www.elmundodelperro.net
Foto: El Mundo del Perro - Alberto Nevado.
Ampliar
Foto: El Mundo del Perro - Alberto Nevado.

Labrador Retriever: fiel, dócil, cariñoso, un carácter único

Como en cualquier raza de la que hablemos, el comportamiento de un ejemplar equilibrado de Labrador es el resultado de varios aspectos que pueden llegar a tener un peso muy relevante a la hora de confeccionar su carácter. Por ejemplo, tenemos que empezar citando su genética, lo que las bases raciales le dejan en herencia, lo que los expertos llaman en genotipo.

Este genotipo nos dice que el Labrador puede llegar a ser un perro, como su estándar menciona, con «buen temperamento (…). Es un animal adaptable y devoto compañero. Inteligente, vivaz y dócil, con fuerte voluntad para complacer. De carácter afable, sin ninguna señal de agresividad o timidez impropias».

La cota está ahí, podemos hacer de nuestro Labrador un perro con todas esas cualidades, pero tenemos que contar con la materia prima (genotipo) y, además, debemos saber modelar ese carácter, sobre todo no estropeándolo con una educación errónea, una mala socialización, etcétera. Si las relaciones con el mundo exterior, con los hermanos de camada, con su madre, con el criador y, posteriormente con su nueva familia son correctas, tendremos junto a nosotros un perro con una excelente estabilidad emocional, capaz de entablar una relación muy estrecha con los humanos, mayor si cabe con los niños, tremendamente afectuosos con los suyos y sociables con extraños, mientras que con otros perros presenta buena sociabilidad y baja dominancia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios