www.elmundodelperro.net
Ejemplar del Afijo Los Ombúes. Foto: Alberto Nevado.
Ampliar
Ejemplar del Afijo Los Ombúes. Foto: Alberto Nevado.

Cocker Spaniel Inglés: la raza se fija

Fue complicado llegar hasta la división de razas del land spaniel, pues los más conservadores, consideraban que la diferencia de tamaño no era suficiente para separarlas. El debate se prolongó durante la mayor parte del siglo XIX hasta que la distinción se hizo muy evidente. En 1893 el Kennel Club de Londres registró oficialmente al Springer Spaniel y al Cocker Spaniel como dos razas separadas. Sobre su hermano mayor, el Cocker tenía la ventaja de ser más rápido y poder penetrar mejor en setos y matorrales, lo que hacía olvidar su pérdida de fortaleza. Se desvive por agradar, es afectuoso, amistoso, juguetón y fácilmente adaptable al hogar, en el que se convertirá en compañero inseparable de sus dueños.

El estándar de la FCI (sección 2 del Grupo 8 correspondiente a los perros levantadores de caza) describe al Cocker Spaniel como un animal robusto, deportivo, bien equilibrado, compacto y cuya medida del suelo a la cruz y de ésta a la inserción de la cola es, aproximadamente, la misma. De naturaleza alegre, su cola en «constante meneo» presenta un movimiento animado típico, particularmente cuando sigue un rastro. No le teme a los matorrales espesos y es dócil y cariñoso aunque lleno de vida y exuberancia. La altura a la cruz en los machos oscila entre los 39 y los 41 centímetros y en las hembras entre los 38 y los 39 centímetros.

El peso ideal aproximado varía entre 12,5 kilos y 14,5 kilos.

En la cabeza, el cráneo está bien desarrollado y modelado, sin ser ni muy fino ni demasiado tosco. El stop está bien marcado, situado a media distancia entre la punta de la nariz y el occipital. La trufa debe ser lo bastante ancha como para que pueda desarrollar sus dotes olfativas, mientras que el hocico tiene forma cuadrada.

Los maxilares han de ser fuertes y la mordida en tijera, es decir, que la cara interna de los incisivos superiores esté en contacto con la cara externa de los incisivos inferiores y colocados en ángulo recto con los maxilares. De mejillas no prominentes, sus ojos son grandes pero no saltones. De color marrón o marrón oscuro, sólo son claros en el caso de ejemplares cuyo pelo sea de tono hígado, hígado ruano o hígado y blanco que podrán tenerlos avellana oscuro en armonía con el pelaje. Su expresión es inteligente, dulce, bien alerta, brillante y alegre. El borde de los párpados está bien pegado. Las orejas tienen forma lobular y su inserción se sitúa al nivel de los ojos. Extendidas, deben llegar a la punta de la nariz y tienen que estar bien cubiertas de pelo largo y sedoso.

El cuello, moderadamente largo, musculoso y sin papada, conecta con un cuerpo fuerte y compacto cuya línea superior es firme, horizontal y desciende levemente desde el final del lomo hasta la inserción de la cola. El pecho está bien desarrollado y el tórax, profundo, debe no ser ni muy ancho ni demasiado estrecho en el frente. Las costillas están bien arqueadas y el lomo es corto y amplio.

La cola, cuya inserción es levemente más baja que la línea superior, debe ser alegre en acción y el perro ha de portarla a nivel, nunca hacia arriba. Si la lleva amputada, nunca debe ser demasiado corta como para que no se vea, ni demasiado larga como para que interfiera en el incesante movimiento cuando el animal está en acción. Si la conserva entera, está levemente curvada y posee un largo moderado, pues es proporcionada al tamaño del cuerpo para dar la apariencia de un buen balance general. Gruesa en la base, se estiliza hasta una punta fina y tiene buen fleco en correspondencia con el manto.

Alegre en acción, ha de ser llevada al nivel de la línea superior, no más arriba ni más baja, lo que demostraría timidez.

Los miembros anteriores se presentan rectos, con buenos huesos y suficientemente cortos como para desarrollar fuerza concentrada.

Sin embargo, no deben ser tan cortos como para que interfieran en el tremendo esfuerzo que se espera de este perro. Los hombros son oblicuos y delgados. Los miembros posteriores son anchos, bien redondeados, muy musculosos y de buenos huesos. La articulación de la rodilla está bien angulada, mientras que el corvejón se sitúa debajo de la articulación tibiotarsiana y es lo suficientemente corto como para permitir que el animal desarrolle un fuerte impulso. Los pies son sólidos, como de gato, con las almohadillas plantares gruesas. Todo ello hace que su movimiento sea natural en acción, con poderoso impulso que le permita cubrir bastante terreno.

El pelo es liso, de textura sedosa, ni áspero ni ondulado, no muy profundo y nunca rizado.

Las extremidades anteriores, el cuerpo y las extremidades posteriores por encima de los corvejones deben tener suficientes flecos. Se aceptan varios colores pero en los ejemplares de tonos sólidos sólo se permite una mancha blanca en el pecho.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios