www.elmundodelperro.net

¿A qué edad levantan la pata los machos? ¿Para qué?

Foto: José Laserna Gaitán.
Foto: José Laserna Gaitán.

Es muy corriente que los propietarios de perros machos se hagan esta pregunta y esperen ansiosos este acontecimiento como si se tratara de los primeros pasos que da un niño o la salida del primer diente. En la fase de cachorros no existen distinciones entre machos y hembras a la hora de realizar sus micciones; es a partir de los ocho o diez meses cuando estas diferencias se hacen palpables.

El perro macho eleva su pata trasera para dejar salir su orina, mantiene el cuerpo ladeado dirigiendo el pis hacia un lado intentando que caiga hacia abajo. Las hembras en determinados casos también pueden levantar la pata sin que ello suponga alteraciones psíquicas ni trastornos físicos. La manera de realizarlo es distinta que la del macho, soliendo dejar la pata que se levanta debajo del cuerpo y eliminando la orina hacia el suelo verticalmente.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los perros no realizan la micción sólo exclusivamente para vaciar su vejiga, sino que la micción también supone que nuestros perros están liberando sustancias olorosas muy particulares.

Es muy frecuente observar cómo los perros machos que salen a pasear realizan micciones muy cortas pero en gran número y si el paseo es suficientemente largo como para que tengan la posibilidad de marcar su territorio varias veces, veremos cómo nuestro amigo levanta la pata y apenas elimina unas gotas de orina, intentando eliminar aunque sea una gota para dejar constancia de que por ahí ha pasado “él”. Es por esa acción por la que queda de manifiesto que el hecho de orinar no es solo una necesidad fisiológica sino también un comportamiento social entre los perros.

La explicación a esta actitud la valoramos desde varios puntos de vista. El perro cuando marca su territorio está dejando una señal no sólo para los demás animales, sino para él mismo, ya que cuando vuelva a pasar por el espacio marcado es capaz de distinguir su propio olor y será consciente de que es su territorio y que por ese lugar ya ha pasado; esto es importante, pues puede servirle de orientación ante situaciones de pérdida o extravío. Por otro lado está marcando su territorio para los demás; esto no quiere decir que cuando un perro marca su territorio lo haga de forma amenazante, sino que está dejando una serie de pistas para los demás perros de quién es él, cuál es su condición sexual e incluso de cuándo y con qué frecuencia ha pasado por esa zona.

Aunque a nosotros nos parezca increíble los perros son capaces a partir de estas señales de crearse sus propios mapas caninos y obtener una serie de informaciones muy útiles para ellos. Las personas nos podemos preguntar por qué escoge esa manera de marcar su terreno y no elige la manera de realizarlo de las perras que parece más cómodo. Al dejar la orina en partes altas se evita por un lado que estas señales estén en contacto con el suelo y por tanto estén sujetas a cualquier modificación que pueda ocurrir; también se evita que el pis se seque, ya que al mantenerlo en lugares altos se conserva más fresco y es perceptible durante más tiempo y por último el pis queda más próximo a la altura del hocico del resto de los perros, por lo que se facilita el olor.

Después de estas consideraciones deberíamos dar la oportunidad a nuestros perros de participar en estas formas de relación con el resto de sus congéneres, evitando que las salidas a la calle se limiten a paseos cortos y sin ningún interés para ellos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios