www.elmundodelperro.net
Argentina de Ayelchen. Prop.: Ayelchen.
Ampliar
Argentina de Ayelchen. Prop.: Ayelchen.

Convivencia con un Dogo Argentino

Texto: Sandra Roldan García (Ayelchen Dogos Argentinos).

En casa vivíamos con “Kira”, una Braco Alemán, y nos apetecía tener un nuevo miembro en la familia, así que me puse a buscar razas de perro. Cuando vi al Dogo Argentino en la pantalla del ordenador directamente dije: "quiero éste". Me enamoré desde el primer momento, esa fuerte estructura, su mirada intensa y su manto blanco, fue lo que me impactó.

Después vino la búsqueda e informarnos mucho sobre esta raza. La gente nos daba variadas opiniones al estar catalogados como Perro Potencialmente Peligroso (PPP). Unos decían que eran peligrosísimos, que cómo se nos ocurría traer un perro así a casa, que no podría convivir con otra perra en el mismo lugar... En cambio, otros nos comentaban que no depende de la raza, sino de cómo eduques al perro, que no hay razas peligrosas sino personas irresponsables. Y así, con el paso del tiempo, nos fuimos dando cuenta de que era verdad, que da igual la raza, que lo que importa es cómo eduques a tu perro, ¿Por qué discriminar? ¿Por una lista que existe en este país, donde aparecen unas determinadas razas y que se hizo por la conveniencia de cada uno de los que formaron ese tribunal? No es así.

Después de buscar, logramos traer una cachorra de dos meses que provenía de un particular. La llamamos “Sasha” y sólo llegar a casa y levantar su cabeza, supe que nada de peligro podía haber en esa cachorra que miraba con esos ojos tan tiernos. Una de las cosas que nos aconsejaron para ejercer el liderazgo sobre ella era que, a medida que fuera creciendo, cuando comiera, debíamos sacarle la comida de su boca o quitarle el cacharro de pienso. La primera vez que se lo hice, la pobre se sentó y me miró con cara de pena, como pensando, ¿Por qué me quitas la comida? Comprendí que con esa perra iba a ser una pérdida de tiempo realizar ese ejercicio porque no tenía nada de agresividad. Aun así, es bueno que el que comienza a convivir con un perro pueda realizarle esto desde pequeño.

“Sasha” salía al parque todos los días y se relacionaba con otros perros desde el minuto uno, no había ningún problema en ella. Y “Kira” la acogió perfectamente. La convivencia con un perro también es beneficiosa para el propietario en el tema de las relaciones, porque hace que se abra más a la gente, ya que tienes que pasearle, te encuentras con otras personas con perro y al fin y al cruzarte con ellos a diario, muchas veces, incluso te haces amigo de ellos.

Es importante que el cachorro se adapte a nuestra forma de vida considerando sus cualidades, y lo mejor es crear un vínculo entre él y la familia para convivir lo mejor posible. Su educación debe de ser firme, pero sin brusquedad. El Dogo Argentino es un perro muy cariñoso y necesita la afectividad de la familia. A veces aparecen vínculos muy intensos entre ellos y sus dueños, que con una sola mirada basta para saber qué le pasa.

Suelen encantarles los niños. Así que una familia con niños será la perfecta para su sociabilización, porque los niños les enseñan desde pequeños. Además de que contribuye a su desarrollo físico, también lo hace de una manera psicoeducativa. A través del juego y la convivencia diaria enseñan innumerables valores muy nutritivos para cualquier niño, tales como el respeto, la lealtad, la confianza, la empatía, la responsabilidad, el compromiso. Los niños aprenden del perro y el perro, de ellos.

También los Dogos Argentinos son perros que necesitan ejercicio, ya que tienen un excelente físico para ello. Así que si te gusta el deporte, es un perro ideal para hacerte compañía en tus actividades deportivas. Y conservan una nobleza excepcional.

Los cachorros crecen a gran velocidad, y desde que llegan a casa hasta que cumplen un año nos parece que el tiempo pasa volando.

Nuestra experiencia fue muy buena en la convivencia con un Dogo Argentino, “Sasha” acataba siempre las órdenes que se le daban. Después de un tiempo, vas conociendo más la raza y, como he dicho desde el primer momento, te vas enamorando de ella. Son perros espectaculares y ves que todo lo que tiene la gente contra ellos son prejuicios, y que se debería de conocer esta raza en España, porque creo que es la gran desconocida.

Fue tan grata la convivencia que después de unos años decidimos que había que ampliar la familia. Y no iba a ser de otra forma que siguiendo con esta hermosa raza. Así que en la actualidad contamos con siete Dogos Argentinos que forman parte de nuestra familia, y me alegro del día que pude conocer esta raza que cambió totalmente nuestra vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

3 comentarios