www.elmundodelperro.net

Perros curativos

Perros curativos
Ampliar

Texto: Beatriz Moragues Pérez

Se han realizado multitud de estudios donde se demuestra que los animales de compañía son extraordinarios aliados en los momentos difíciles. Por ejemplo, se sabe que las personas que pasan por un periodo de duelo de un ser querido se deprimen y se aíslan menos si comparten su vida con un compañero de cuatro patas.
Específicamente, los perros favorecen las relaciones entre las personas, ya que la comunicación surge espontánea con los dueños de otros canes. James Serpell, de la Universidad de Cambridge, expone en su investigación que quienes adquieren un perro mejoran su salud, aunque solamente sea por hacer más ejercicio al sacarlos a pasear. También un estudio de la Universidad de Queen, en Belfast, llevado a cabo por la doctora Wells, asegura que convivir con un perro es beneficioso para la salud. La investigación ratifica que el estrés es menor en los dueños de perros, y que se recuperan mejor de las enfermedades.

En Estados Unidos existen más de dos mil proyectos de visitas de animales, especialmente perros, a asilos, hospitales, cárceles y orfanatos. Está comprobado que esas visitas resultan muy beneficiosas para los niños, especialmente para los que están enfermos con prolongadas estancias en hospitales. También los ancianos aguardan con ilusión la cita con sus amigos caninos. Y en las cárceles se ha comprobado que la compañía de estos animales reducen los suicidios, la violencia y mejora las relaciones entre el personal de la prisión y los presos. Por otra parte, una pionera terapia con perros que se lleva a cabo desde hace dos años en la prisión provincial de Teixeiro (Ourense), va a ser exportada a otros centros del país, pues se ha comprobado que aumenta la autoestima y la responsabilidad de los internos, al tiempo que disminuye la ansiedad y la depresión.

Resulta sorprendente cómo los perros parecen adivinar el estado en el que se encuentran sus dueños. La señora von der Heyde, de Alemania, cuenta cómo su perro cambió de actitud un día que llegó a casa con un problema en el pie. En lugar de recibirla saltando, como era su costumbre, se quedó mirándola e inmóvil a su lado “como para consolarme”. También hay personas que padecen migrañas y sus perros tienden a lamerles el lado en el cual sufren el dolor, como si detectasen algo extraño. Asímismo, los perros perciben el estado anímico de sus compañeros humanos, como lo evidencia la increíble historia de “William”. Su dueña estaba viviendo un delicado momento en su matrimonio, hasta el punto de pensar en el suicidio. Súbitamente, “William” corrió hacia ella y comenzó a gruñirle, cosa que no había hecho nunca en sus quince años de vida. La mujer se asustó, dejó las pastillas que iba a tomar para poner fin a su vida y se sentó en el sofá. El perro saltó sobre ella y empezó a lamerle impetuosamente la cara, mientras todo él temblaba.

Como hemos dicho, algunas residencias de ancianos también cuentan con la ayuda de estos maravillosos animales de cuatro patas. Es indudable que tienen el poder de confortar, incentivar y sacar a algunas personas mayores de su introspección permanente. Pero también aquí son capaces de ir más allá. “Chad” visita a su dueña en una residencia de Inglaterra. Allí se relaciona con todos los ancianos y tiene un contacto muy especial con una mujer. Esta señora enfermó y, cuando sentía que llegaba su hora, quiso que le trajeran a “Chad”. El perro llegó, apoyó su cabeza sobre la cama y así estuvo tres horas, hasta que la mujer falleció.

El tema de los perros que detectan los ataques de epilepsia es sumamente curioso. Christine Murray tiene una perra mestiza, “Annie”, que minutos antes de que sufra un ataque salta sobre ella y empieza a lamerle frenéticamente la cara. Christine se echa sobre la cama y en escasos momentos le llega el ataque. “Es asombroso –dice-, no puedo explicarlo, no sé por qué. Pero “Annie” sabe cuándo estoy a punto de tener un ataque”. Antiguamente, la epilepsia se creía que era una enfermedad sagrada, y también una posesión maligna. Afortunadamente, los tiempos han cambiado para bien y, actualmente, tener un perro puede modificar radicalmente la calidad de vida del enfermo. A estas personas les puede sobrevenir un ataque en cualquier momento, cuando están en la calle o en sus casas, y la pérdida repentina de conciencia resulta tremendamente peligrosa para su integridad física. Por ello, saber cuándo van a padecer un ataque mejora su día a día considerablemente.

El caso de la señora Brown-Griffin detalla muy bien la importancia de los canes en esta enfermedad. Esta mujer tiene que soportar varios ataques por semana, y no pudo salir de casa hasta poseer un perro de rescate llamado Rupert: “El perro siente, hasta cincuenta minutos antes, que voy a tener un ataque y me golpea dos veces con la pata, con lo que me da tiempo de buscar un lugar seguro. Puede incluso oprimir un botón en mi teléfono y ladrar cuando tiene respuesta a fin de obtener ayuda y, si piensa que voy a tener un ataque cuando me baño, quita el tapón. Simplemente no puedo imaginarme la vida sin él”. Es importante aclarar que aunque hay perros a los que se les entrena para detectar esta enfermedad, también los hay que lo hacen espontáneamente, sin ningún tipo de adiestramiento.

Por otra parte, y para terminar este apartado, comentar un artículo que se publicó en la prestigiosa revista Lancet sobre una mujer que sufrió un cáncer de piel. Los doctores Williams y Pembroke, del departamento de dermatología del King´s College Hospital de Londres fueron sus autores. “La primera noticia que la mujer tuvo de la lesión se debió a que su perra la olfateaba constantemente. La perra no mostró interés en otros lunares del cuerpo de la paciente, pero solía pasar varios minutos por día olfateando intencionadamente la lesión, incluso a través de los pantalones de la paciente. A resultas de eso, la mujer fue aumentando sus sospechas. Este ritual continuó durante varios meses y culminó en el intento de la perra de morder la lesión cuando la paciente usaba pantalones cortos, lo cual la obligó a realizar una nueva consulta médica. Muy probablemente esta perra ha salvado la vida de su ama al estimularla a buscar tratamiento cuando la lesión todavía se hallaba en una etapa incipiente y curable”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios