www.elmundodelperro.net

Decirle adiós. El momento más duro

Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Texto: Patricia Lozano.

La pérdida de un perro significa que se pierde una relación muy especial y, aunque no todas las personas lo puedan entender, lo más importante en esos momentos es dejar que afloren los sentimientos, pues ignorar la pena no hará que desaparezca. Cuando el perro alcanza la vejez es posible que haya que plantearse la opción de la eutanasia. Esta decisión debe tomarse junto con el veterinario y evaluando honestamente la salud del animal; no es sencillo, pero puede ser considerado como el último acto de amor hacia él. Evitar el sufrimiento es, normalmente, una constante de los dueños durante la vida de las mascotas y, en el momento final, debe serlo más que nunca.

Si el propietario decide estar presente durante el proceso, es fundamental tranquilizar al perro, dedicarle palabras de cariño y mostrarse lo más alegre posible, puesto que el animal percibirá estas emociones. Recordar los buenos momentos que nos ha proporcionado puede ser de gran ayuda para evitar las lágrimas que, por otro lado, serían completamente naturales, pero que molestarían al perro. Para algunas personas es importante comprobar que su mascota se ha marchado de una manera tranquila y, al mismo tiempo, tener la posibilidad de despedirse puede ser de gran ayuda para superar la pérdida. Sin embargo, para muchos ésta podría ser una situación traumática difícil de manejar, por lo que hay que pensar detenidamente si estar junto al animal en esta circunstancia será o no beneficioso para él.

Los primeros días muchos amos se sentirán desolados al pensar que no volverán a ver a su mascota, pero el dolor es una respuesta lógica a la muerte y no hay que sentirse avergonzado por ello. Y, aunque cada persona lo viva a su manera, al afrontar la muerte es habitual que el primer sentimiento que aparezca sea el de negación. Es difícil aceptar la idea de que ya no volveremos a ver a nuestro animal y será peor ante una muerte repentina. La ira es otra de las fases del duelo, y se produce por la pérdida y contra todo lo que nos parezca que no ha ayudado a mantener al perro a nuestro lado. La culpabilidad es otro de los sentimientos inevitables al preguntarnos si hemos hecho todo lo posible para evitar su muerte. La depresión es la etapa en la que se es plenamente consciente de lo que ha sucedido, por lo que el sentimiento de pérdida será todavía mayor. Pero, poco a poco, se va asumiendo la situación, lo que ocurre durante la fase de aceptación cuando ya hay una mayor tranquilidad y el dolor comienza a ser sustituido por los recuerdos agradables de nuestro fiel compañero. Si después de algunas semanas no se ha aceptado su pérdida o la tristeza parece aumentar, es posible acudir a consejeros especializados o grupos de apoyo, con los que nos pueden poner en contacto nuestro veterinario o cualquier asociación de animales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Decirle adiós. El momento más duro

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    2943 | Carmen - 03/07/2018 @ 14:36:31 (GMT+1)
    Ayer fue mi cumpleaños y se suponía que debía pasarla feliz, pero me siento desolada y triste porque tuve que decirle adiós a mi fiel blancuchis. Fueron 18 años de alegría y amor que nos otorgó a mi y mi familia. Me hubiese gustado al menos despedirme de ella y estar a su lado cuando partió pero me encontraba trabajando y de pronto no te esperas la llamada del veterinario diciendo que tuvo un ataque de epilepsia justo cuando la habíamos dejado para su tratamiento. Ahora solo puedo llorar y decir gracias por todo lo que compartimos juntas.
    2570 | Humberto Gonzalez - 08/12/2016 @ 00:14:46 (GMT+1)
    Hace un mes pase por la situación con mi perro perro de que llegó el día en que lo vi tan mal que ya no podía ni respirar y dije llego el momento, estaba de esa forma que comía bien y ya no controlaba sus esfinteres, no veia y ya no oia casi 17 años con nosotros fue una lección de vida pues no quería morir, mas sin embargo por el amor tan grande que le tenia lo tuve que llevar a dormir, fue tan rápido que no pude ni despedirme como quería 20 segundos bastaron, después lo enterré en tan merecido lugar en una esquina de mi jardín. Teníamos tres perros mas sin embargo la conexión como mencionan era conmigo aun se me salen las lagrimas pero voy mejorando. Dejan un hueco en el alma pero un gran lugar en el corazón. Spunky ene 2000- oct 2016
    2567 | Johanna - 06/12/2016 @ 21:45:06 (GMT+1)
    Me gustaría escuchar algunas opiniones ...claro finalmente yo tomo la decisión:tengo un perrito de 16 añitos y pues se la pasa acostadito porque no se puede parar solito...yo lo cargo para sacarlo a orinar y hacer del cuerpito,de lo contrario se haria en la camita,come bien y tiene buen animo,no se que hacer tomar la decision es muy dificil y no se si ya es tiempo o no?

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
    www.elmundodelperro.net
    Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8