www.elmundodelperro.net

Juegos y deportes de verano

Foto: José Ignacio Cembellín López.
Ampliar
Foto: José Ignacio Cembellín López.

Texto: Almudena Villegas.

Hemos comenzado la época estival y, con ella, nuestro periodo de asueto. Es en esta etapa, cuando los días se hacen interminables y las horas de calor, agotadoras, no sabemos qué hacer con nuestras mascotas. Resulta ridículo pensar que en las temporadas que disfrutamos menos de tiempo libre siempre andamos pensando cómo nos organizaríamos y disfrutaríamos con nuestro perro si gozásemos de más tiempo libre y, cuando finalmente tenemos lo deseado, nunca buscamos un sitio para disfrutar con nuestra mascota. Por eso, en este artículo ofrecemos una serie de ideas para aquellos amos que en este tiempo no sepan qué hacer con sus canes.

Foto: Silvia Cid García.
Ampliar
Foto: Silvia Cid García.

El primer deporte del que vamos a hablar es del agility, ahora en pleno auge en España. Este tipo de entretenimiento proporciona al can y a su propietario una relación mucho más estrecha y coordinada. La historia de este deporte es reciente.

AGILITY

Tuvo sus inicios en la ciudad de Londres, en el año 1978 y el motivo fue la exposición canina Crufts Dog Show. La causa no es otra que las largas horas muertas que había entre una exposición y otra, lo que convertía la exhibición en algo tremendamente arduo para su público y los participantes. De esta forma, John Varley, miembro del comité organizador del certamen y responsable de las actividades destinadas a cubrir los tiempos muertos, crea el agility. Varley, gran amante de los perros y de los caballos, tuvo la idea de adaptar al perro a una especie de Jumping hípico protagonizado por canes en un recorrido rápido superando obstáculos coloreados en una carrera contrarreloj.

Sin embargo, la aceptación de este nuevo deporte la catapultó la colaboración de Peter Meanwell, uno de los adiestradores caninos con mayor prestigio en esa época en Inglaterra. El objetivo era conseguir un espectáculo en el cual tanto los dueños como las mascotas disfrutaran igualmente, junto con el público en general. Así, Meanwell, basándose en la idea de Varley, confeccionó los obstáculos, reglamentos y puntuaciones. Así empezó en Inglaterra este nuevo deporte apto para el gran público: el agility. Los canes subían rampas, saltaban vallas, salvaban obstáculos, etcétera, mientras los dueños corrían a su lado dirigiendo sus pasos.

El éxito del agility radica en que en esta disciplina no se limita a los canes por distinción de razas, peso edad o sexo, muy al contrario, está abierta a todos los perros sin limitación de raza, pureza o tamaño, salvando las restricciones propias de este deporte, es decir, que los perros no posean incapacidad física o imposibilidad que les incapacite para correr, saltar o hacer ejercicio. El único inconveniente, si se le puede denominar así, es que los canes tienen que ser mayores de 15 meses.

El agility está implantado en España y ahora casi todas las grandes urbes disponen de grupos que practican este deporte, ya que esta disciplina está indicada sobre todo para todos aquellos canes que viven en las grandes ciudades y no disponen de espacios amplios donde poder hacer ejercicio ni relacionarse con otros perros. Con método, los propietarios y los perros mejoran su capacidad de relación tanto con sus dueños como con otros canes.

El único defecto que se aprecia en esta actividad es que el agility está pensado para perros obedientes y, para ello, deben comenzar su educación cuando todavía es un cachorro. El juego en sí consiste en que el perro participante deberá pasar una pista de obstáculos siguiendo las órdenes de un guía. El éxito lo condicionan el menor tiempo empleado y las mínimas penalizaciones al enfrentarse el perro a los distintos obstáculos, como son saltos, ruedas, rampas, bancos, balancines y túneles. Animamos a todos aquellos propietarios que quieran disfrutar de un buen rato a que practiquen con sus canes este deporte.

FRISBEE

Otro ejercicio que recomendamos es el tiro del disco volador, deporte que se puede practicar en cualquier lugar que disponga de un espacio amplio. Sabemos que el tema está muy manido, pero se lo recomendamos ya que muchos propietarios tienen la errónea idea de que su perro no va conseguir alcanzar el disco, y mucho menos devolvérselo. Pero no se preocupen, este juego es mucho más fácil de lo que parece y puede hacerles pasar un buen rato.

Vamos a dar algunos consejos para que consigan resultados en el menos tiempo posible:

1- Lo primero que se debe lograr es generar algún tipo de motivación en su perro para que éste responda mejor a su instrucción. Así, comenzamos llamando al perro por su nombre y dándole algunos caprichos, como trocitos de salchicha o queso. Repetimos esto unas cuantas veces en un determinado horario hasta que él busque ansiosamente ese gusto. El secreto aquí estará en darle una pequeña cantidad, la suficiente para que la pueda tragar rápidamente y buscar aún más. Una vez que nuestra mascota haya aprendido a asociar la llamada en un determinado horario con la cuestión de que tenemos algo bueno para darle comer, ya será tiempo de introducir el disco volador.

2- Ahora tendremos que tirar el disco volador al suelo no muy lejos con su parte hueca hacia arriba. Si el can sigue al disco volador, le animaremos dándole de nuevo algunos premios. Si, por el contrario, el perro se queda parado mirando el disco, tiraremos el premio sobre el disco y felicitaremos a su can cuando lo coma. Es muy importante animar al can siempre que lo haga bien para estimularle.

3-Esta parte es más sencilla, cuando la mascota ya esté acostumbrado a seguir al disco al tirarlo al suelo, comenzaremos a lanzarlo al aire. Otra vez, cuando nos entregue el disco, lo mismo, lo felicitaremos y le premiaremos.

No debe preocuparnos el tiempo que tarde el perro en conseguir dominar el juego, lo importante es que siempre le animemos e incentivemos, pues hay canes que requieren menos tiempo y otros que lo hacen más deprisa, pero al final todos terminan aprendiendo, eso es seguro.

4- La última etapa es la más arbitraria: el can ya ha aprendido las reglas del juego, ahora nos toca ponérselo más difícil. Aquí tendremos que reducir también la ingesta de premios hasta que finalmente el can no reciba ninguno. Lo mejor de este deporte es que se puede practicar tanto en la playa como en la montaña, siempre y cuando exista espacio suficiente para lanzar el plato, y el resultado es un maravilloso dúo a la par que un resultado estético espectacular.

FLYBALL

Otro deporte muy interesante para practicar con nuestra mascota durante los meses de verano es el flyball, que tiene su origen en los años 70 de la mano del estadounidense Herbert Wagner. La primera exhibición con el flyball como protagonista se sitúa en California. Sin embargo, cuando realmente se toma en serio esta práctica no será hasta mucho más tarde, a finales de los 80, con la creación de la Asociación de Flyball de Norteamérica. El juego se basa en una carrera de relevos, donde la coordinación y la velocidad de los canes es fundamental. Hay dos equipos de cuatro perros cada uno; la competición se da en dos carriles distintos, los cuales incluyen cuatro saltos y una caja para la flyball cada uno. Los perros deben correr, saltar y recoger la bola que está en la caja accionando un pedal que se encuentra en ésta. Después, deben regresar por el mismo recorrido. Ni que decir tiene que lo asombroso de este deporte encumbra la pericia canina, la coordinación y la velocidad, lo que lleva a que amos, mascotas y público en general puedan disfrutar de unos apasionados momentos.

Como siempre, en todo juego tiene que haber un equipo ganador, en este caso es el que termine el recorrido en el menor tiempo. Una de las ventajas de este deporte es que puede competir cualquier perro, sin importar su raza o pureza.

NORMAS DEL JUEGO

Un momento muy importante en este juego lo representa la salida. El perro y el manejador deben ubicarse detrás de la línea de salida en todo momento, si alguna parte del cuerpo del perro o del manejador están tocando la línea se considerará una falta. Así mismo, las salidas en falso se considerarán faltas, y tras una, deberá reiniciarse la carrera. A la salida le sigue la carrera, en la cual participan los cuatro perros de cada equipo. Cada can deberá superar cuatro saltos llamados saltímetros colocados en sucesión y liberar una bola de la caja situada al final del recorrido accionando un pedal colocado en la misma. Tras elsto, el perro deberá volver a la línea de salida trazando de nuevo el mismo recorrido que le llevó hasta la caja, pero esta vez al contrario. El segundo perro debe esperar hasta que el primero cruce la línea de salida para ser enviado a cubrir este recorrido.

En el flyball existen dos categorías de competición: la regular, en la que todos los perros son de la misma raza, y la multiraza, en la que se mezclan diferentes razas. La condición para practicar flyball es que el perro debe tener al menos diez meses de edad; también es importante que no sea agresivo con la gente ni con otros perros. En nuestro país se está implantando esta práctica poco a poco.

OTROS DEPORTES DE INTERÉS

Para finalizar, haremos un breve repaso a aquellos deportes muy arraigados en España pero que sólo se pueden practicar en determinadas zonas de la geografía española. El mushing con bicicleta se trata de sujetar a la bicicleta la línea de tiro por medio de un amortiguador. Normalmente, se practica con uno o dos perros. Hay varias categorías en las que sólo hay un perro, en la que el musher puede avanzar pedaleando, mientras que en la categoría de equipo con dos perros el vehículo debe ser tipo "patín" o bicicleta, pero ésta última, sin accionar los pedales. Para iniciarnos en el deporte del mushing, tan sólo necesitamis una bicicleta de montaña, una cuerda y a nuestro perro, buscar un camino poco transitado y empezar a probar.

Otra actividad deportiva que podemos practicar junto nuestros perros muy aconsejable es el canicross, que se compone de un conductor (musher) y, generalmente, uno o dos perros avanzando mediante fuerza física, es decir, corriendo. Los perros deberán estar unidos al conductor por la extremidad trasera de un arnés con un línea provista de un amortiguador de choque, que irá sujeto mediante un mosquetón a un cinturón lumbar de al menos siete centímetros. El conductor debe, en todo momento, correr detrás de los perros, y no se le permite adelantarlos ni tirar de ellos para que avancen. También podemos hacer senderismo con el can, esto es mucho más sencillo, pues sólo tendremos que dibujar una ruta en un camino rural y acudir a ella junto a nuestro perro dispuestos a afrontar una bonita la aventura.

Éstas son unas pocas ideas para los menos imaginativos a la hora de relacionarnos con nuestros perros, y que pueden brindarnos momentos de grandes satisfacciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Noticias relacionadas


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8