www.elmundodelperro.net

Gran Bretaña XII

Texto: Patricia Lozano

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
Gran Bretaña XII
El Shetland Sheepdog es un perro pastor de tamaño reducido que procede de las islas de las que tomó su nombre. Inteligente, duro y resistente, fue admirado primero por su capacidad para controlar a las ovejas incluso sin supervisión humana y, después, por su belleza y su forma de ser como animal de compañía. El rey de los terriers, el Airedale Terrier, comenzó su andadura cazando nutrias en el norte de Inglaterra. No se libró de ser el protagonista del pasatiempo de moda, las apuestas por ver qué ejemplar era más rápido en la caza, ni tampoco de las peleas entre perros. Después, se convirtió en ayudante del ejército y la policía gracias a que reunía todas las características para realizar este trabajo. Por su parte, el Bedlington Terrier puede confundir por su aspecto de dulce ovejita. Sin embargo, estamos ante un perro fuerte y valiente que durante muchos años desempeñó una gran labor como exterminador de alimañas. Su llegada a las exposiciones provocó en él una serie de cambios que desembocaron en la forma exagerada que luce hoy en día.

Libros Recomendados :
SHETLAND
LOS COLLIE Y EL BORDER COLLIE

¡ Visita nuestra Tienda !
Shetland Sheepdog
Se trata de un perro pastor de ovejas aunque también ayudaba a conducir a las vacas hacia las granjas cuando debían ser ordeñadas y a cuidar de los cultivos. En apariencia, es una versión en miniatura del Rough Collie aunque, en realidad, se trata de dos razas diferentes. Muchos autores coinciden en que el Sheltie original se formó a partir del cruce de perros autóctonos de estas islas con razas escandinavas e islandesas. Originario de las islas Shetland situadas al norte de Escocia, en el pasado era conocido como Toonie dog, Peerie o Shetland collie.

Su pequeño tamaño despeja todas las dudas acerca de su procedencia pues este archipiélago es famoso por la talla reducida de algunos de sus animales como las ovejas o los ponis. Gracias a él, se convirtió en el perro ideal para sus tareas de pastoreo en esta zona rocosa y de clima hostil al que otras razas más grandes no consiguieron adaptarse. Sus dimensiones pueden ser engañosas pues estamos ante un trabajador duro y serio que siempre ha sido muy apreciado por los granjeros de su lugar de origen no sólo por su agilidad, su velocidad y sus habilidades como saltador sino también por su extrema inteligencia que le permite, incluso, controlar a las ovejas sin supervisión humana.

Tanto es así que, según recoge el zoólogo y antropólogo Desmond Morris, se cuenta que cuando los pastos eran insuficientes, las ovejas eran transportadas en botes junto a estos perros a las islas más pequeñas y deshabitadas del archipiélago donde podían alimentarse. Allí permanecía el rebaño controlado únicamente por los canes que, según apunta Morris, recibirían comida y agua diariamente a través de alguna barca que se acercara hasta allí.

Poco a poco, su uso como perro pastor fue decayendo dado que los granjeros de Shetland fueron necesitando animales más grandes para controlar unas posesiones que crecían a marchas forzadas. Sin embargo, el Sheltie tenía su supervivencia asegurada no sólo como una de las mascotas preferidas sino como una de las razas más admiradas en las exposiciones.

La inteligencia que le caracteriza le permite aprender con rapidez y le hace ser muy intuitivo por lo que sabe lo que su dueño espera de él. Tiene mucho apego a la familia pero es reservado con los extraños porque prefiere guardar su simpatía para aquellos a quienes conoce. Necesita mucho cariño y largas sesiones de ejercicio y juego al aire libre pues se trata de un perro muy activo.

Airedale Terrier
Bautizado como el rey de los terriers, debe su nombre al Aire, un pequeño río situado en el norte de Inglaterra, cerca de Leeds. Muy rico en peces, suponía el sustento de muchas familias que se dedicaban a la pesca pero también el de las nutrias por lo que estos hombres utilizaban a los Perros de Nutria para terminar con ellas. Al mismo tiempo, en las granjas y aldeas se había extendido un pasatiempo para los fines de semana en el que la población se divertía apostando por los perros (normalmente terriers rojo y negro) más hábiles en la caza de ratas.

De pronto surgió la idea de emparejar a los rastreadores con estos terriers para conseguir un perro más hábil que fuese capaz de atrapar a la nutria en el agua; el primero que realiza estos cruces es Wilfred Holme en 1853. Estos nuevos perros rastreaban las orillas del río y cuando advertían la presencia de la nutria se tiraban al agua sin dudarlo e iniciaban la persecución. Su trabajo no sólo benefició a los pescadores sino que pronto los curiosos a los que atrajo tenían algo nuevo por lo que apostar: la caza en agua en tiempo limitado. En otras zonas donde la población prefería gastar su dinero apostando en actividades más sangrientas, comenzó a usarse a este animal en las peleas de perros y varios aficionados intentaron el cruce con el Bull terrier para reunir lo mejor de las dos razas.

Aunque su principal función fuera la caza de la nutria, pronto se reveló como uno de los perros más polivalentes y, paulatinamente, fue utilizado para la caza en general (incluso caza mayor), como perro de guarda y como perro del ejército.

A mediados de la década de 1860, esta raza llama la atención en los concursos caninos de ciudades como Otley, Shipley, Keighly y Bingley. Se le dio el nombre de Waterside terrier pero fue bastante discutido. Muchos apostaron por el de Bingley terrier pero, finalmente, se adoptó el de Airedale porque representaba a toda la región donde se criaba a estos perros y no sólo a una ciudad. Años después, en 1902, se debatió la posibilidad de eliminar la palabra terrier pues había quienes consideraban que era demasiado grande en comparación con los terriers típicos. El primer estándar de la raza con una escala de puntos fue redactado en 1879 por Reginald Knight, de Leeds, pero muchos criadores no estuvieron de acuerdo y redactaron un segundo estándar con su propia escala de puntos.

A finales de siglo XIX el Airedale fue elegido como ayudante de la policía y el ejército británicos pues en él se reunían todas las cualidades para hacer un buen trabajo: buen olfato, carácter vigilante y alerta, fácil adiestramiento, cuerpo robusto y manto oscuro e impermeable para tareas nocturnas. Pronto se extendió a otros países para realizar este tipo de labores: estuvo al lado de los japoneses en el conflicto ruso-japonés (1904-1905) y en las dos guerras mundiales en las que también auxilió a los ejércitos británico y alemán en la búsqueda de heridos, señalamiento de movimientos de las tropas, llevando mensajes…

Bedlington Terrier
A pesar de su aspecto de dulce y dócil ovejita, no hay que olvidar que estamos ante un terrier fuerte y valiente que acumula muchos años de historia como cazador de ratas, zorros, tejones, conejos y hasta nutrias. También fue utilizado para las brutales peleas entre perros. Como todos sus parientes, el Bedlington nació con un fin absolutamente utilitario: ayudar a los hombres a exterminar las alimañas que invadían por aquel entonces las poblaciones. En cada zona de Inglaterra estos perros evolucionaron de manera diferente para adaptarse a las exigencias de sus propietarios.

Este es el caso del Bedlington, que debe su nombre a una pequeña localidad minera del condado de Northumberland, en la frontera con Escocia. Esta es una zona montañosa, con bosques y ricos yacimientos mineros y de hulla donde cazadores furtivos y gitanos buscaban su sustento. Para ello utilizaban unos perros conocidos como Rothbury terriers muy apreciados porque cazaban cualquier tipo de animal con pelo sobre y bajo tierra, eran expertos ratoneros y exterminadores de alimañas, tenían la suficiente velocidad como para atrapar liebres o conejos y, además, no tenían ningún reparo en perseguir animales en el agua.

La FCI señala en su estándar que se trata de un perro musculoso, ágil y gracioso, sin ningún tipo de tosquedad o debilidad. Dos de sus rasgos más sobresalientes son su cabeza en forma de pera o cuña y su expresión dulce y amable cuando está en reposo. Se trata de una raza valerosa y fogosa, llega de valentía. Como compañero es inteligente, afable, afectuoso, noble y nunca tímido ni nervioso. Es amable pero lleno de valor cuando se le incita ya que posee un fuerte instinto de caza. Su altura a la cruz es de 41 centímetros aunque el estándar permite una ligera variación según se trate de machos o hembras y su peso oscila entre los 8,2 y los 19,4 kilos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios