www.elmundodelperro.net
Perros sin pelo
Ampliar

Perros sin pelo

Lo desconocido o extraño produce en gran parte de la gente rechazo o, en el mejor de los casos, perplejidad y deseo de mantener las distancias. En esta ocasión vamos a adentrarnos en el universo de unos perros misteriosos, por lo poco conocidos y por el escaso número de razas existentes en determinados puntos del mundo. Nos referimos a los perros sin pelo.

Existen varias razas de perros sin pelo, como son el Perro Crestado Chino, el Perro Desnudo del Sahara, el Terrier Desnudo, el Yagua de Paraguay, etcétera. En este artículo, sin embargo, nos vamos a centrar en dos de ellos: el Perro sin Pelo del Perú y el Xoloitzcuintle, de México.

Vamos a adentrarnos en la individualidad de estos dos perros y de sus respectivos países, y espero que al lector le parezca tan fascinante y entretenido como a quien esto escribe.

Se le denomina también Viringo, que en quechua significa «avisador», o perro chino. Este can estaba ya presente en el periodo preinca. El abandono y el desinterés estuvo a punto de llevarle a la extinción. Afortunadamente, su conservación fue posible gracias a los campesinos, que seguían antiguas prácticas y le atribuían propiedades curativas para tratar ciertos achaques, como el reúma, el dolor de estómago, la bronquitis o el asma.

También el hecho de que los roedores sucumbieran ante su presencia favoreció su supervivencia.

Perro sin Pelo del Perú Grande «Xuko de Renzo y Beatriz». Prop.: Renzo Crolle Claux.
Foto: Sonja Kolijn (Huaca Viringo).

Su origen no está totalmente claro, se cree que llegó de Asia o África, pero los huesos y piezas de cerámica encontrados hasta ahora demuestran que este perro viene de épocas muy antiguas, siempre unido a la cultura peruana. Por ejemplo, la civilización Chancay (1000-1470 d.C.) representa ya en sus recipientes de cerámica al Viringo. Los restos más arcaicos se hallaron en enterramientos de la cultura Salinar (300 años a.C). También se sabe que eran momificados y sepultados junto a sus amos para auxiliarles en su viaje al más allá, o bien para seguir acompañándolos en la otra vida. Se cree que estos canes, conocedores del sendero que conduce a la muerte, saben atravesar el puente que deben traspasar los fallecidos y, por ello, son una buena compañía en ese crucial momento, sobre todo los de color oscuro.

Se cuenta que cuando el conquistador Melchor Verdugo llega en 1534 a la provincia de Trujillo, le reciben una multitud de perros sin pelo con bastantes malas pulgas.

El lebrel de Verdugo, de un tamaño considerable, atemorizó con un solo gruñido a toda la corte de perros chinos.

Lo que primero llama la atención de este cánido es la ausencia de pelo y, al tocarlo, el calor que desprende su cuerpo. Los especialistas afirman que posee el síndrome de hipoplasia ectodérmica. A pesar de que se sabe que su cuerpo tiene la misma temperatura que el de cualquier otro perro, lo que ocurre es que, al carecer de pelo, es más perceptible.

El tamaño puede variar de pequeño a grande (entre 25 y 65 centímetros) y el color va desde el negro a los más claros, incluso los hay con manchas. Parece ser que los de piel oscura son los que soportan mejor el frío.

Otra de sus características es que su dentadura habitualmente se presenta incompleta, carecen de dientes premolares.

El color de sus ojos varía desde el negro al castaño oscuro.

Son perros cariñosos y traviesos con las personas conocidas, pero desconfiados con los extraños, por lo que son buenos guardianes. Eso sí, por su carencia de pelo, no es bueno exponerlos a temperaturas extremas, sobre todo en invierno. Son perros para vivir en el interior de casa, no para dejarlos en un jardín día y noche.

Cachorro del criadero Milisson de Xoloitzcuintle.

En 1985 fueron inscritos en la Federación Cinológica Internacional, gracias a lo cual son aceptados legalmente como raza denominada Perro sin Pelo del Perú.

En octubre de 2001 se le proclama Patrimonio Nacional. Actualmente, esta raza es ya conocida y apreciada en distintos países, como Alemania, Rusia, Francia y Holanda…

PERÚ

Limita al norte con Ecuador y Colombia; al este, con Brasil y Bolivia; al sur, con Chile y al oeste, con el Océano Pacífico. Su capital es Lima. Esta ciudad fue creada por Francisco Pizarro en enero de 1535. Originariamente, se la denominó Ciudad de los Reyes, no obstante, permaneció el nombre de Lima, que en lengua aymara significa «flor amarilla». En Perú se habla el idioma español, pero también el quechua y el aymara, incluso hay zonas donde son lenguas mayoritarias. Asimismo, en áreas limitadas se hablan diversas lenguas nativas de forma minoritaria. Perú es un territorio tremendamente sísmico, sus numerosos terremotos no son difíciles de recordar. Desde los ocurridos hace siglos, como el de noviembre de 1655, o el terremoto y maremoto de octubre de 1746, hasta los más actuales, como el de mayo de 1940, el de octubre de 1966, el de septiembre de 2005 o el de agosto de 2007.

La fauna de este país es muy diversa y rica, se pueden encontrar iguanas, tortugas gigantes, venados, enormes serpientes, jabalíes, caimanes, etcétera. De su flora son destacables la caña brava, el carrizo, que se usa para elaborar objetos como jaulas o canastas, y también la totora, para confeccionar balsas. El maíz (alimento de los dioses para los incas), el tomate de palo, la maca y la ayahuasca, alucinógena y cuyo nombre significa «liana de la muerte», son otras plantas dignas de mención.

Perro sin Pelo del Perú «Qhillla de Huaca Viringo». Foto: Sonja Kolijn (Huaca Viringo).

XOLOITZCUINTLE DE MÉXICO

Esta raza de perros sin pelo procede de México. El vocablo «Xoloitzcuintle» proviene del náhuatl «Xolotl», que era el dios de la vida y la muerte y que acompañó a Huitzilopochtli en la fundación de Tenochtitlán. Su gemelo es Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. A este can también se le denomina Perro Pelón Mexicano y Perro Azteca. Su origen es tremendamente remoto: según los especialistas surgió hace unos tres mil años. La mitología azteca sostenía que los Xoloitzcuintles conducían las almas de los fallecidos cuando ingresaban en el Mictlan, que era el nivel más bajo del reino de los muertos, por lo que eran inmolados y sepultados junto a las personas a las que debían conducir por el inframundo.

Este cánido estuvo a punto de extinguirse, y fue en pleno siglo XX cuando su figura tuvo un resurgimiento que le salvo del olvido y de su propio fin.

Perro sin Pelo de México o Xoloitzcuintle, propiedad del criadero Milisson.

MÉXICO

Cuenta la leyenda que Huitzilopochtli dispuso que los aztecas erigirían una grandiosa urbe, que convertirían en su capital, en el sitio que descubrieran un águila engullendo una serpiente situada en un nopal. Los sacerdotes aztecas hallaron este escenario en un grupo de islotes circundando el lago Texcoco, y en ese mismo lugar fundaron la ciudad de Tenochtitlán en 1325.

México limita al norte con Estados Unidos; al este, con el Golfo de México y el Mar Caribe; al sur, con Belice y Guatemala y al oeste con el Océano Pacífico. Su capital es Ciudad de México. Esta palabra, México, proviene de una expresión náhuatl, con la que los mexicanos bautizaron a la capital de su estado. Según algunos estudiosos, la denominación México se podría traducir por «En el centro de la luna». El idioma oficial es el español, pero existen 65 lenguas indígenas reconocidas también como lenguas nacionales, como el náhuatl, el huichol y el kumiai.

La dilatada variedad climática de México hace posible que su flora vernácula sea enormemente heterogénea. La preocupación medioambiental estaba ya presente en la cultura maya, donde la agricultura y la ecología iban de la mano.

Sesenta son los espacios protegidos en este país, entre zonas desérticas, reservas de la biosfera, selvas tropicales y parques nacionales. En su flora podemos apreciar el nopal, antes citado, la dalia (flor nacional), el chicozapote (del que se extrae el chicle), la nochebuena, la uña de gato y más de 600 tipos de orquídeas. Asimismo, México dispone de más de la mitad de variedades de cactus que existen en la tierra, incluido el agave, con el que se elabora el tequila

En su fauna destacan el conejo de los volcanes, al borde de la extinción, el ajolote, denominado comúnmente monstruo acuático, jaguares, perezosos, algunos de los sapos más mortíferos del mundo, monos araña, tortugas marinas, mapaches, correcaminos, mariposas monarcas...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios