www.elmundodelperro.net
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Primeros juegos

Si observamos a los perros en sus primeras semanas de vida, podremos disfrutar de sus juegos, sus cautelosas incursiones en “lo desconocido”, sus primeras experiencias con todo lo que les rodea…

En estos primeros comportamientos se mezclan instintos y aprendizaje en proporciones que nadie ha sabido cifrar. Los principales instintos que le mueven durante esta etapa de su vida son el de supervivencia y el de caza en un contenido residual de aquel mamífero que debía prepararse para una vida repleta de peligros y en la que debía salir adelante en el día a día con suma dificultad. Mediante estos juegos entre dos o más miembros de la camada, el cachorro se prepara y mejora sus cualidades para el combate y la caza. Además, el perro sube al cuerpo de su madre, rastrea el suelo, corre de acá para allá y comienza a hacer uso de su boca para casi todo.

Los más avezados incluso retarán a su madre, cuya paciencia no parece tener límite, pero que también les hacen recibir las primeras reprimendas por un mordisco fuera de lo que impone el juego o por una insistencia agotadora.

También aprenden diferentes posturas que invitan al juego y que repetirán y sabrán diferenciar cuando lleguen a una edad adulta. Resulta, además, de gran ayuda que nosotros las conozcamos para saber que nuestro perro nos está pidiendo un rato de juegos y esparcimientos. Esa postura graciosa y entrañable del perro apoyado en sus patas traseras y con las delanteras estiradas y casi completamente tocando el suelo, con la cabeza alta y el rabo en constante movimiento es una de las más recurridas cuando se siente juguetón.

Sin embargo, también se han hecho oír las teorías que sostienen que un perro que no haya jugado con sus hermanos en su primera etapa de cachorro no sabrá interpretar esas posturas y podrá incluso reaccionar violentamente ante ellas. Así lo asegura Hector Tocagni, especialista en adiestramiento y comportamiento canino, que mantiene que “el juego, deja sus marcas en la conducta del perro adulto; de no haber jugado cuando pequeño, con el tiempo será perro huraño y agresivo que mal interpretaría la invitación de otros congéneres creyendo que ese accionar natural es un ataque, al cual responderá de inmediato con una respuesta delicada”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelPerro.net

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
El Mundo del Perro - © 2015 Todos los derechos reservados
www.elmundodelperro.net
Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8