www.elmundodelperro.net

El perro no se deja coger. Se asusta cuando intentamos agarrarlo por el collar.

Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Texto: Benigno Paz.

Una de las situaciones en las que, con frecuencia, aparecen problemas, es en la suelta de nuestro perro. Situación en la que los problemas resultan especialmente frustrantes porque nos lo planteamos como una situación idílica, de relax y placentera en la que queremos que nuestro perro disfrute de la libertad, juegue y haga ejercicio mientras nosotros caminamos charlando o resolviendo los problemas del mundo, donde lo último que deseamos es tener contratiempos. Pero, en ocasiones, las cosas no salen como nosotros queremos, surgen dificultades y se desata nuestra frustración.

Muy probablemente el perro haya aprendido que ese movimiento de la mano es la señal que anticipa el fin de la diversión, por lo que considera que lo más sensato para seguir con el juego es mantenerse a distancia y no dejarse atrapar (al menos mientras duren las energías para seguir correteando y quede alguna esquina que marcar o algún colega al que mordisquear).

Entre las soluciones que se nos plantean, tenemos:

La opción política. Armarse de paciencia y esperar a que el perro se acerque por propia voluntad.

La opción contundente. Proceder a la aplicación de “impulsos”, que inmovilicen al perro o que lo castiguen por cualquier movimiento que haga que no sea de aproximación a su guía, sin importarnos los efectos secundarios ni el bienestar del perro. ¡Ni se la plantee! Para eso, mejor no tener perro.

La opción práctica.

  1. Sacar al perro a pasear con una correa larga, de forma que lo tengamos controlado en todo momento y restrinjamos la distancia a la que se puede alejar, que pueda tener la opción de olisquear y relajarse, pero estando controlado en todo momento.
  2. Utilizar una correa de pista que nos permita ganar el control del perro a cierta distancia sin que se sienta amenazado, sin superar su área crítica.

La opción técnica.

A. Mejorar la respuesta a la llamada realizando prácticas en lugares controlados y con un bajo nivel de distracciones, haciéndole ver que no tiene nada que temer, que acercarse a nuestro lado es gratificante y le reportará premios suculentos.

B. Realizar ejercicios para que el perro acepte nuestra aproximación y presencia como algo agradable y que asocie el hecho de que lo agarremos por el collar como el anticipo de una gratificante recompensa. Practicaremos en casa o en lugares tranquilos, aproximaremos nuestra mano, tocaremos el collar y al instante le daremos una golosina, esperaremos unos segundos (manteniendo sujeto el collar) y lo volveremos a soltar para dejar que disfrute de nuevo de su preciada libertad. Es importante que compruebe que sujetarlo por el collar no le causará ningún daño y tampoco será el fin de la diversión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8