Ir a versión MÓVIL

www.elmundodelperro.net
¿Cuáles son los parásitos más frecuentes en perros?
Ampliar

¿Cuáles son los parásitos más frecuentes en perros?

Al igual que ocurre con otros animales o incluso los humanos, los perros también son seres vivos que pueden contraer parásitos, algunos de manera interna y otros externamente, lo cierto es que, en el momento que se detecte la presencia de estos, es conveniente tomar medidas para desparasitarlos y así evitar desarrollar otras enfermedades.

Los perros, como se suele decir popularmente, son “los mejores amigos del hombre” y como tales, necesitan de cuidados para que tengan un estado de salud óptimo, no solo por el propio bienestar de la mascota, sino también, para evitar que pueda pegar afecciones o enfermedades a los dueños o personas que convivan con ellos. En este sentido, hay que decir que es de vital importancia desparasitarlos y, para saber cada cuanto se desparasita a un perro, es fundamental conocer los tipos de parásitos que pueden atacarle. Dependiendo del que sea, quizás el perro necesite de unos cuidados más o menos especiales, aunque, en cualquier caso, lo ideal es llevarlo al veterinario de manera periódica y de esta forma tener un control sobre la mascota. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, existen diferentes tipos de parásitos que pueden afectar a un perro, no obstante, hay un buen número de ellos que son bastante frecuentes y precisamente por este motivo, es esencial saber cuáles son y eliminarlos cuanto antes, para no ocasionar males mayores.

Parásitos habituales en perros

Para conocer de manera detallada cuáles son los parásitos más comunes en los perros, es importante hacer una división entre aquellos que afectan de manera interna y otros, que aparecen externamente. Independientemente del tipo que sean, hay que tenerlos muy controlados, puesto que por mucho que se cuide a un perro, lo normal es que padezca de algún parásito, mínimo, una vez en su vida.

¿Cuáles son los parásitos internos?

Son aquellos que afectan al organismo interno del animal, pudiendo ser de diversos tipos en base al órgano o sistema que dañen. De esta forma, los más comunes son los intestinales y aquí, hay que destacar a los gusanos. Las lombrices en perros son muy frecuentes, sobre todo, suelen aparecer cuando hurgan en la basura o comen alimentos en mal estado. Dentro de los muchos gusanos que pueden afectar a estas mascotas, se encuentran las tenias, los de aspecto redondo o los conocidos como gusanos látigo. Aunque la alimentación es la principal causa de la aparición de estos parásitos, en ocasiones, también pueden desarrollarse por picaduras de insectos, como las pulgas. Si se notan síntomas como diarrea, vómitos o el abdomen hinchado, es probable que el perro tenga parásitos intestinales.

Además de estos, otros parásitos frecuentes son los que afectan al sistema pulmonar. Son gusanos específicos que se asientan en los vasos sanguíneos y generalmente, provocan que el perro tenga problemas respiratorios o presente cuadros de tos. En los casos más graves, pueden provocar coágulos e incluso la muerte.

Dentro de los parásitos internos, no hay que olvidar mencionar aquellos que afectan al corazón. También son gusanos que se asientan en este sistema y son los más problemáticos, ya que dañan el corazón provocando enfermedades cardíacas graves. Entre los síntomas más habituales se encuentran la tos o el cansancio extremo.

Parásitos externos

En este caso, los parásitos externos son aquellos que se instalan en la parte exterior del perro por lo que, habitualmente, se hacen visibles. Los insectos son los principales causantes de enfermedades en este sentido, siendo normal que los perros puedan contraer pulgas o garrapatas. En menor medida, también les afectan los piojos o los ácaros. Se trata de unos parásitos que hay que controlar lo antes posible, puesto que son causantes del desarrollo de enfermedades como la sarna o la babesiosis.

La importancia de desparasitar al perro

Como es evidente, desparasitar al perro es una actividad de vital importancia, puesto que esto conllevará a que el animal esté sano y controlado. Pero, además, es un valor añadido con respecto a las propias personas, ya que en ocasiones, los parásitos generalmente externos, como las garrapatas o las pulgas, son transmisoras de enfermedades muy graves.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios