www.elmundodelperro.net
Foto Alberto Nevado - El Mundo del Perro.
Ampliar
Foto Alberto Nevado - El Mundo del Perro.

Spitz Alemán, características

Las características morfológicas del Spitz Alemán están normalizadas en el estándar número 97 de la FCI, clasificado en la sección 4, Spitz Europeos, del grupo 5, perros tipo Spitz y primitivos. La raza no está sometida a prueba de trabajo y su funcionalidad se define como la de un perro de vigilancia y de compañía.

Dicho estándar ampara los cinco tamaños del Spitz Alemán, así como los diferentes colores admitidos en cada uno de ellos, por lo que se trata de una sola raza, si bien con una generosa variedad morfológica dentro de la misma. Las diferentes variedades gozan de gran número de características comunes, siendo una de las más evidentes la estructura de su pelaje, con una doble capa de pelo. El estándar describe: «…la capa externa es de pelo largo, recto y separado y la capa interna es de pelo corto, denso y lanoso. La cabeza, orejas, cara anterior de los miembros anteriores y posteriores y de los pies están cubiertos por pelo corto y denso (aterciopelado). El resto del cuerpo posee pelo largo y abundante. El pelo no debe ser ondulado, chino, ni formar greñas, ni debe presentar una raya en el dorso.

Una espesa melena cubre el cuello y los hombros.

La cara posterior de los miembros anteriores presenta pelo en forma de plumas. Los miembros posteriores deben estar cubiertos de pelo largo desde la grupa hasta la articulación del corvejón. La cola debe estar recubierta del pelo largo y abundante…».

Todas las variedades de Spitz alemán mantienen también como característica constante la proporción de 1:1 entre la longitud del perro y la altura a la cruz, así como la ausencia de pliegue alguno en la piel, que debe estar en todos los casos bien adherida al cuerpo.

La variedad de mayor tamaño es la conocida en castellano como Spitz tipo Lobo y, más universalmente, como Keeshond o Wolfspitz, cuya altura deseable a la cruz es de 49 centímetros. En el pelaje del Keeshond sólo se admite el color que el estándar define como grisáceo, entendido como «…color gris plateado con puntas de los pelos negras.

Hocico y orejas son de color oscuro. Alrededor de los ojos se encuentra un dibujo en forma de gafas consistiendo en una línea negra delicada (que se extiende del ángulo externo del ojo hasta la parte inferior de la inserción de la oreja) o en líneas discontinuas y en un sombreado que dibujen cejas cortas, pero expresivas.

Melena y anillo de los hombros son de un tono claro. Los miembros anteriores y posteriores son de color gris plateado sin marcas negras por debajo de los codos y de las rodillas, excepto rayas delicadas sobre los dedos (pencilling). La punta de la cola es negra. La parte inferior de la cola y las nalgas son de color gris plateado claro…». Este color grisáceo, obligatorio como decimos para el Keeshond, es admitido en todas las variedades del Spitz Alemán excepto en la que le sigue en tamaño, la variedad llamada

Grande, tres centímetros inferior en altura a la cruz con respecto al Keeshound y cuyas posibilidades de color de pelo se limitan a negro, pardo y blanco. El estándar detalla las características de estos tres colores: del negro dice que debe ser «…oscuro tanto en la lanilla interna como en la piel y el color de la capa externa debe ser de color negro azabache sin ninguna mancha blanca…»; en cuanto al blanco, establece que «…debe ser blanco puro, sin tonos amarillentos que pueden presentarse con frecuencia en las orejas…»; salvo en esta variedad de color, no se admiten manchas blancas visibles en ningún Spitz Alemán. Por último, el color pardo debe ser oscuro y uniforme y, como veremos más adelante, conlleva algunas características particulares y específicas en el color de la trufa, los labios y los ojos.

Los cuatro colores descritos hasta ahora son también válidos para los restantes tres tamaños de Spitz Alemán: el Mediano, el Pequeño y el Enano —universalmente conocido como Pomerania—, con sus respectivas alturas a la cruz de 34, 26 y 20 centímetros. En estas tres variedades se admite, además, una gran variedad de otros colores, entre los que adquiere carta de naturaleza el anaranjado, de gran difusión entre los propietarios. De este color se dice en el estándar que «…debe tener un solo color uniforme en el rango promedio del RAL (Registro Internacional de la Escala de colores)…». También se define en el estándar el concepto de «otros colores»: «…Bajo esta descripción se incluyen todas las tonalidades como: color crema, crema-sable, anaranjadosable, negro con fuego y manchado. Los manchados deben tener un color blanco de fondo. Las manchas de color negro, pardo, gris o anaranjado deben estar distribuidas por todo el cuerpo…».

Finalizando con el capítulo de los tamaños, cabe destacar que están normalizados los márgenes de desviación admisibles en cada uno de ellos sobre la talla ideal a la cruz, margen que, obviamente, es tanto mayor en valor absoluto cuanto mayor es, a su vez, la alzada.

Así, de los seis centímetros en más o en menos admitidos para el Keeshond, se pasa a los cuatro de las variedades Grande y Mediano, para llegar en el Pequeño a los tres centímetros y en el Pomerania a tan sólo dos. Además, se detalla —con mucho acierto de cara a la salud de la raza y sus individuos— que «…son indeseables los ejemplares que miden menos de 18 centímetros…», hecho que debe ser muy tenido en cuenta a la hora de adquirir o criar ejemplares de esta variedad. En cuanto al peso de cada variedad, el estándar sólo detalla que «…cualquier variación en el tamaño del Spitz alemán debe tener una variación correspondiente en su peso…».

El cráneo del Spitz es de tamaño mediano, ancho atrás y progresivamente más estrecho hasta el hocico, adoptando forma de cuña. La depresión naso frontal, o stop, debe ser perceptible pero nunca abrupta. La trufa es redonda, pequeña y siempre negra, salvo en los Spitz de color pardo en cualquiera de los tamaños, en los que es de color pardo oscuro.

La relación entre el tamaño del hocico y el del cráneo no es igual entre todas las variedades, algo que es fácil observar a primera vista en ejemplares de dimensiones fieles al estándar.

Si en los dos tamaños más pequeños, es decir, Pequeño y Pomerania, el hocico y el cráneo tienen una longitud sensiblemente igual, en Mediano, Grande y Keeshond esa relación es aproximadamente 2/3. Los labios, bien adheridos y sin pliegues en las comisuras, son de color pardo sólo en los ejemplares de color pardo y negros en todos los demás colores de pelo. En ningún caso deben los labios ser de color carne. Las mandíbulas muestran mordida en tijera. En el Spitz Pequeño y en el Pomerania es tolerable la pérdida de algún premolar; en cambio, la ausencia de estas piezas o cualquier defecto en las mismas es falta grave en los Spitz Mediano, Grande y en el Keeshond.

Unos pómulos no muy prominentes enmarcan los ojos medianos, alargados y un poco oblicuos, siempre de color oscuro. Nunca deben ser claros, ni demasiado grandes ni muy salientes.

Los párpados son negros en todas las variedades de color a excepción, de nuevo, de los Spitz de variedad pardo, en la que son pardos oscuros. Las características orejas triangulares y puntiagudas permanecen siempre erguidas en punta. Son pequeñas, de inserción alta y dan la sensación de estar bastante juntas.

El cuello, sin papada y cubierto de una melena en forma de collar, presenta una inserción amplia con los hombros.

La línea superior del cuerpo forma desde la punta de las orejas un arco suave que se prolonga sobre la espalda corta y recta. La cola desplegada y con abundante pelaje cubre parcialmente la espalda y redondea la silueta.

La cruz es alta y tanto el lomo como la grupa son cortos, anchos y fuertes. Tórax profundo y moderada retracción del abdomen conforman las características principales de la línea inferior y ventral. La cola, de inserción alta, longitud mediana y tupida de pelo, se enrolla desde la raíz sobre la espalda.

Las extremidades de los Spitz son, en conjunto, rectas, fuertes y paralelas, con muy buena musculación. Están profusamente cubiertas de pelo que, en el caso de las traseras, es hasta el corvejón notoriamente largo. Los pies son del tipo conocido como «de gato», redondos, compactos y con dedos bien arqueados.

En cuanto al movimiento del Spitz Alemán, el estándar señala con certeza que «…el Spitz se mueve con bastante coordinación, con un buen empuje y casi flotando en el trote ligero…».

El estándar del Spitz Alemán nos ofrece también un resumen excelente de lo que se puede decir sobre el carácter y la funcionalidad de esta maravillosa y variada raza, al afirmar que se trata de un perro «…atento constantemente, es activo y excepcionalmente dependiente de su amo. Aprende con rapidez y puede ser entrenado con facilidad. Su desconfianza hacia los extraños y su falta de interés por la cacería permiten considerarlo como el vigilante ideal para la casa y la granja. Sus características más notables son su resistencia a la intemperie, su robustez y su longevidad».

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios