www.elmundodelperro.net

Budapest. Exposición Europea

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Budapest. Exposición Europea
La majestuosa capital del país Magiar ha sido en 2008 la anfitriona de la Exposición Europea. Si bien no tuvo un buen comienzo durante su gestación, la celebración del show no pudo ser mejor. Dada la dilatada experiencia con la que cuenta Hungría, la expectación fue máxima pues se esperaba que estuviera a la altura de las circunstancias.
Organizada por el Magyar Ebtenyésztok Orszagos Egyesületét (MEOE), el lugar elegido para la exposición, clasificatoria para el Cruft´s 2009 y 2010, fue el Budapest Hungexpo Fair Center que cuenta con más de 60.000 m² de pabellones y 50.000 m² de recinto exterior. La participación llegó a los 15.000 ejemplares pero se llegó a superar la cifra de 23.000 debido a los concursos especiales que compartieron espacio con esta Europea. Hungría fue el país que tuvo una mayor representación con 3.459 ejemplares, seguido de Rusia con 1.901.

Celebrar simultáneamente las citadas especiales conllevó ciertos inconvenientes puesto que se dispuso de menos espacio para la exposición continental. Además, se hizo innecesaria la disposición de un ring exterior puesto que las previsiones de lluvia se cumplieron y se produjo un auténtico colapso no sólo en los pasillos que recorrían los rings sino también en la zona destinada a la entrada y salida de vehículos. Hubo problemas de aparcamiento, ejemplares no inscritos, otros fuera de catálogo, anomalías en el pago de las inscripciones, errores en los registros, confusión de razas y demora en el comienzo de los juicios, entre otras cosas.

Se contó con un nutrido y conocido plantel de jueces a los que, curiosamente, escoltaba la policía motorizada en sus desplazamientos por la ciudad e, incluso, alguno necesitó la presencia de guardaespaldas en el ring. Los especialistas que representaron a nuestro país fueron Norman Huidrobo, Juan Naveda y Carlos Fernández Renau.

La parte reservada a la prensa en el lateral del ring de honor dificultó la toma de fotografías a los participantes pues sólo se pudieron realizar en el momento del BIS y con medidas de seguridad. La organización era la encargada de llevar a esta zona, supuestamente reservada para los fotógrafos acreditados, a los ganadores; sin embargo, faltaron ejemplares.

El ring de honor era amplio pero sobrio y sin atractivo para una final con ausencia de glamour. El juez encargado de poner el broche de honor a la exposición fue Tamás Jakkel, presidente del Hungarian Kennel Club, que otorgó un merecido triunfo al Welsh Corgi Pembroke “Dragonheart”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios