www.elmundodelperro.net
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Perro de talla pequeña o de talla grande, para piso pequeño

Aunque estamos seguros de que cualquier perro estaría agradecido y encantado (afectivamente hablando) de vivir con nosotros en cualquier condición, circunstancia o situación, no sería correcto por nuestra parte, ni ética ni moralmente, que le obligásemos a llevar una existencia incómoda a nuestro lado, que a su vez repercutiría negativamente tanto en el adecuado mantenimiento del animal como en la correcta convivencia diaria entre ambos.

Por este motivo, el deseo de tener un perro no puede hacernos olvidar que, a la hora de elegir al mejor candidato, debemos evaluar con sinceridad si sus características y necesidades son compatibles con nuestras preferencias, tipo de vida, tiempo disponible y, cómo no, dimensiones de la vivienda, ya que está claro que él debe disponer de un lugar dentro del hogar. Así pues, debido a que están directamente relacionados, debemos tener muy en cuenta que las dimensiones de la vivienda y el tamaño del perro se correspondan.

Es obvio que un perro pequeño se adaptará muy bien a vivir en un piso de dimensiones reducidas, ya que debido a su tamaño ocupará poco espacio, no nos molestará y se moverá con facilidad por toda la casa; al contrario que uno de talla grande (tipo Mastín, por ejemplo), que ocupará un espacio considerable, se moverá con cierta dificultad y nos incomodará en su ir y venir por la vivienda. Asimismo, los perros medianos normalmente no son los más recomendados para vivir en un apartamento, si bien es verdad que pueden adaptarse perfectamente a vivir en uno, siempre y cuando realicen diariamente el ejercicio necesario.

A la vista de lo expuesto, es lógico que si vivimos en un apartamento o piso de dimensiones reducidas nos decantemos por un perro de tamaño pequeño, sin olvidar que todos los perros (grandes, pequeños y medianos), deben salir a la calle un mínimo de tres veces al día (mañana, tarde y noche).

Por este motivo, en algunos casos y bajo ciertas circunstancias, podríamos tener un animal con un tamaño mayor al recomendado, sobre todo si disponemos de tiempo para sacarle muy a menudo a la calle.

Escojamos uno de talla pequeña o de tamaño mediano-pequeño, no debemos creer que todo está resuelto con esta decisión, pues tenemos muchas posibilidades a la hora de elegir, tanto entre los perros de raza como sin ella.

El siguiente paso fundamental que debemos dar es realizar una selección basándonos, además de en nuestras preferencias estéticas, en el aspecto psíquico y temperamental que debe poseer el animal para que se adapte mejor a nosotros y a nuestro tipo de vida.

Debemos considerar que si somos activos o deportistas nos convendrá un perro (aunque de talla pequeña) de carácter activo al que le guste dar grandes paseos y/o hacer ejercicio con regularidad; si somos tranquilos y llevamos una vida sedentaria, deberemos decantarnos por un perro de carácter tranquilo y poco activo, que se conforme con dar cortos paseos; si tenemos niños, deberíamos escoger un perro que sea paciente y juguetón; si recibimos visitas constantemente, deberíamos elegir un perro de carácter sociable y amistoso; si no es así y además queremos que actúe como alarma, podremos elegir un animal de carácter más reservado con los extraños; si nos gusta el perro que nos sigue a todas partes constantemente, es conveniente que el ejemplar posea un gran instinto de seguimiento; si preferimos lo contrario, será mejor que el perro tenga un carácter más independiente... Así podríamos seguir analizando los puntos que creamos importantes en este u otro sentido y comprobando cuál de los perros que podemos encontrar tanto de raza como sin ella cumple con nuestros requisitos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios