www.elmundodelperro.net
Espuela de Los Tercios.
Ampliar
Espuela de Los Tercios.

Dogo Español, fragua y regreso

Texto: Club Nacional del Dogo Español (C.N.D.E.)

Es entonces cuando se fragua y se traza un minucioso plan con el fin de recuperar esta antigua estirpe de perros autóctonas y darle viabilidad independiente como raza reconocida. Raza, no olvidemos, que había contado durante décadas y de manera sistemática y constante, con reconocimiento oficial, tanto dentro como fuera de nuestro país, bajo la nomenclatura de presa y/o dogo español.

Cachorro Afijo de Los Tercios.
Ampliar
Cachorro Afijo de Los Tercios.

Desde ese momento y por algo más de un lustro, este pequeño grupo trabajó en la más estricta confidencialidad, reproduciendo ejemplares previamente seleccionados y atendiendo a criterios estrictamente técnicos.

El objetivo inmediato era afianzar una sólida base genética sobre la que cimentar el futuro regreso de la raza.

Pese a la difícil situación, en marzo del año 2014 se hace público el proyecto mediante la constitución del 1º Club de la raza de toda la historia. Nace entonces el Club Nacional del Dogo Español (C.N.D.E.). Desde ese mismo instante es el Club y más concretamente su Comisión de Cría, la que marcará el paso de los designios de la raza.

Con la salida a la luz pública del proyecto se despierta la curiosidad natural, tanto de aficionados particulares, como de miembros de entidades reconocidas oficialmente, dentro del mundo de nuestra Cinofilia.

Fruto de este nuevo estado sería la invitación y participación como raza, el 7 de noviembre del 2015, en el I SYMPOSIO de Razas de Agarre Hispanas, evento de la Sociedad Canina de Murcia, en Torrepacheco, avalado por la Comisión de Razas Españolas de la RSCE. Allí se dio cita, por primera vez en la historia, el Dogo Español junto a sus razas “hermanas”, que no eran otras que el Alano Español, Presa Canario, Ca de Bou y Villano de las Encartaciones. Fue en dicho evento donde, además de una ponencia específica sobre la raza bajo el título de “Historia de un volver a empezar…”, impartida por el Vicepresidente (D. Fco. Javier Parra Gordillo) y Presidente del C.N.D.E. (D. Fco. Rincón), jueces y aficionados, que lo desearon, por primera vez, desde el inicio del proceso de recuperación, pudieron contemplar en vivo un soberbio ejemplar macho de nombre Jirón de Los Tercios. Ejemplar este, que pese al paso de los años, sigue encarnando, de la mejor manera, los valores esenciales de la tipicidad de la raza.

Dentro de ese salto mediático y divulgativo, trascendental sería lo acontecido el 16 de agosto del 2016, en Molina de Segura (Murcia).

Allí y después de algo más de 8h de intensas reuniones se alcanza un acuerdo por el cual la raza pasaba a contar con un Libro Genealógico Oficial, cumpliendo con todo lo requerido en materia legislativa vigente y aplicable (RD 558/01, RD 1557/05 y 174/91 UE). A dicha reunión, y como colofón de todo un proceso previo de negociación, asistieron: el Sr. D. Pedro Serrano (Asociación Canina Nacional ACCAM), la Sra. Dña. Mª Eugenia Ribelles (Presidenta de Alianz Canine Worldwide), el Sr. D. Daniel Bensusan (Responsable de pruebas de trabajo de la Asociación Canina Nacional ACCAM), el Sr. D. Javier Parra (Vicepresidente del Club Nacional del Dogo Español C.N.D.E.) y Francisco Rincón (Presidente del Club Nacional del Dogo Español C.N.D.E.).

La raza pasaba a estar encuadrada en el Grupo II (Perros de Trabajo) y se abría la puerta para su participación, reconocimiento y registro, en más de 90 países.

Las consecuencias no tardaron en aparecer. El 4 de septiembre del 2016 en la sevillana localidad de Écija se registraba, de manera oficial, con el nº RDE 01-16 y nombre Titán de Los Tercios, el primer ejemplar de Dogo Español. Este ejemplar proveniente de las

líneas genéticas más controladas de la raza, contaba con una genealogía que permitía retrotraernos 15 generaciones o más, permitiendo retroceder en sus orígenes, hasta el periodo de recuperación de nuestros últimos perros de presas del país, en la norteña comarca de Encartaciones. Hablamos de una genética controlada durante más de 30 años.

Nuestros molosos pesados peninsulares de presa, habían regresado, si es que alguna vez se fueron. Y lo hacían con estatus propio de raza, tal y como había sido durante la primera mitad del pasado siglo XX.

La raza salta nuestras fronteras y comienza a colonizar, con fuerza, principalmente el norte de Europa, fruto de sus envidiables cualidades psico-físicas y su acentuada rusticidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios