www.elmundodelperro.net

Perro de Agua Español

Una de las sensaciones que se repiten cada vez que el tiempo de vacaciones me lleva al disfrute de la orilla del mar es la visión de los barcos en los pequeños y no tan pequeños enclaves portuarios que salpican nuestras costas. Como aficionado al perro no puedo evitar la observación de todas esas embarcaciones, a menudo veleros, en las que alguna pareja de navegantes, normalmente con rasgos norte-europeos, comparte el conciso habitáculo náutico con algún can que pone la guinda al atractivo tinte aventurero del conjunto formado por barco, hombre y perro.

No existe una teoría aceptada mayoritariamente que explique el origen del Perro de Agua Español. Lo único a lo que podemos recurrir es a investigaciones que han derivado hacia procedencias más o menos reconocidas. Las más aceptadas nos llevan a perros antiquísimos de los que también surgió, por ejemplo, el Barbet. Estos perros acompañaban a las hordas invasoras islámicas en su expansión, que llegaron a la Península Ibérica en el siglo VIII. En Medio Oriente, estos perros cuentan con una tradición como conductores del ganado que se pierde en los siglos precedentes a este hecho. También se ha estudiado otra teoría basada en el nombre por el que se le ha conocido popularmente: «turco». Se ha pensado que su origen podría hallarse en las relaciones comerciales que se mantuvieron con los marineros turcos desde el siglo VIII.

Todo esto se reduce al campo teórico, ya que no es hasta el año 1585 cuando encontramos las primeras referencias escritas de un perro similar a nuestro actual Perro de Agua Español.

  • 1

También conocido como perro de lanas o turco, según la zona en la que se encontrara, nuestro Perro de Agua se ha convertido en una de las razas autóctonas más difundidas y queridas por los que la conocen. Aunque también se le podría haber llamado perro de pastor español, puesto que la conducción del ganado ha sido una de las labores que más ha llevado a cabo durante muchos siglos. La polivalencia le ha llevado a acompañar a los cuerpos de seguridad y rescate como detector de sustancias prohibidas, perro de rescate, además de destacar como perro de caza o de terapia. Esta polivalencia ha sido lo que le ha llevado a adaptarse a cada nueva exigencia que se le presentaba durante su dilatada historia junto al ser humano.