www.elmundodelperro.net

¿Sabe que ha hecho algo mal?

¿Sabe que ha hecho algo mal?
Ampliar

Texto: Nacho Sierra. Director de la Escuela de FP canina.

viernes 28 de abril de 2017, 11:46h

Es una afirmación bastante usual, aunque mal interpretada, de la conducta de nuestros canes. Los perros no pueden saber qué es el bien o el mal porque su cerebro y su tipo de inteligencia les impide reflexionar. Por esto los animales dan respuestas condicionadas emocionales de alegría o de miedo en función de los gestos, voces y acciones que aprenden de su dueño.

Esto hace que nosotros interpretemos, por ejemplo, que un perro está contento porque decimos “sabe que va salir a la calle”. Cuando la realidad es tan simple como que un perro está contento porque hay un estimulo asociado a un estímulo positivo que se produce de forma habitual, y éste le provoca estar contento. En ellos no existe el futuro, tan sólo un presente inmediato condicionado por el pasado y por un estado de ánimo que fue a su vez asociación en el pasado.

APRENDIZAJE POR ASOCIACIÓN

Es decir, los perros no pueden deducir, inducir, analizar o imaginar, tan sólo responden con conductas y emociones aprendidas por asociación. El intento científicamente frustrado, a pesar de la mucha divulgación comercial contraria de demostrar la conducta cognitiva en el perro, la llamada inteligencia por intuición o “insiht” fracasa actualmente en los experimentos científicos serios con perros y gatos, no así con chimpancés o delfines, que poseen este tipo de inteligencia.

En cualquier caso, los humanos tendemos a humanizar la conducta de nuestros perros e interpretamos las suyas como si fueran nuestras. Cuando llegamos a la casa y vemos que, por ejemplo, el perro ha roto algo o se ha hecho las necesidades en el piso, la primera vez solemos reaccionar con un gesto de desagrado, un castigo o quizás una palabra dura (un tono castigador). Este gesto quedará asociado a nuestra presencia en una situación similar. La próxima vez, el perro reaccionará con miedo al no poder saber en qué estado de ánimo llegamos, con independencia a que haya hecho algo malo. Muchas veces el perro anticipa su respuesta de miedo o alegría, y aprende a diferenciar cuándo venimos enfadados o no sólo por los gestos verbales y no verbales que todos realizamos cuando algo no nos gusta. Si hacemos la prueba de recibir a nuestro perro con alegría, como un día normal, ante la presencia de uno de esos actos no deseados, veremos que el animal rápidamente se alegrará. O al revés, probemos mostrarnos enfadados al llegar a casa y diga la típica frase, ¡qué has hecho!, cuando en verdad no ha hecho nada, y veremos que su reacción será de miedo.

LOS TIEMPOS EN SU APRENDIZAJE

El perro, por mera capacidad asociativa, no es capaz de entender dos sucesos que no se produzcan seguidos en el tiempo y siendo el límite máximo de asociación de seis segundos (tiempos medidos en laboratorio). Es decir, cuando el dueño llega a casa y reprende al animal, ya ha pasado dicho tiempo de más para que el animal no pueda asociarlo.Castigar o premiar al perro al llegar a casa por algo que ocurrió anteriormente a nuestra presencia es un acto inútil y no recomendable. El perro sólo podrá asociar lo que esté ocurriendo en ese mismo momento.

Por lo tanto, los perros no sienten venganza, tampoco sienten envidia, odio ni rencor, éstas son emociones humanas y no emociones caninas que, evidentemente, las tienen, pero son simples y básicas, como la alegría, el miedo, el alivio y la decepción (tristreza).

EJEMPLO NO EJEMPLIFICABLE

Una acción todavía utilizada por algunos propietarios desinformados es restregar el hocico en la orina que hizo su perro como supuesto castigo educativo. En primer lugar, aparte de ser un acto poco higiénico, no sirve absolutamente para nada, ya que incluso puede aprender a hacer lo mismo que se le hace. Es decir, no será el primer caso de perro que aprende a restregar su hocico en la orina o excrementos condicionados por sus dueños, que creían que de esta forma su perro iba a entender que no debía hacerlo más. El perro no es capaz de asociar que la acción castigadora es consecuencia del acto que realizó.

Tan sólo estos animales tienden a apartarse de sus dueños cuando llegan a casa o a temerles sin ser capaces de entender el motivo de tan repulsiva acción para nosotros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Sabe que ha hecho algo mal?

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    2405 | Mir - 20/08/2016 @ 19:40:48 (GMT+1)
    Muy buena explicación... Ahora... A aplicarla!!!!
    2404 | María Teresita Mazzola - 20/08/2016 @ 15:30:39 (GMT+1)
    Me parece muy bueno el dato para entender mas a nuestras mascotas y no cometer errores.
    2403 | María Fuensanta - 20/08/2016 @ 12:58:54 (GMT+1)
    Tengo un labrador de 17 meses que coge todo lo que puede y sale corriendo, no obedece y rompe lo que coge Que puedo hacer?
    2402 | Nika - 20/08/2016 @ 10:30:11 (GMT+1)
    Gracias por la informacion.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
    www.elmundodelperro.net
    Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8