www.elmundodelperro.net

GRAN BRETAÑA XV

Texto: Patricia Lozano

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:19h
GRAN BRETAÑA XV
El Welsh Corgi Cardigan y el Welsh Corgi Pembroke fueron considerados oficialmente como dos razas independientes en 1934. Aunque compartían trabajo, conducir al ganado vacuno al mercado y a los pastos, y muchas características físicas, también tienen diferencias. La más evidente, la cola: el Cardigan la tiene peluda y larga, mientras que el Pembroke nace naturalmente sin ella o le es amputada. El Field spaniel, un perro cobrador al que su reconocimiento y su entrada en las exposiciones no benefició en absoluto, es en la actualidad algo diferente según se dedique a la caza o a exposiciones. Su agitada historia le pasó factura y hoy es una raza muy rara a pesar de que se trata del más dócil de todos los spaniels.

Libros Recomendados :
SETTER INGLES
BULLDOG INGLES

¡ Visita nuestra Tienda !
  • Welsh Corgi

Bajo el nombre de Welsh Corgi se distinguen dos razas, el Welsh Corgi Cardigan y el Welsh Corgi Pembroke. Aunque el origen de ambas es aún hoy motivo de discusión, se cree que el Cardigan es el más antiguo de los dos. Hay quien apunta que fueron los celtas quienes llevaron a Gales a estos perros porque la palabra corgi, que significa perro, proviene del celta. Otros creen que fueron los visigodos quienes los trasladaron a Gran Bretaña en el siglo IX y que el Pembroke nació del cruce de estos Corgis ya instalados en Gales, con los perros nórdicos de los tejedores flamencos que se establecieron en este lugar a finales del siglo XI. Lo que está claro es que ambos perros eran utilizados para conducir al ganado vacuno al mercado o a los pastos haciéndose obedecer gracias a leves mordiscos que propinaban a estos animales en las patas. También actuaban como perros guardianes y, aunque aún hoy conservan estos instintos, hay que considerar que el Welsh Corgi de antaño era más alto y robusto que los ejemplares actuales.
La forma más sencilla de distinguir a estas dos razas es por la cola. Mientras la del Cardigan es larga y peluda, el Pembroke nace sin ella o le es amputada aunque en 1931 el Kennel Club prohibió esta práctica que volvió a permitir tres años después. Existen otras diferencias más sutiles como que el cuerpo del Cardigan es más grande, más largo y de osamenta más pesada y sus orejas son de mayor tamaño y algo más redondeadas. Además, el Cardigan, cuyo color preferido es el gris azulado con motas negras, suele ser más oscuro que su pariente.

FORTALEZA, ENERGÍA E INTELIGENCIA
En el pasado se permitía que ambos perros se cruzaran entre sí, dado que el Kennel Club los registró en 1925 bajo la misma designación, pero en los Crufts de 1927 fueron clasificados como dos tipos distintos y ya en 1934 la organización británica estableció que se trataba de dos razas diferentes. En 1926 se creaba el Cardigan Club que, posteriormente, fue denominado Cardigan Welsh Corgi Association. En 1935 el American Kennel Club reconocía al Cardigan y, un año después, hacía lo propio con el Pembroke.

Del Cardigan se dice que es un perro musculoso, fuerte y lleno de energía. Vivaracho, astuto, inteligente, leal y cariñoso, puede mostrarse reservado con los extraños. Pero su primo no se queda atrás. Aunque algo más tranquilo, es inteligente, emprendedor, activo y trabajador, se dice que conserva todos los instintos de sus ancestros por lo que se impone una educación rigurosa para evitar que se acostumbre a mordisquear las piernas de su familia humana.

Bien lo sabe la reina Isabel II de Inglaterra, gran valedora de esta raza desde que adquirió a su primer Pembroke, “Dookie”, en 1933. Los ejemplares reales no entienden de palacios y se dice que han cambiado las patas del ganado por las pantorrillas del servicio de Buckingham Palace. Guardias, policías y hasta un relojero han sufrido el “buen hacer” de los perros de la reina. Pero, a pesar de todo, Isabel II sigue leal a esta raza que es la mascota de palacio desde hace más de 70 años.

Aunque se trata de dos razas diferentes, sus estándares son bastante similares. Incluidos en el grupo 1 de la FCI son descritos como perros fuertes, robustos, alertas, activos e inteligentes. Sociables y amistosos, no son tímidos ni agresivos.
  • Field Spaniel

Los ejemplares de esta raza son muy parecidos al Cocker spaniel pero tienen un tamaño algo mayor y un cuerpo más largo. Muy apreciado en sus inicios como perro de caza especializado en el cobro de aves, su reconocimiento como raza de pedigrí y su consiguiente entrada en las exposiciones en la segunda mitad del siglo XIX no le benefició en absoluto. Desde este momento, los criadores se ofuscaron por modificar la raza exagerando sus formas para conseguir un Field spaniel lo más alargado y bajo posible. Pero el resultado no fue la teórica mejoría que se andaba buscando sino, más bien, todo lo contrario. Cuando empezaban a convertirse en las estrellas de los concursos caninos, comenzaron a aparecer problemas genéticos. Los perros nacían débiles, con los cuerpos exageradamente alargados, las cabezas demasiado grandes y las patas torcidas. Muy lejos del perro cazador de refinado aspecto.

No hizo falta mucho tiempo para comprender que este nuevo Field spaniel no servía para desarrollar la labor que eficientemente había llevado a cabo durante tantos años y, a finales del siglo XIX, se intentó volver a su forma original pero no fue nada fácil debido a la pérdida de popularidad que había sufrido la raza. Tanto es así que esta falta de interés y las dos guerras mundiales a punto estuvieron de hacerla desaparecer. Sin embargo, aún quedaban criadores empeñados en que el Field spaniel sobreviviera y en la década de 1960 comenzaba el proceso de recuperación mediante cruces con Cockers y Springers supervisados por el Kennel Club. Con ello, se aumentó su acervo genético y se volvió a un Field spaniel más parecido a sus ancestros de trabajo pero, lo más importante, es que la raza logró salvarse.

En la actualidad, podemos decir que existen dos tipos de Field spaniel de diferente aspecto según se dedique a la caza o a las exposiciones. De hecho, durante algún tiempo el perro de concurso fue denominado Black Field spaniel o Black spaniel puesto que el color negro era el preferido por los expositores. Aunque, en realidad, su agitada historia le ha pasado factura y hoy es una raza muy rara completamente eclipsada por el famoso Cocker spaniel a pesar de que se dice que se trata del más dócil de todos los spaniels.

No es un perro para tenerlo en un piso sino que es ideal como compañero de caza o de campo. Es independiente pero con un carácter dulce, afectuoso y juguetón. Su gran inteligencia le permite aprender con rapidez y, al ser muy activo y vigoroso, necesita mucho ejercicio; lo que más le gusta es correr en libertad y explorar a sus anchas.

Así, el estándar de la FCI incluido en el grupo 8, lo señala claramente: se trata de un perro levantador y cobrador de caza ideal para la caza difícil o como compañero para los “moradores de áreas rurales. No es un perro adecuado para la ciudad”. El tamaño de los ejemplares de esta raza debe ser aproximadamente de 45,7 centímetros a la región de la cruz mientras que el peso oscila entre los 18 y los 25 kilos.

Equilibrado y noble, es un spaniel erguido, deportivo y desarrollado para la actividad y resistencia. Es extraordinariamente dócil, activo, sensible e independiente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios