www.elmundodelperro.net

Lhasa Apso

Foto: François Nicaise.
Ampliar
Foto: François Nicaise.
Foto: François Nicaise.
Ampliar
Foto: François Nicaise.

Como no podía ser de otra manera al tratarse de un perro oriental, nacido en el Tíbet rodeado de las cordilleras de mayor altitud de la Tierra y salpicada de monasterios budistas, a esta raza siempre le acompaña un halo de misterio y de leyenda. Con un desarrollo unido al de los monasterios, no tardó en convertirse en una pieza muy importante que no se separaba de los monjes y les ayudaba a guardar sus propiedades. Durante los largos siglos que estos perros han acompañado a los budistas a más de 4.500 metros de altitud, les han correspondido con una lealtad inexpugnable, pero su mayor contribución a sus dueños ha sido la buena fortuna que irradia, según creencias ancestrales, a todo aquel que los rodeara. Hoy, tras residir durante tantos años en los templos tibetanos, no tiene problemas de adaptación para la vida urbana, y la fidelidad y cariño que le llevaron a ser considerado un tesoro nacional no se han visto mermadas con el paso de los siglos y con su expansión por todo el mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios