www.elmundodelperro.net
Fotos setterbakio.com
Ampliar
Fotos setterbakio.com

Jack Russell Terrier: Cuidados en los tres tipos de manto: duro, corto o el denominado «broken» o «quebradizo»

miércoles 05 de mayo de 2021, 10:15h
A partir de su origen netamente cazador el Jack Russel Terrier se ha convertido en las últimas décadas en una de las razas caninas más demandadas como perro de compañía.
Tamaño, actitud, temperamento y una atractiva estética han hecho de este antiguo y rústico cazador un excelente compañero tanto en entornos rurales como urbanos, y a la vez deseado tanto por activos deportistas como por propietarios más sedentarios.

Este nuevo estatus además de demandar una correcta higiene implica, tanto para sus más rústicos propietarios como para los más sofisticados, la necesidad de conservar las características propias de la raza.

Podemos encontrarnos, dependiendo del ejemplar, con tres tipos de manto: Duro, corto o el denominado “broken” o “quebradizo”, que sería un tipo intermedio.

Dependiendo del pelo que tenga nuestro perro deberemos de tratarlo de una u otra manera. En cualquier casó la capa no deberá mostrar nunca un aspecto frágil, al contrario, como buen perro de campo tendrá una apariencia compacta y con un tupido subpelo.

El color es también un rasgo identificativo de la raza. Predominantemente blanco con manchas de color fuego, limón o negro, o con la combinación de estos colores, aunque se estima mucho si aparece solo en la cabeza y la base de la cola y no es deseable que abarque más allá de leves marcas en el resto del cuerpo.

Ahora, y dependiendo del tipo de pelo que tenga nuestro Jack Russell, vamos a intentar resaltar mediante un buen tratamiento de pelo y piel esas características tan propias de la raza que además nos ayudarán a disfrutar más y mejor de un ejemplar sano y feliz.

Si tenemos un PELO DURO, esa textura áspera necesitará de un arreglo especializado utilizando la técnica del arrancado. El pelo debe aparecer gradualmente más corto en las zonas de cráneo, orejas, cuello, cuerpo y cola, para acercarse sin cambios bruscos de volumen a las que presentan la capa más larga en patas y hocico.

El “pelo corto” ofrece un tacto más suave y no requiere de tanto arreglo, aunque sí necesita cepillados frecuentes para un mantenimiento óptimo libre de pelo muerto.

El tercer tipo es el “alambrado” o “broken” que puede confundirse con el pelo corto aunque presenta algunos pelos largos en zonas como hocico, codos y cola. Su arreglo sencillamente consiste en eliminar los pocos pelos más largos que sobresalen de la capa. En codos o barba pueden retocarse con una tijera de dientes finos.

BAÑO

El apartado del baño es general para los tres tipos de pelo.

Para disfrutar de nuestro Jack siempre aseado y para cuidar la salud de su piel y del pelo, lo ideal es bañar cada quince días y siempre que se ensucie.

Se debe seleccionar un buen champú nutritivo que limpie en profundidad respetando el equilibrio de su piel. Al predominar en la capa el pelo blanco, además puede darse una segunda jabonada utilizando un buen champú intensificador de blanco.

Tras aclarar el/ los champús es muy importante aplicar acondicionador, incluso en las variedades de pelo corto o bloken. El acondicionador proporciona los nutrientes necesarios para que perdure por más tiempo el brillo del pelo y la elasticidad de la piel. Esto es clave para que su piel se mantenga más resistente a las agresiones externas.

El agua caliente en el baño fomenta la suelta del pelo muerto (en los de pelo corto y broken). Para una limpieza más profunda resulta de gran ayuda utilizar un cepillo de goma.

La rutina del baño incluye también la revisión y limpieza de los oídos para evitar posibles infecciones.
Por último el corte de uñas es preferible hacerlo tras el baño aprovechando que se han ablandado con el agua caliente.

CEPILLADO

En el caso del cepillado de la variedad de pelo corto y broken se utiliza el cepillo de goma. En la época en la que suelta más cantidad de pelo, un buen consejo es ayudar a eliminar ese pelo pasando una vez por semana una cuchillas de trimming o Pet vaciator por todo el cuerpo.

Por último, para recuperar el lustre o brillo de la capa es necesario un cepillo de cerdas y un buen spray abrillantador que además de abrillantar protege el pelo.

En el pelo duro, el cepillado diario debemos hacer especial inca pie en las patas y barba, porque son las zonas de pelo más largo y por tanto más delicado. Requiere de cepillos adecuados que no rompan el pelo. Si topa con algún nudo utilice una carda suave. Repase siempre al terminar con un peine, esta acción además de verificar la ausencia de nudos aportará uniformidad al manto.

La hidratación que se proporciona en el baño no es suficiente para que el manto aguante indefinidamente brillante y manejable. No dejemos que se estropee. Cuando el cepillo se traba, es decir, no desliza con suavidad es inevitable romper y arrancar ese pelo tan preciado. Hay soluciones que ayudan a recuperar la suavidad en el cepillado.

Pasados unos días tras el baño se puede observar pérdida de brillo y dificultad a la hora de cepillar las zonas de pelo más largo. Estos dos síntomas son indicadores de necesidad de hidratar. Si se trata de un ejemplar en campaña de exposiciones intervenga de nuevo con un buen cepillado tras un hidratante baño. Si no está sucio, no tratándose de un perro de exposición, lo aconsejable es aplicar un buen spray acondicionador sin aclarado que pulverizado previo al cepillado mantenga la elasticidad del pelo sin necesidad de bañar.

Con este sistema de cepillado, disfrutará de patas más pobladas.


ARREGLO DEL PELO DURO

Aunque esta raza requiere de manos expertas para su arreglo, es aconsejable disponer de una selección de utillaje para mantener su capa entre los arreglos profesionales.

Esta es una de las razas, dentro de los terrier, en la que se arranca el pelo sin utilizar máquina en ninguna parte. La tijera se utiliza con mucha moderación para sutiles retoques. Se juega con las diferentes longitudes de pelo según las distintas partes del cuerpo, pero todo ello se logra mediante la técnica del arrancado. Incluso se arranca el pelo de las patas para evitar la pérdida de textura. Se ha de hacer con cuidado para controlar el volumen que perderemos si se arranca demasiado.

No es fácil, por eso el arrancado de esta raza requiere de las manos expertas de un profesional.

Para el arrancado del pelo se necesitan diferentes cuchillas de trimming, dediles y piedra. Para colaborar con el trabajo de su peluquero el propietario puede utilizar regularmente, y siguiendo las indicaciones del profesional, un Coat de 26 hojas para evitar el exceso de subpelo y que la capa aguante bonita por más tiempo.

Para el retoque de las puntas en el pelo de las patas se utiliza una tijera de esculpir de dientes finos y un peine para distribuir bien el pelo antes del corte.

La cabeza se arregla arrancando hasta dejar la forma deseada, al igual que el pelo de las orejas que van muy cortitas. Unas orejas bien perfiladas, sea cual sea el tipo de pelo que presente el ejemplar, ayudarán mucho a resaltar esa expresión vivaz e inteligente tan propia de la raza.

En los ejemplares que sea posible dejaremos más largo el pelo de las barbas y de las cejas, pero sin exceso. En estas zonas de gran precisión suele ser más práctico arrancar directamente con los dedos o con modelos específicos de cuchillas de dientes muy pequeños, con dediles o barras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Noticias relacionadas


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios