www.elmundodelperro.net

    

SABIAS QUÉ

Almohadillas plantares

Texto: Raquel Goyena. Peluquera canina Delgoyepino.

La falta de atención a nuestra mascota se puede traducir en problemas de salud, pudiéndonos encontrar con casos de, eccemas, abscesos…
Nunca olvidemos que se trata de zonas muy delicadas que hay que tener bien limpias y que requieren que las examinemos a diario.
En las estaciones de calor también podemos encontramos con la presencia de espigas, pinchos, como los comúnmente conocidos como arrancamoños.
Todo buen amante de los animales ha tenido que enfrentarse en algún momento a la gran pregunta: ¿un gato o un perro? Pero, si después de analizar las ventajas y los inconvenientes de cada especie, de sopesar qué animal estará más cómodo en nuestro hogar y con nuestro tipo de vida y a cuál de ellos podremos cubrir mejor sus necesidades no nos decidimos, quizá la mejor opción sea optar por ambas mascotas. No es una idea tan descabellada, gatos y perros pueden vivir bajo el mismo techo y, si no consigue que se hagan amigos, al menos puede lograr que se respeten.
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro
Prácticamente todos hemos observado esta actitud entre los perros y algunos de nosotros nos hemos preguntado si esta forma de comportarse es un lenguaje que utilizan los perros que sienten miedo o sumisión.
El hecho aislado de meter la cola entre las patas no es por sí mismos una condición de miedo, sino que debemos ver lo que ello conlleva. Los perros poseen en la zona anal unas glándulas denominadas perianales, las cuales producen una sustancia que, aparte de tener una función de lubricación, producen un olor característico y personal.
Cuando el perro mete la cola entre las patas lo que está intentando es evitar que ese olor llegue al perro que le está dominando en ese momento; comparándolo con el comportamiento humano será la actitud de no mirar directamente a una persona que nos está alterando o produciendo inseguridad.
¡CUIDADO! La oruga procesionaria ha comenzado a salir del nido
No sólo las pulgas, garrapatas y mosquitos pueden atacar a nuestros perros; existen multitud de especies que pueden ocasionar daños de distinta gravedad. En general podemos clasificar a las especies venenosas en varios grupos: reptiles, insectos, arácnidos, mariápodos y lepidópteros.
Foto: Juan Piñero Coloma.
Foto: Juan Piñero Coloma.

Como los bebés humanos, el cachorro pasa por un período llamado oral, durante el cual se lleva todo cuanto encuentra a la boca. Es una manera de descubrir el entorno. Si se consiente este instinto, no podremos corregirlo luego.

Glándulas perianales

Éstas son unas glándulas localizadas a ambos lados del ano, su función es poco clara (marcaje, hormonas sexuales…) y “fabrican” un contenido con desagradable olor. Estas glándulas suelen liberar dicho contenido de forma simple, en la defecación o por contracción voluntaria del ano. En ciertos casos las glándulas se atascan y esto se manifiesta porque el animal arrastra el ano por el suelo. Muchos propietarios suponen que es debido a “lombrices”; ¡no!, el animal intenta vaciar las glándulas atascadas comprimiendo el ano contra el suelo. Evitaremos estas “posturitas” y lesiones secundarias (fístulas) pidiéndole al veterinario que las revise (es suficiente cada dos o tres meses si no presenta “arrastre”).

El baño

Lo ideal es que el perro tenga su primer contacto con el agua lo antes posible. Un cachorro siempre sufrirá algo menos de miedo que un ejemplar adulto que haya pasado por una experiencia desagradable. Los perros pequeños se sentirán más seguros si en vez de asearlos en la bañera lo hacemos en un barreño y les vamos echando con cuidado agua por encima mientras les hablamos con cariño y les tranquilizamos con caricias. Si usamos la ducha hay que tener cuidado de no asustarles con el ruido. Lo más recomendable es dejar la cabeza para el final pues no les gusta nada mojarse esta zona en la que, además, debemos ser extremadamente precavidos para que no les entre agua en los oídos.

Aspectos relevantes de la higiene en nuestros perros

La higiene de nuestra mascota engloba todos aquellos actos que permiten un correcto estado de las estructuras que mayor contacto tienen con el mundo exterior.

Foto: François Nicaise.
Foto: François Nicaise.

Su físico no deja indiferente a nadie, ya que su pelo acordonado le dota de un aspecto casi único. Decimos casi porque sí tiene un gran parecido con el Komondor, así como con algún perro de agua.

Los bigotes

Existe la creencia de que éstos nunca se deben cortar porque el animal pierde algo parecido al tacto. Si bien es cierto que los perros tienen en los bigotes un aliado más a la hora de moverse, o mejor dicho de acercarse a determinados objetos, también hay que decir que el perro no se desorienta por que se le corten los bigotes.

0,265625