www.elmundodelperro.net

Galgo Español: historia y origen

Foto: Skaiste Dickute.
Ampliar
Foto: Skaiste Dickute.
Los orígenes de nuestro Galgo están muy diluidos, más a medida que retrocedemos en el tiempo e intentamos encontrar el punto a partir del cual comenzó a construirse esta raza.
Entre los que han investigado el tema, cobra especial importancia la teoría que afirma que fueron los Celtas los que, en su expansión migratoria, extendieron a los lebreles desde las orillas del mar Caspio por toda Europa, pasando después a la zona árabe de la mano de los beduinos —y de ahí a la India e incluso a China— y cruzando el Mediterráneo para extenderse por África, en las culturas berebere y tuareg. El lebrel se fue adaptando a cada suelo y clima cuando el Imperio Romano lo fue adoptando y llevando hasta cada rincón conquistado.
Foto: Skaiste Dickute.
Ampliar
Foto: Skaiste Dickute.

El perro que llevaban consigo los romanos fue llamado «vertades», que descendía del lebrel egipcio, cuya principal diferencia con nuestro Galgo es la colocación de las orejas, erguidas en el perro africano.

Flavio Arriano, en su obra Cynegeticus, que escribió en el siglo II de nuestra era, efectúa una descripción de un perro que llevaban consigo los celtíberos, capaz de capturar por sí mismo a la codiciada liebre corriendo tras ella y alcanzándola. Según Arriano, en aquella época ya se llevaba a cabo una selección en cuanto a mejorar las cualidades físicas de estos perros, sobre todo referidas a optimizar su velocidad en carrera y, con ello, su efectividad en la caza. De esta forma, se preferían los perros longilíneos, de proporciones largas, por atribuirles a los ejemplares que presentaban esta característica las mejores condiciones de casta y el hecho de alcanzar velocidades más altas. Del mismo modo, se inclinaban por los lebreles de cuellos largos y flexibles, pues esta particularidad les ayudaría a aumentar la velocidad y la maniobrabilidad durante los momentos más intensos de la persecución a la presa. El pecho lo preferían ancho, con una gran capacidad pulmonar, y las piernas, rectas, firmes y con volumen muscular. Su tronco, además de largo, debía albergar unas costillas sólidas y unos riñones también largos, todo ello apoyado en una fuerte musculatura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios