www.elmundodelperro.net
Disc Dog
Ampliar

Disc Dog

Deporte en el que una persona lanza un disco o frisbee para que un perro los capture en el aire, llegando a complicar esta sencilla acción hasta límites que rozan lo imposible

Cualquier persona, independientemente de su género o edad, puede realizar este deporte, sólo necesita un perro capaz de atrapar el disco. El deporte, en sí mismo, se puede practicar en cualquier sitio llano con un poco de espacio, aunque se recomienda que tenga un suelo «acolchado» (tierra o hierba), para evitar que las articulaciones de los perros sufran durante los saltos. Sólo hacen falta varios discos (o uno dependiendo de la modalidad elegida). Es, por tanto, un deporte barato en comparación con muchos otros.

ORIGEN

Comúnmente a los deportes de disco se les han conocido como «frisbee». El origen de todo esto comenzó cuando allá por el año 1903 en EE.UU. unos jóvenes de Bridgeport se divertían lanzándose los unos a los otros los moldes de las tartas, cuyo fabricante era la empresa «Frisbie Pie Company» de Joseph P. Frisbee. Aunque su popularidad creció cuando tras la Segunda Guerra Mundial los soldados practicaban esta actividad en las bases militares. En 1946 se patentó un disco volador llamado «Pluto Platter», aunque no consiguió demasiada popularidad ya que estaba construido de baquelita y cuando caía al suelo se rompía. En 1950 una empresa de juguetes compró la patente y comenzó a fabricarlos de plástico. Rápidamente su popularidad aumentó y se crearon variedad de deportes y juegos utilizando dicho disco. En 1967 se crea la Asociación Internacional del Frisbee y un reglamento oficial, que siete años más tarde, en 1974 dio lugar al primer Campeonato Mundial de Frisbee, en California.

EN UN DESCANSO DE UN PARTIDO

Centrándonos ya en el Disc Dog, éste comenzó a popularizarse paralelamente a la popularidad del Frisbee a comienzos de los años 70. Pero su momento culminante aconteció el 5 de agosto de 1974, cuando Alex Stein, un estudiante de 19 años de Ohio, y su perro, Ashley Whippet, saltaron la valla durante un partido de béisbol retransmitido a escala nacional entre los Dodgers de Los Angeles y los Cincinnati Reds. Stein lanzó un par de discos a su perro. Ashley asombró la muchedumbre con sus capturas, corriendo a 35 millas por hora y saltando a nueve pies de altura para atraparlos. Aquel truco era tan novedoso y espectacular que el partido fue detenido mientras el comentarista Joe Garagiola narraba las acciones de disc dogging. Finalmente, después de ocho minutos, Stein fue escoltado fuera del campo y detenido por las autoridades.

La exhibición de Ashley, difundida por todo el país, hizo explotar el interés al deporte.

Stein trabajó con Irv Lander y Eldon McIntire para crear el Campeonato del Mundo de Frisbee Dog y difundir su práctica por todo el mundo. De este modo, en las décadas de los 80 y los 90 comienzan los campeonatos mundiales, los nacionales y continentales.

¿QUÉ ES EL DISC DOG?

Disc Dog es un deporte en el que, básicamente, guías (humanos) lanzan al aire discos con la intención de que su perro los capture. Según se ahonda en la práctica, las capturas se convierten en saltos y acrobacias que elevan este hobbie a nivel competitivo.

Esta práctica exalta la compenetración entre el guía y el perro, necesaria para llevar a cabo este trabajo en común. Pero lo mejor del Disc Dog es que es un deporte fácil de prácticar y accesible a todo el mundo. Tan sólo es necesario un amplio espacio llano, un disco y la ayuda de tu perro. Es por ello que sólo en EE.UU. lo practica más de un millón de perros. ¡Es una excelente actividad para divertirte con tu mejor amigo!

UNA ACTIVIDAD BENEFICIOSA PARA PERRO Y GUÍA

Para cualquier persona estresada o cansada de la vida cotidiana, siempre será gratificante escaparse a un prado para pasar un rato agradable con su perro, sin que apenas suponga gasto económico.

Por otro lado, perros de todos tipos y razas pueden jugar al Disc Dog. Algunos campeones del mundo han sido perros mestizos e incluso perros adoptados en una perrera. Con frecuencia, la causa del abandono de los perros son la hiperactividad o los comportamientos agresivos o neuróticos. La gran mayoría de las veces, esto viene producido por la necesidad que tienen algunos perros de tener una «ocupación». El Disc Dog, bien empleado y sin convertirlo en una obsesión se convierte en una actividad que canaliza estos comportamientos, ayudando al perro a sentirse útil o a pasar posibles traumas del pasado, además de proporcionarle un desahogo físico. Por tanto, es una actividad que mantiene en forma la salud mental y física del perro a través del juego.

El Disc Dog consigue así múltiples beneficios, tanto para el perro como para el hombre:

  • Mayor entendimiento entre humano y perro.
  • Mejora en el comportamiento de algunos perros.
  • Mejor educación y conocimiento sobre las necesidades de los perros.
  • Y mucha, mucha diversión.

¿PUEDE MI PERRO PRACTICAR DISC DOG?

Ahora ha llegado el momento de mirar a tu lado, a ese compañero inseparable que descansa plácidamente y que no sabe nada de tus intenciones. Entonces te surgirá una pregunta básica: ¿Podrá mi perro dedicarse al Disc Dog? Es una buena pregunta. En un principio, todos los perros están capacitados para jugar, correr detrás de cosas, capturarlas y traerlas.

Depende de nosotros y de nuestro criterio para poder medir la capacidad de nuestro perro, aunque hay unos cuantos detalles que debemos tener siempre en cuenta:

El disc dog no es recomendable para cualquier raza de perro de columna larga y patas cortas (Teckel, Basset Hound, etc.), ya que los saltos y giros bruscos pueden ocasionar lesiones de columna.

Hay razas de perros susceptibles de padecer displasia de cadera (Pastores Alemanes, Golden Retriever…).

El ejercicio de estos perros ha de ser siempre moderado y controlado hasta que tu veterinario descarte cualquier posible lesión de este tipo.

Un perro debe estar en buena forma física para practicar este deporte. Si el tuyo sufre de sobrepeso o ni hace ejercicio habitualmente puede sufrir lesiones graves. Antes de nada, visita a tu veterinario y que te aconseje cómo ponerlo en forma. De la misma forma, no debes realizar saltos muy elevados con tu perro hasta que se haya desarrollado por completo (cuando cumple un año y medio de vida aproximadamente) para evitar lesiones que podrían dejarle lisiado de por vida.

Cada raza de perro tiene unas cualidades especiales que la hacen diferente de las otras. Practica el disc dog de acuerdo con las capacidades de tu perro y realiza trucos que estén a su alcance.

No olvidemos también que nuestros perros deberán saber desenvolverse en un ambiente con otros perros y gente, sobre todo si alguna vez llegamos a ir a seminarios o competiciones. Por ello, es fundamental que sociabilicemos y eduquemos correctamente a nuestro perro para que esté preparado para convivir en ese entorno y no cause ningún problema.

PERROS IDEALES

Muchos piensan que algunos perros poseen una capacidad de aprendizaje superior a otros y están en lo cierto. Perros como los Border Collie o los Malinois son razas que se están poniendo de moda por su alto rendimiento a la hora de asimilar y aprender.

Pero eso no significa que tengan que ser los mejores o los únicos. Cualquier perro puede ser adiestrado para capturar discos, desde un Chihuahua hasta un Mastín. Somos nosotros los que nos tenemos que adaptar al perro que tenemos y saber enseñarle cómo hacer las cosas a su manera.

Además, el disc dog es un deporte genial para reforzar la autoconfianza de perros rescatados de perreras y refugios. Al contrario que otros deportes caninos, el disc dog no exige que nuestro perro tenga el pedigrí. Muchos mestizos tienen cualidades genéticas perfectas para la captura de platos. Si aún no tienes perro y te gustaría dedicarte a este deporte, mira primero en los refugios. Hay cientos de perros deseando ser disc dogs esperándote. Si les das una oportunidad, puedes estar seguro de que no te decepcionarán.

Para cualquier persona estresada o
cansada de la vida cotidiana, siempre
será gratificante escaparse
a un prado para pasar un rato
agradable con su perro, sin que
apenas suponga gasto económico

¡QUIERO SER UN DISCDOGGER! LAS 10 REGLAS QUE NO DEBES OLVIDAR

Hoy en día, con la facilidad que nos brindan los medios cibernéticos muchos hemos ido a parar por accidente (o no) a páginas que nos muestran vídeos de perros voladores que capturan discos a alturas de vértigo, dan volteretas increíbles en pleno vuelo o corren como gacelas para atrapar varios discos lanzados al mismo tiempo. A nuestro lado está ése al que consideramos nuestro mejor amigo, durmiendo la siesta plácidamente, absolutamente indiferente a lo que vemos en la pantalla y sin saber que por nuestra cabeza pasa una única y definitiva frase: «Yo quiero hacer eso».

POR ENCIMA DE TODO, TU PERRO ES TU MEJOR AMIGO

Sin duda, ése suele ser el primer paso para zambullirnos en el mundo del disc dog. Pero es un paso irracional y subjetivo que debemos atar inmediatamente a sólidos pilares antes de imaginarnos compitiendo en grandes campeonatos y a nuestro perro pachón volando cual supercán.

El disc dog es un deporte canino que requiere mucho esfuerzo y entrenamiento y grandes dosis de paciencia. Muchos perros no están preparados para ello. Pero, sobre todo, muchos humanos lo están mucho menos. A diario la gente de AEDiscDog (Asociación Española Disc Dog) se encuentra con personas que les preguntan cómo iniciarse en el deporte. Quieren aprender trucos y habilidades caninas, a hacer lanzamientos complejos. Es entonces cuando me veo en la difícil labor de hacerles entender que, antes de hacer todas esas virguerías, deben tener muy claro el objetivo de este deporte: disfrutar con tu perro. Y para ello no debemos olvidar unas cuantas máximas del disc dog, que he ido aprendiendo de aquéllos que saben, disc doggers profesionales que me han honrado con sus consejos y a los que estaré eternamente agradecido:

Practicas Disc Dog porque tienes un perro

No tienes un perro para practicar disc dog. Es una práctica deportiva para pasarlo genial con el perro que ya tienes o que quieres tener y al que quieres tal y como es. Tu perro estará contigo más de diez años y el disc dog son sólo unas horas a la semana. Tu perro no es una raqueta o una videoconsola.

Educa y sociabiliza a tu perro

Un perro bien educado y socializado es esencial. Puedes pensar que esto es innecesario si tu perro es un crack devorador de discos. Pero cuando estés rodeado de otros perros y gente en un campeonato o exhibición, agradecerás que tu perro se sepa comportar y no se distraiga con facilidad. El disc dog es un deporte social, para compartir con otros perros y personas.

Nunca olvides que el disc dog es un juego

Su principal razón de ser es pasar un rato agradable con tu perro y que os divirtáis los dos. Si lo estás pasando mal, te aburres, te estresas o tu perro se aburre o se encuentra frustrado con ello, déjalo y descansa.
A lo mejor en un tiempo podéis volver a intentarlo. A lo mejor en unas horas, unos días, unas semanas…

Sé paciente

Los perros aprenden despacio y se cansan rápido de mantener la atención. Cada edad de tu perro está indicada para aprender ciertas cosas. Aprovecha cada momento para enseñarle aquello que debe aprender y no quieras llegar al final demasiado deprisa. Aprovecha cada segundo de tu perro, y si no le gustan los discos ya encontraréis otra cosa que hacer juntos.

Si tu perro falla es por tu culpa

Esto sucede en un 95 por 100 de las ocasiones. Si no aprende una cosa es porque le estás enseñando de forma incorrecta. Antes de nada hay que aprender a enseñar. Desde el «sienta» hasta el «prepárame el desayuno», hay que ponerle las pilas a tu perro para que esté dispuesto a atender tus órdenes.

Aprende a lanzar

Primero tienes que aprender tú a lanzar y luego, tu perro a capturar. Hay un montón de lanzamientos diferentes que hacen el disc dog más ameno y que te ayudarán a que tus rutinas y entrenamientos sean más entretenidos. Juega con tus amigos con el disco y prueba nuevos lanzamientos que, más tarde, usarás con tu perro.

Adáptate a tu perro, sois un equipo

No se trata de tirar discos a lo loco y que tu perro los coja. Se trata de que el perro los coja bien y en el sitio correcto, en la postura correcta y sin hacerse daño. Y para eso, hay que sincronizarse. Los perros son diferentes.

La salud de tu perro ante todo

Cuando vamos viendo los progresos de nuestro perro, inconscientemente, queremos llevarle un paso más allá. Un salto más grande, un disco más difícil…
Recuerda que si tu perro se lesiona puede que no vuelva a jugar nunca más o incluso tenga una caída fatal que lo deje lisiado. Y no te lo perdonarás nunca, porque antes que nada, es tu amigo y confía en ti. Cuida a tu perro.

El disc dog es adictivo y obsesivo

Una vez que te metes, no podrás pensar en otra cosa. En los nuevos trucos, nuevos lanzamientos…
Pero tu perro tampoco. Ten buen cuidado de no machacar a tu perro. Los perros obsesionados pueden llegar a sufrir un golpe de calor o cualquier lesión.
Ambos debéis saber cuando parar, realizando varias sesiones cortas, a horas frescas, etc.

LANZAR EL DISCO: ANTES DE EMPEZAR

No olvides que el Disc Dog es un trabajo de dos. De nada sirve que tu perro tenga unas excelentes habilidades si tus lanzamientos salen desviados.

Lanzar el disco bien es uno de los aspectos más difíciles de este deporte. Deberás dedicar muchas horas a practicar tus lanzamientos y te recomendamos que lo hagas sin tu perro, para que éste no se deprima o aburra por no poder coger el disco. Una parte esencial de este deporte es que nuestra mascota esté deseando realizar la próxima captura.

Además, un lanzamiento incorrecto puede causar una lesión a tu perro, en un mal salto, en una carrera detenida abruptamente o en un choque contra un árbol.

Así que tendrás que practicar mucho sin tu perro.

Lo ideal es hacerlo con un amigo, así no tendrás que ir a recoger los discos después de lanzarlos. Pero asegúrate de que tu amigo tenga paciencia o te estrangulará al décimo lanzamiento fallido. También puedes ir practicando contra una pared, una portería o un árbol e ir ganando distancia según mejoren tus lanzamientos.

Recuerda que es una cuestión técnica, no de fuerza. A algunos les será muy complicado desarrollar la técnica adecuada mientras a otros les saldrá naturalmente. Si eres de los segundos, ya tienes la mitad del camino hecho, si no, te será útil seguir leyendo.

Hay varias formas de lanzar el disco, pero sin duda la mejor manera de aprender esto es asistiendo a un seminario o grupo de trabajo donde un disc dogger de nivel avanzado te pueda enseñar a corregir el lanzamiento y te enseñe diferentes maneras de hacerlos. Pero siempre puedes intentarlo por ti mismo primero. Así que coge tu flamante disco nuevo y prueba a aprender el «Back Hand», el lanzamiento más sencillo y práctico.

Texto: Antonio García López.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios