www.elmundodelperro.net

Gran Bretaña III

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Gran Bretaña III
El Border Collie se ha ganado a pulso su fama de mejor conductor de ovejas del mundo tras años de trabajo en la montañosa y escarpada frontera entre Escocia e Inglaterra. Gracias a su notable inteligencia y su gran capacidad de aprendizaje, se ha convertido en el perro más utilizado en los deportes caninos y en uno de los más demandados como animal de compañía dada su vitalidad y simpatía. Tanto el Manchester Terrier como el English Toy Terrier –versión en miniatura del anterior- se crearon para cazar ratas en las ciudades, actividad que pronto pasó a ser un entretenimiento entre los ciudadanos entusiastas de las apuestas. Tras llegar casi a la extinción, estas dos razas sobreviven ahora dedicadas a los concursos y a ser animales de compañía aunque, a la menor oportunidad, demuestran que no han perdido su instinto cazador.
Border Collie
Se trata de una antigua raza de la que se cree que dio sus primeros pasos en Irlanda, aunque se desarrolló en Escocia, más concretamente en la frontera con Inglaterra. Hay diferentes teorías sobre el origen de su nombre. La más extendida es que la palabra “collie” hace referencia a las ovejas típicas de las Highlands escocesas ya que es un término anglosajón que significa negro, como las marcas que lucía este ganado. Otra teoría argumenta que “collie” en gaélico significa útil, un término muy adecuado para definir esta raza. Esta palabra, acompañada de “border”, frontera en inglés, nos ofrece muchas pistas acerca de estos perros. Quizás los mejores conductores de ovejas de todo el mundo, no adquirieron su nombre actual hasta 1915 y, durante décadas, no se les prestó más atención que la derivada de su utilidad. Sin embargo, en las primeras pruebas de campo para perros de pastor celebradas en 1973, el Border Collie lo hizo tan bien que eclipsó a todos sus rivales y consiguió que su fama comenzara a extenderse. El primer club del Collie se formaba en 1881 mientras que en 1906 se creó la Sociedad Internacional del Perro Ovejero, pero hubo que esperar sesenta años para que naciera el primer club del Border Collie cuyos responsables lucharon para que fuera reconocida oficialmente la raza por el Kennel Club, lo que no sucedería hasta 1976.

El Border Collie es un perro de rebaño, nacido para trabajar y con una enorme vitalidad, le encanta desempeñar las tareas para las que fue creado. Todos los perros de pastor son excelentes agrupadores del rebaño pero en el Border Collie este instinto está especialmente desarrollado y podremos verlo aparecer entre los tres y los seis meses de edad. Es muy sencillo adiestrarle pues disfruta aprendiendo nuevas órdenes y poniéndolas en práctica. Eso sí, necesita mucha actividad física aunque también es necesario que trabaje mentalmente y lleve a cabo distintas tareas. Es un buen perro de familia al que le encantan los niños, y si recibe todo lo que necesita será tranquilo, cariñoso, atento, discreto y sentirá adoración por su dueño. Al ser un deportista nato consigue espectaculares resultados en todo tipo de deportes caninos.

Manchester Terrier
Esta raza toma el nombre de la ciudad inglesa donde se desarrolló y especializó en la caza de ratas y conejos. Nada más verle tendremos la impresión de estar ante un Dobermann en miniatura aunque, fijándonos con atención, descubriremos en él las características y rasgos del Black and Tan Terrier, aunque mejorados, y las líneas más depuradas y atléticas de los Whippets. A diferencia de la mayoría de las razas de Terrier, que suelen ser perros de campo, el Manchester se crió en núcleos urbanos donde se ocupaba de buscar y exterminar las ratas de los viejos edificios y los descampados de las ciudades. Los padres fundadores de esta raza fueron un pequeño grupo de ciudadanos de Manchester que, entre 1850 y 1860, intentaron crear un perro cazador de ratas y conejos. Llamado por primera vez Manchester Terrier en 1879, tuvo mucho éxito pues rápidamente se pusieron de moda los concursos de matanza de ratas en los que no faltaban las apuestas. Pero cuando esta diversión cayó en desuso, la raza lo sufrió. Tampoco le benefició la prohibición en 1898 de amputarles las orejas; una orden por la que luchó el entonces príncipe de Gales, el futuro Eduardo VII. Esta práctica se llevaba a cabo para evitar que los roedores con los que luchaban pudiesen desgarrárselas. Así, de tener unas orejas pequeñas y erectas muy acordes con su aspecto y su comportamiento, pasó a lucir unos apéndices caídos y blandos. Pasaron bastantes años hasta que los criadores pudieron conseguir una forma más atractiva pero, para entonces, la raza ya había perdido toda su popularidad hasta el punto de que, tras la Segunda Guerra Mundial, ya casi se había extinguido: sólo estaban registrados once ejemplares de pura raza en toda Inglaterra. Sin embargo, los amantes de estos perros estaban decididos a que sobrevivieran y, para ello, formaron en 1879 el Manchester Terrier Club Británico. Tras muchos años de esfuerzo, sus miembros consiguieron que en 1970 la raza volviese a ser popular aunque ya dedicada exclusivamente a las exposiciones.

Dados sus orígenes, es un buen perro de compañía que se adapta a vivir en un piso en la ciudad siempre y cuando disfrute a lo largo del día de una buena dosis de ejercicio físico. Son animales vivaces, ágiles y valientes aunque no suelen ser agresivos ni nerviosos. Se llevan bien con los niños y, aunque su tamaño no es grande, salen en defensa de su amo si advierten que la situación así lo requiere. Son terriers inteligentes a los que les gusta agradar y que aprenden con bastante rapidez.

English Toy Terrier Black and Tan
Existen varios nombres para designar a esta raza, lo que genera cierta confusión. En 1926 el AKC la bautizó como Toy Black and Tan Terrier, pero en 1934 cambió esta designación por Toy Manchester Terrier. Cuatro años más tarde, el Kennel Club lo llamó Miniature Black and Tan Terrier hasta que en 1960 pasó a ser el English Toy Terrier, mientras que el Canadian Kennel Club lo denomina Toy Manchester Terrier. Para la FCI es el English Toy Terrier Black and Tan o “terrier de juguete inglés negro y fuego”.

En realidad, esta raza no es más que la versión reducida del Manchester Terrier que se desarrolló siguiendo los dictados de la moda que pedía perros cada vez más pequeños. Así, el peso ideal oscila entre los 2,7 y los 3,6 kilos, mientras que la altura a la cruz se sitúa entre los 25 y los 30 centímetros. Aunque la FCI lo sitúa entre los Terriers de compañía, en un principio era un perro de trabajo que tuvo su mayor auge en el siglo XIX en los concursos de exterminio de ratas, donde se convirtió en el mayor competidor del Manchester Terrier.

El estándar le define como un perro bien balanceado, elegante, compacto y de construcción nítida y limpia. En cuanto a su temperamento y comportamiento, la FCI destaca que es un perro de juguete (toy) con las características de los terriers y recuerda que, históricamente, “podía conducirse cruelmente en los huecos de las ratas”. Se mantiene alerta pero no es excesivamente nervioso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios