www.elmundodelperro.net
Foto Julius-K9®
Ampliar
Foto Julius-K9®

¿Cómo utilizar correctamente la traílla?

Todo dueño de un perro tiene una traílla, y muchos de vosotros tenéis más de una en variados colores y longitudes. Esta es la herramienta que nos conecta con nuestro perro y el uso que le das revela tu personalidad y tu relación con él.
La traílla es un accesorio esencial para los paseos por la ciudad. Es importante utilizar una de material duradero, ya que la necesitarás varias veces al día. La longitud ideal depende del tamaño del perro: en un entorno urbano, 1-1,2 metros es lo óptimo para un perro grande, mientras que 1,5 metros puede ser más práctico para un perro pequeño. Esto es lo suficientemente seguro en un entorno urbano concurrido, donde es importante que el perro no se aleje demasiado de ti y no obstruya a los demás en la calle.

Además de la longitud de la correa, también es útil tener en cuenta su anchura y el tamaño del mosquetón. Para un perro pequeño, es adecuada una correa con una anchura de 14 mm y un mosquetón más pequeño, y así no será demasiado pesada para el perro. En cambio, para un perro mediano o grande, se recomienda una correa de 20 mm con un mosquetón más resistente. ¡Consulta nuestra gama de traíllas y elige la que más te convenga!

Foto Julius-K9®

Antes de salir a pasear, asegúrate siempre de que la traílla esté intacta. Al fijar el mosquetón al arnés o al collar, cerciórate de que en realidad lo hayas colocado en el lugar correcto.

Sujeta la traílla con las dos manos si es posible, sobre todo si pasas por una carretera muy transitada o caminas entre la multitud, por ejemplo. Si tu perro camina por tu lado izquierdo, agarra el extremo de bucle de la correa con la mano derecha y sujétala un poco más abajo con la mano izquierda para mantenerlo asegurado. Una correa de la longitud adecuada colgará entonces haciendo un arco suelto entre vosotros.

El manejo correcto de la traílla es especialmente importante cuando tu mascota se asusta por algo e intenta salirse del arnés. En estos casos, nunca tenses la correa ni te interpongas en el camino del perro. Si tu mascota suele ser insegura o asustadiza, es una buena idea atar la traílla tanto al arnés como al collar. Nuestra gama de traíllas de doble mosquetón es ideal para este fin.

Foto Julius-K9®

Si te encuentras con otro perro mientras paseas con la traílla, nunca dejes que tu perro lo aproxime sin antes consultarlo con el dueño. Puede que el otro perro no disfrute la compañía, que tenga mala vista y sea irritable o que por alguna otra razón el dueño no quiera dejar que se mezcle con otros perros. Por esto, intenta pasar por delante del otro de tal forma que los perros queden en el lado opuesto (no dudes en usar una golosina o un juguete para ayudarte a llamar la atención de tu perro).

IMPORTANTE: ¡Nunca dejes a tu perro sin supervisión con la traílla puesta! Puede enredarse o, en su aburrimiento, estropear la traílla e incluso morderla. Aunque sea un cachorro, conviene enseñarle a no morder la correa cuando empiece a jugar con esta durante el paseo. De lo contrario, tu perro puede ser más propenso a morder una correa que haya quedado suelta. Si tu mascota ha mordido la correa y le faltan trozos, es aconsejable acudir al veterinario inmediatamente. Llévale la traílla mordida para ayudar al diagnóstico médico.

Foto Julius-K9®

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios