www.elmundodelperro.net

Los animales domésticos en los accidentes de tráfico

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Los animales domésticos en los accidentes de tráfico
Entre las causas que se barajan como productoras de los accidentes en carretera se encuentran varias que guardan relación con los animales en general y con los animales domésticos en particular. Llevar como pasajero a un animal doméstico dentro de un coche, si no se toman unas mínimas medidas de seguridad, puede ocasionar que el conductor se despiste y el resultado sea la provocación de un accidente. Además, el animal constituye en sí mismo una “carga” que puede convertirse en un peligro latente para el propio conductor y sus acompañantes si se produce cualquier incidencia y no se lleva bien sujeto.
Las cifras de accidentes con resultado mortal o con heridos muy graves continúan siendo noticia día tras día en todos los medios de comunicación. Aunque la última tendencia en el número de muertos que se producen en nuestras carreteras como consecuencia de los accidentes de tráfico es a la baja, aún resulta preocupante lo elevado de su cuantía. Las continuas campañas de la Dirección General de Tráfico, la introducción del permiso por puntos y las últimas reformas legales parece que comienzan tímidamente a dar su fruto. No obstante, aún queda mucho por hacer.

Según describe el Centro Zaragoza en colaboración con la Dirección General de Tráfico, en caso de colisión frontal, la deceleración brusca que se produce causa que el peso de la carga se multiplique por veinte o treinta respecto a su valor original. Así, un perro de unos veinte kilos de peso puede suponer, a cincuenta kilómetros por hora, una masa de colisión de entre cuatrocientos y seiscientos kilos, mientras que un gato de unos cinco kilos de peso puede llegar a suponer una masa de colisión de entre cien y ciento cincuenta kilos. El golpe, por tanto, contra alguno de los ocupantes del vehículo puede ocasionar daños muy superiores a los que inicialmente podremos suponer.

Pero los animales domésticos no sólo pueden constituir un peligro dentro del coche, sino también fuera. El atropello de animales sobre los que no se ejercía en ese momento el control o la protección necesaria o que directamente había resultado abandonado en esa vía o en un lugar cercano son causas frecuentes de accidentes en carretera. De hecho, en la mayor parte de los accidentes que se ocasionaron como consecuencia de la intervención de un animal doméstico el protagonista era un perro. Pero este dato no debe hacernos perder de vista que otros animales de menor tamaño, como pueden ser los gatos, resultan igualmente atropellados, aunque no suman accidentes en las estadísticas precisamente porque debido a su tamaño no llegan a ocasionarlos y el resultado suele ser únicamente la muerte o las lesiones del animal.

Junto con todos estos aspectos, hay uno más que no debe perderse de vista: la propia protección de los animales domésticos. Cómo deben ir dentro de un automóvil o cómo deben controlarse fuera para que no provoquen un accidente son responsabilidades del propietario o encargado del animal y además son cuestiones previstas en nuestras leyes.

Tanto la normativa de tráfico como la contemplada en las leyes autonómicas recogen obligaciones en relación con todos estos extremos de gran importancia tanto en relación con nuestra propia seguridad como en relación con el mantenimiento de un trato digno a los animales también durante un viaje por carretera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios