadero peligro defenderá a los suyos aun a costa de su propia vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios