www.elmundodelperro.net

Cuidado con la deshidratación

Foto: Carlos Martín Blas.
Ampliar
Foto: Carlos Martín Blas.
El agua que contiene el organismo de un animal no es constante, ya que entra por la bebida, se crea por metabolismo y también se elimina (transpiración, heces, orina…). Las pérdidas de agua se pueden llevar a cabo de dos formas, la fisiológica y la patológica.
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Las pérdidas fisiológicas son normales y no tienen ninguna relación con patologías o enfermedades; dentro de estas pérdidas fisiológicas están la orina, las heces y la transpiración.

Las pérdidas patológicas son aquellas que se producen por patologías o enfermedades; dentro de estas pérdidas tendremos la orina, eliminación excesiva en determinadas enfermedades (diabetes, cistitis, piómetras…); las heces, eliminación excesiva en determinadas enfermedades (parvovirosis, gastroenteritis…); los vómitos y las hemorragias.

La pérdida excesiva de agua conduce a una disminución de la elasticidad de la piel del animal, que podremos comprobar cuando la pellizcamos: si se mantiene la posición de la piel pellizcada, el animal estará deshidratado; pero si tras el pellizco la piel vuelve inmediatamente a su posición, el animal estará en un perfecto estado de hidratación.

Debemos insistir en que si la deshidratación alcanza el 15 por 100 de la pérdida de agua y no se interviene con urgencia el animal tendrá una muerte segura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

2 comentarios