www.elmundodelperro.net

Perro Lobo Checoslovaco: espíritu cautivador

«Yentapolín Lupus Ibericus» («Byron»). Prop.: Fernando Lourido y Ruth Nieto. Foto Carlos Martínez.
Ampliar
«Yentapolín Lupus Ibericus» («Byron»). Prop.: Fernando Lourido y Ruth Nieto. Foto Carlos Martínez.

Texto: Fernando Lourido Nieto y Ruth Nieto (http://sites.google.com/site/byronperrolobochecoslovaco)

Como se puede observar en las fotos que acompañan a este texto, la primera impresión sugiere un aspecto muy lobuno, debido a su estructura, pelaje, máscara y ojos oblicuos color ámbar. Éstas y otras cualidades no deben hacernos caer en el error de pensar que son lobos. En su interior, predominan las cualidades de sus antecesores alemanes.
A día de hoy, en Europa, la raza crece a un buen ritmo, muchos individuos se utilizan en multitud de funciones como búsqueda y rescate, protección civil, terapia o a nivel deportivo… No debemos olvidar que el origen de esta raza es de trabajo y sus características no son las más óptimas como perro de compañía. Para que pueda vivir en completa armonía en sociedad requiere un gran trabajo de socialización y moldeado de conductas innatas.
«Yentapolín Lupus Ibericus» («Byron»). Prop.: Fernando Lourido y Ruth Nieto. Foto Carlos Martínez.
«Yentapolín Lupus Ibericus» («Byron»). Prop.: Fernando Lourido y Ruth Nieto. Foto Carlos Martínez.

Con una «forma de ser» muy especial; puedes llegar a odiarlos y quererlos a la vez, son agridulces, dan una de cal y una de arena, hacen reír y llorar, a veces incluso a la par, en ocasiones querrías matarlos y al momento te tiras al suelo con ellos a jugar, te sorprenden cada día. Los que escribimos estas líneas estamos enamorados, somos apasionados de la raza, de nuestros ejemplares, y no sólo de la apariencia, del aspecto, eso es lo fácil, estamos enamorados de lo que son, de cómo son, de su carácter. Al amante del Perro Lobo Checoslovaco debe gustarle un perro que le cuestione y que consiga que se cuestione así mismo, que le haga ser mejor, que le haga aprender y plantearse lo que conoce hasta el momento.

Debe gustarle el desafío mental e incluso que en ocasiones le vacile su propio perro, haciéndole reír, porque él, su perro, se lo ha ganado, debe tener una gran paciencia... y debe querer un Fórmula 1 en cuanto a personalidad propia se refiere, porque nunca será un robot.

EL GRUPO SOCIAL
El vínculo que crea con su familia, y en especial con su guía, no se puede explicar con palabras, esta conexión, este fuerte lazo le hace tener un gran instinto de protección para con ellos, enfrentándose de forma realmente valerosa y temeraria en el instante que divisa una amenaza hacia él o algún miembro de su grupo. Sin embargo, no sintiendo este riesgo para con ningún «compañero», y teniendo escapatoria, tenderá a retirarse para evitar daños, una conducta muy efectiva en el mundo salvaje que a su vez no les hace aptos para proteger fincas, naves…

Estas conductas deben ser bien equilibradas con el fin de no convertirse en futuros problemas como puede ser un excesivo apego o protección para con su familia.

RELACIÓN CON OTRAS ESPECIES (INTER-ESPECÍFICA)
Niños y cachorros son bien distinguidos por el Perro Lobo Checoslovaco, permitiéndoles cosas que no consentirían a mayores. No obstante, y como en cualquier raza, siempre es recomendable que los contactos entre niños y perros sean supervisados por un adulto que tenga capacidad de control sobre ambos.

La relación con desconocidos es de precaución, su carácter desconfiado hace que sea receloso inicialmente para acercarse a ellos tras un tiempo prudencial.

Pueden convivir con otros animales perfectamente, siempre que hayan sido correctamente socializados con ellos desde pequeños. Los integran dentro del grupo como uno más con todas las consecuencias.

COMUNICACIÓN Y RELACIÓN CON LA MISMA ESPECIE (INTRA-ESPECÍFICA)
Son extremadamente rituales, el código de comunicación es posiblemente el más amplio y claro de entre las razas caninas, mostrándonos en todo momento de forma clara y concisa su estado emocional.

Son muy jerárquicos y con sus congéneres tienden a ser muy dominantes, tanto machos como hembras, por lo que hay que ser muy cuidadoso en sus contactos una vez sean adultos.

RELACIÓN CON EL ENTORNO
Rudo, fuerte y ágil físicamente. Sensible y altamente perceptivo con el entorno. Capta y le afectan cosas que para otros muchos perros pasan desapercibidas.

Su gran capacidad sensorial aumenta esto al percibir más estímulos y desde más distancia. Todo esto hace que para bien o para mal no generalicen las situaciones tan fácilmente como a lo que estamos acostumbrados con otros perros o razas, lo que dificulta entre otras cosas las tareas de socialización o corrección de conductas dado el caso, obligándonos a trabajar de forma exponencial. Si no se hace bien, pueden aparecer comportamientos miedosos o la aparición de fobias.

En situaciones o entornos nuevos o desconocidos para ellos suelen necesitar un tiempo para comprobar que no existe riesgo, esto puede llegar casi a desaparecer con un buen trabajo.

INSTINTOS
La caza es uno de los instintos que parece estar fuertemente acusado en la raza. Lo que nos obliga a evaluarlo y controlarlo desde cachorros con el fin de evitar que se active en situaciones inadecuadas, debiendo aprender a distinguir diferentes escenarios o entornos como puede ser el paso de bicicletas, gente corriendo o patinando. Esto también hace que al amanecer y anochecer muestren picos de actividad precisamente coincidentes con el horario predilecto para la caza, aunque con el tiempo aprenden a gestionarlo.
ADIESTRABILIDAD
Poseen una gran capacidad de aprendizaje, sorprendiéndote al recordar conductas que no realizaba mucho tiempo atrás o que aprendió de cachorro, por el contrario, puede ser difícil encontrar la forma de motivarles para centrarlos en lo que quiere el guía y no en sus intereses propios, sobre los que sí volcará una gran concentración. Se plantean lo que se les pide si no entienden el objetivo o el fin de la conducta y, por norma general, no les gusta repetir conductas, circuitos o juegos por mucho que a su guía le entretenga. Debido a su inteligencia, se aburren fácilmente, lo que dificulta las sesiones de adiestramiento, teniendo que adaptar las sesiones de trabajo a sus características. De forma general, necesitan sesiones cortas, intensas, variadas y divertidas.

Responden perfectamente con comida y con cariño.

Sorprendentemente, creada por el ejército, desde los orígenes de la raza observaron que no consienten el maltrato ni el manejo duro o «militar», siendo perros respetuosos que piden ser respetados. El Perro Lobo Checoslovaco agradecerá un guía equilibrado, justo, que le entienda y cubra sus necesidades.

APTITUDES INNATAS
No hay que olvidar y, por ende, destacar una gran capacidad de aprendizaje espontáneo y por imitación, así como una gran capacidad resolutiva. Ya desde cachorros se concentran en nosotros mientras manipulamos cualquier tipo de artilugio o mecanismo, ya sean puertas, ventanas, cajones, cerrojos..., para entender su funcionamiento. Al instante podemos observar cómo se acercan para intentar reproducir la conducta, consiguiéndolo en pocas repeticiones y perfeccionándolo posteriormente para usarlo en su beneficio.
EL DESARROLLO
Durante el primer año sufrirá fuertes altibajos en cuanto a carácter, seguridad, autoestima se refiere.

Las etapas de desarrollo, por sus características, suelen ser más acusadas, por lo que tendremos una edad del pavo fuerte, con su rebeldía y desobediencia, que luego vuelve a su ser, pero no sólo no debemos bajar la guardia, sino que tendremos que saber lidiar bien con ello para que no se desmadre. A partir de aquí empezará a centrarse.

Habrá sido juguetón con todos los perros hasta alrededor del año y medio, cuando empezaremos a ver muestras de dominancia para con otros machos.

Alrededor de los dos años de edad habrá aprendido a controlar esa alta actividad que veníamos percibiendo hasta el momento.

No olvidar que tienen un fuerte temperamento, maduran más que la mayoría de las razas, por lo que, aunque son juguetones, también son muy serios.

No se pueden esperar comportamientos como en otras razas más infantiles.

CONVIVENCIA
Ha heredado el fuerte vínculo con la manada, con la familia, por lo que debe vivir con ella y no en una finca o casa de fin de semana porque, realmente, no será él mismo. Pero se le deben colmar sus necesidades físicas y mentales, haciendo ejercicios en ambos aspectos. Son perros que lo dan todo, juegan, son cariñosos, te cuidan, te hacen reír… Hay que disfrutar, convivir y aprender de él cada día, tienen mucho que enseñarnos y nosotros que aprender de ellos.
CONCIENCIACIÓN
Por último, queremos recomendar a toda aquella persona que quiera adquirir un Perro Lobo Checoslovaco que se informe en las múltiples fuentes de información existentes hoy en día en castellano. Son perros con unas características especiales debido a su origen y que se deben conocer a fondo antes de dar el paso definitivo. Debemos ser capaces de darle la calidad de vida que merece, así como mantenerlo en un estado físico, mental y emocional adecuado. Requiere un trabajo de socialización constante hasta los dos años, el cual no debe descuidarse el resto de su vida.

Aunque son perros complicados, con un buen trabajo del criador y del dueño podemos verlos crecer, formarse y evolucionar, siendo realmente gratificante disfrutar de tan imponente físico combinado con un carácter equilibrado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios